Mariana siempre identificó un gusto especial por la repostería

Elaboración del chocolate como acto artístico

Nosotros ERICK SOTOMAYOR

Una niña que ama el chocolate es una imagen común, pero una niña que crece y logra liderar su propia fábrica, es un acto de perseverancia y pasión por este sabor. Mariana Torres Esquivel, fue una pequeña enamorada de este sabor y que delineó una propuesta donde se trabaja el arte en chocolate.

Elaboración del chocolate como acto artístico

8 fotos, Una niña que ama el chocolate es una imagen común, pero una niña que crece y logra liderar su propia fábrica, es un acto de perseverancia y pasión por este sabor. Mariana Torres Esquivel, fue una pequeña enamorada de este sabor y que delineó una propuesta donde se trabaja el arte en chocolate. »


Repostería,Chocolate

Aunque estudió la carrera de comunicación, Mariana siempre identificó un gusto especial por la repostería, fue explorando en esa área, que comenzó a estudiar a fondo el sabor anclado a su infancia y con el que saciaba su necesidad de consentir a su paladar: el chocolate.

"Siempre me ha gustado probar de diferentes tipos y de diferentes lugares. Me encanta probar distintos tipos de chocolate, y darme cuenta de que tiene una importancia tan grande para nuestra historia, para nuestra cultura. Comencé a indagar un poco más y decidí comenzar a estudiarlo a profundidad en cursos impartidos por chef chocolateros de diversas partes del mundo".

Con bisturí en mano, Mariana diseccionó y conoció las bondades más profundas de este alimento milenario engendrado en tierra azteca y así se aventuró a darle forma a Frenesí, una proyecto dedicado al chocolate que lleva tres años consintiendo el paladar de los laguneros.

La pasión de Mariana es moldear el chocolate artesanal con la más alta calidad. Asimismo, sustenta un respeto por el cacao, pues sólo emplea el chocolate que procede de éste. Con ingredientes naturales, omite cualquier clase de sustituto y con una lupa que dialoga con el sabor, revisa cada detalle con sutileza.

Para Mariana, la innovación es un elemento clave, pues se observa el proceso de elaboración del chocolate como acto artístico, donde los detalles son importantes y cada pieza es tratada como un pequeño lienzo en blanco en el que se pretende también una pasión visual.

"Nuestra característica fundamental es estar a la vanguardia, innovar y los detalles en cuanto a cada uno de las creaciones, ponemos el tema del diseño que se hace a mano y con todos los cuidados más fundamentales".

En ese sentido, la chef chocolatera lagunera, compartió que el proyecto cuenta con su propia formulación del chocolate, es decir, su sabor no se replica en ninguna otra parte. "Todos (los chocolates) tienen el sello muy propio de la casa".

Con seis personas a bordo, este barco del cacao ha sido bien aceptado por los laguneros que buscan una experiencia diferente en torno a la degustación de chocolates. Asimismo, la lagunera se declara orgullosa de que sus creaciones se realicen con ingredientes cien por ciento mexicanos.

Comentarios

Fotos más vistas