17 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Salud

La inmensa atracción de labios

BANG MEDIA
jueves 06 de diciembre 2012, actualizada 3:24 pm

Enlace copiado

Hasta no hace mucho, los labios muy gruesos eran el reclamo en todas las consultas de cirugía estética. La boca de Angelina Jolie era el ejemplo perfecto que representaba lo que durante una época ha sido la moda y el deseo de todas las mujeres que se atrevían a dejarse seducir por el bisturí, aunque parece que las tornas ya han cambiado y que ahora la imagen voluptuosa y exótica ha cedido el paso a retoques más sencillos y que remitan a una imagen más natural.

Uno de los errores más habituales que han pasado factura a muchas ha sido el hecho de buscar unos labios gruesos y que además igualara el superior con el inferior. Sin embargo, aunque haya excepciones, lo más común es que el labio superior sea un tercio más delgado que el inferior; ese es el equilibrio supuestamente anatómico.

Esta es una de las zonas de las que más nos preocupamos porque es en una de las que más nos fijamos. Los de las mujeres suelen ser más gruesos que los de los hombres, pero tienen también particularidades que tienen que ver con el atractivo sexual. Por ejemplo, que se hinchan con la excitación –aunque eso también sucede tras el sueño—o también que pasamos la lengua por encima de ellos cuando sentimos algo que nos atrae, sea por la vista, oído, tacto, olfato o también gusto, aunque en ese caso también queramos pescar el último sabor de una comida que nos ha encantado. De todos modos, en algunos estudios se ha detectado también que si ese gesto lo hacemos de manera rápida puede mostrar ansiedad o terror.

Sin embargo, el interés en conseguir unos labios perfectos no solo tiene que ver con el atractivo que despertemos en los demás, sino también con todo lo que pueden reflejar. Casi todas las expresiones faciales tienen comienzo en los labios, además de las que solamente se basan en esta zona: sonreímos si estamos contentos, empujamos un labio contra el otro si sentimos disgusto o tiemblan ante una emoción o si estamos a punto de llorar. Por lo tanto, tiene sentido que queramos cuidar nuestros labios, para que proyecten la imagen que buscamos, aunque en lo que respecta a la cirugía, deberíamos vigilar los excesos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...