Siglo Nuevo

Entrevista

Vivir Quintana, un canto de sororidad

“Con esa deconstrucción entendí que podía tener sororidad con mis amigas, con mis hermanas, con la gente que me rodea”.

Vivir Quintana fue reconocida por su tierra natal, Francisco I. Madero, con un homenaje. Imágenes: Vayron Infante

Vivir Quintana fue reconocida por su tierra natal, Francisco I. Madero, con un homenaje. Imágenes: Vayron Infante

SILVIA MACÍAS

Vivir Quintana se ha consolidado como una de las representantes más influyentes de la cultura mexicana a nivel internacional. Reconocida como la creadora de himnos emblemáticos del movimiento feminista como “Canción sin miedo”, su música trasciende géneros y fronteras, llevando consigo mensajes poderosos de sororidad y deconstrucción. La cantautora originaria de Francisco I. Madero, Coahuila, está de visita en “La casa de la esquina”, como llama a la casa de sus padres, donde se cultivaron los sueños de una niña a la que le gustaba cantar y escribir porque era su manera de comunicarse “con el mundo y con lo que tenía alrededor”.

Vivir, quien fue reconocida por su tierra natal con un homenaje, regresa con Te mereces un amor, su álbum debut firmado por Universal Music, donde su sencillo homónimo inspiró a la firma francesa de alta costura Dior para armar la campaña The Dior Cruise, que promociona la colección 2024 con Quintana como una de las protagonistas.

—Regresar para acá es tener ese recuerdo de que la vida te diga: “Tú eres de aquí y aquí formaste las cosas que tú querías hacer, aquí formaste tus sueños y aquí los estás cumpliendo también”. Regresar a casa de mis papás es como ese remanso que me da la vida para sentirme feliz y plena en lo que estoy haciendo.

¿Cómo pones en práctica la revolución desde el amor y la conciencia que se describe en “Te mereces un amor”?

Estaba con una amiga en la Ciudad de México, nos fuimos a tomar un café. Ella, más allá de ser guapísima y talentosa, es una gran persona, una gran mujer que le pone cosas bonitas al mundo y a la vida. Platicando con ella, llegamos al tema: “¿Sales con alguien?”. Y entonces me dijo: “Fíjate que yo siento que no merezco un amor bonito, siempre me pasan ciertas cosas, elijo de esta manera. Creo que en el fondo es el reflejo de lo que creo merecer y pues no sé, a lo mejor lastimé a alguien en el pasado y ahora el karma me lo está cobrando”.

Empecé a preguntarle a mis amigas qué tipo de amor se merecían, y me dí cuenta que muchas veces nos sentimos muy rotas por dentro y nos creemos eso, que tenemos que ser elegidas, que tenemos que hacer demasiado sacrificio para que entonces nos elijan a nosotras. Esta idea me dio muchos retos en la cabeza y al hacer esta canción, dije: “También me la tengo que cantar a mí”, ya que por mucho tiempo me hablé siempre viendo mis defectos. Últimamente he aprendido a perdonar esa parte mía de hablarme de cierta forma, de sentirme de cierta manera, de creer que tenía que ser aceptada por ser alguien diferente, ¿sabes?

Creo que en eso de querer ser, a veces no somos, y llegamos a ser una copia de lo que alguien más es. Nos perdemos. “Te mereces un amor” es una revolución interna, una deconstrucción; decir: “Yo me lo merezco todo”, no desde la arrogancia, sino desde el amor profundo que podríamos llegar a sentir.

1762791

Forbes te reconoce como una de las 100 personas más creativas de México, ¿cuál es tu rutina para cultivar y desarrollar esta habilidad?

Trato de hacer cosas tan sencillas como ir a comprar plantas. Siento que todos y todas somos creativos todos los días, porque todos los días tú te acomodas: cómo te vas a ver, qué te vas a poner, qué vas a comer, y podemos hacerlo de maneras creativas. Eso lo aprendí mucho cuando estaba estudiando composición popular. Yo estudié en la ASAC, en la Asociación de Autores y Compositores de México, y entonces adquirí esos hábitos.

Todos los días trato de escribir textos en mi teléfono, en mi cuaderno, donde sea, pero todos los días. Aunque sea una frase. Y todos los días estoy pensando en frases de canciones, pero también leo mucha poesía, me gusta mucho leerla. También dije: “Este año voy a tratar de ir a muchos conciertos”, para ver cómo se desarrolla cada quien en el escenario y ver qué ideas se me pueden ocurrir; luego compro boletos y a veces no puedo ir por el tiempo, pero trato de hacerlo. Busco mucho tener momentos de tranquilidad en mi casa, porque a veces con la vorágine hay cosas que pasan tan seguido que no terminas de disfrutarlas.

Me gusta mucho escuchar música. Cumplí años en septiembre y me regalé una tornamesa, ¡un tocadiscos por primera vez! Entonces, ahora ando ahí con los acetatos, con los vinilos. Esa es la manera en que yo siento que puedo cultivar la creatividad.

La creatividad no es algo tuyo, o sea, sí es algo que tú pones en práctica, pero creo que las ideas son algo que nos puede tocar a cualquiera. Yo creo que uno tiene la capacidad de bajar las ideas, transformarlas en comunicación y entonces comunicarte con los demás. Porque si creemos que la creatividad es de nosotros, nos gana el ego de, “¡Uy!, nadie compone como yo”.

Al comenzar grabando tu música en casa de forma independiente y hoy lanzar tu primer álbum bajo el sello de Universal Music, ¿cuál ha sido tu mayor aprendizaje en este viaje?

He aprendido mucho a delegar y a confiar mucho en mi equipo. Duré siendo independiente muchos años; yo hacía mis flyers, redactaba mails diciendo: “Hola, soy la manager de Vivir Quintana”, ¡y era yo misma! (risas). Llegó un momento en que estaba saturada, ya ni siquiera de la música, sino de la autogestión. Ahora tengo un equipo súper grande y es confiar en que cada quien está haciendo su trabajo y lo está haciendo de la mejor manera posible, porque estoy con esa fe de que cada persona que trabaja en el proyecto lo está dando todo, obviamente sin perderse, pero sí dándolo todo para que salga bien.

Me encanta conocer a nuevas personas que están involucradas en la disquera, en el management, en la editora. Creo que eso es lo bonito de aprender que tu familia muchas veces es la que escoges y en este caso la que está contigo en el trabajo. Ese ha sido mi aprendizaje más grande. Y que a veces te pasan cosas extraordinarias y crees que es lo último —yo tenía miedo de eso, de “nunca voy a hacer una canción mejor que “Canción sin miedo”, nunca va a pasar nada más interesante que esto, o más grande que aquello”—, pero cada vez pasan cosas diferentes. Aprendes a agradecer y a decir “quién sabe qué va a pasar después”.

1762792
Imagen: Verónica Rivera

¿Cómo fue la experiencia de grabar “Canción sin miedo” con Mon Laferte, la única colaboración que presentas en tu álbum?

La canción la grabamos en pandemia. Estuvo muy loco porque Mon y yo nos conocimos muy poquito, pero tuvimos una conexión fuerte; hablábamos mucho por teléfono antes de que se estrenara la canción.

Aparece la oportunidad de grabarla porque llega una petición por parte de la producción del documental Las tres muertes de Marisela Escobedo. Decían: “queremos que haya una versión con Mon”. Fue mover un montón de logística porque la película iba a salir en pandemia; me habló Mon por teléfono y me dijo: “Oye, yo sí quiero grabar la canción contigo, pero quiero que primero nos conozcamos más. Te invito a mi casa a pasar unos días”.

Pasó por mí su productor Manú Jalil, que ahora tengo la fortuna de que esté en el disco. Yo estaba con un nervio porque, te soy sincera, parecen poquitos pero hace cuatro años a mí todavía se me hacía un nudo al conocer gente nueva muy seguido.

Llegamos a la casa de Mon y el primer día no grabamos. Pensé: “Vamos a grabar mañana”, pero al segundo día tampoco, y así pasaron varios días. Yo decía: “Bueno, ¿pues cuándo vamos a grabar?”. Pero fui conociendo más a Mon y un día me dijo: “Quiero que me preguntes todo lo que quieras de la industria, te lo voy a contestar con la verdad, porque a ti te van a buscar pronto las disqueras y quiero que estés preparada para ese momento”.

Fue tan generosa que yo siempre digo que ella es una madrina para mí. El último día que estuve ahí, nos fuimos a su estudio y grabamos. Sale la canción y me dice: “Esta canción tiene que estar en un álbum, tienes que grabar un álbum”.

A mí se me hacía lejanísimo eso, porque grabar un álbum es súper caro cuando eres artista independiente. Entonces, cuando planeamos con la disquera sacar este disco, decidimos incluir “Canción sin miedo” con Mon. Yo quise que fuera la única colaboración, para hacer un homenaje a ella y a todas las mujeres que luchan. No era una deuda, pero sí era un homenaje que yo quería hacer, que estuviera ella en este disco.

¿Qué hacías cuando te avisaron que Dior quería trabajar contigo en una campaña?

No me acuerdo qué estaba haciendo, pero recuerdo que mi manager me dijo: “Tengo que hablar contigo de algo súper importante”. A María Grazia Chiuri, quien es la diseñadora (directora creativa) de Dior, le había encantado “Te mereces un amor” y querían recrear el video. La canción salió en febrero de este año, la lanzamos como sencillo y el video lo dirigió David Pablos. Es una sola toma, un plano secuencia, y todas las chicas que me acompañaron en ese video son mis amigas, yo las invité. Entonces se les ocurrió a él (David Pablos) y a Caro, su fotógrafa, hacer esta sola secuencia para que fuera esta idea de colectividad.

1762793
Video de la campaña para la colección Cruise 2024 de Dior.

Dior vio este video y les encantó. Me tomó mucho por sorpresa porque yo no soy una mujer que esté muy al tanto. Sé de las marcas que existen, pero no estoy al tanto de la tendencia, cómo vestirse, cómo esto, cómo lo otro; es una industria que yo respeto mucho, pero no estaba nada familiarizada con eso, ¿sabes?

Siempre cuando digo que sí a un proyecto, veo el trasfondo. A mí me hablan un montón: “Ven a tocar a tal lado”, pero ¿quién me está invitando?, ¿por qué me está invitando? y ¿por qué quiere que yo vaya? Así fue con Dior, porque sería muy fácil decirle que sí a todos los proyectos, pero después no sabes quién está detrás, cuál es la finalidad, para qué te quieren; si te quieren utilizar o no. Esa era mi duda y empecé a hablar con Julio y con Pato para ver qué es lo que realmente querían.

Descubrí la conexión por una periodista francesa: la colección de 2024 estaba basada en Frida Kahlo. Yo no sabía que Frida hizo un poema que se llama “Te mereces un amor”, pues cuando yo escribí la canción, lo hice por esta amiga, y resulta que eso era lo que ellos estaban buscando, esta colectividad de mujeres de la que hablábamos. Entonces llega la canción “Te mereces un amor” y todo encaja perfecto. Aparte en la primera versión hacemos referencia a Frida Khalo dos veces.

Fuimos a París en julio para grabar esa campaña. Y estuvo increíble porque fue una producción… yo no tenía idea de que se podía hacer eso, a ese nivel. Era demasiado. Estuvo muy loco porque decían: “¿Y cuándo va a salir?”, y salió el mismo día que sale el álbum. Fue un match perfecto.

Se han logrado avances significativos en la representación femenina dentro de la industria musical, sin embargo, aún faltan muchas cosas por hacer. Como consumidores, ¿cuáles acciones podemos tomar para impulsar y contribuir a este progreso continuo?

Creo que lo que podríamos hacer es realmente dar y darnos oportunidades; sí escuchar lo clásico de siempre, pero también darnos la oportunidad de hacer el descubrimiento semanal. Spotify lanzó Equal, que es una lista que cambia mensualmente y siempre tiene a una mujer representante del mes; esa mujer es curadora de una playlist. Meternos, por ejemplo, cada mes a ver qué música están haciendo las mujeres, atrevernos a escuchar otras cosas, ¿sabes? Creo que está muy estigmatizado lo de “¡Ah!, las mujeres, ¿y ahora qué quieren las mujeres?”, pero no queremos más que las mismas oportunidades que tiene todo mundo y no queremos más que saber que nosotras también somos dueñas de los escenarios, de las plataformas, de los festivales. Tenemos que darnos más oportunidades de recibir esa música, de ver qué canciones están haciendo y de qué están hablando.

Tengo un montón de amigas que dicen: “Es que no hay tantas mujeres en la música”. Yo pertenezco a un colectivo que se llama Energía Nuclear y somos más de 200 mujeres en WhatsApp que somos músicas, cantautoras, bateristas, bajistas, artistas, ingenieras.

1762794
Video oficial de la canción "Te mereces un amor".

Tomarnos el tiempo de escuchar un poquito de lo que, como mujeres en la música, estamos haciendo; generar espacios, conciencia social, para que cada vez seamos más las que estemos en los escenarios, dentro de los festivales. En Chile ya se hizo, pero en México todavía no tenemos paridad de género en los festivales, todavía no estamos en ese momento; borra a las bandas que tienen puros hombres en cualquier festival y se quedan tres bandas de cien.

Es importante que también los programadores vean que somos muchos proyectos de mujeres. Me ha tocado, como proyecto que trae muchas mujeres, esta duda: “¿Sí tocarán igual?, ¿sí tocarán mejor?” Nos han robado muchas buenas oportunidades de escucha por estas creencias y nos perdemos de esto porque tenemos el estigma de “no va a tocar tan bien”. Artistas mujeres, proyectos increíbles, no son programadas (en un festival) porque “queremos ver a los de siempre”. Y no está mal que quieras ver a los de siempre, solo date tiempo; si ya los viste, ve una o dos rolas de otra persona. Creo que eso ya hace falta.

¿Cuál es la canción más representativa de este álbum?

En este momento de mi vida, sería “En las luces de la tarde”, porque creo que fue la primera canción que hice después de haber vivido mucha terapia personal, mucho autodescubrimiento. Esa canción dice: “Yo no quiero enamorarte, yo quiero que te reconozcas, y que cuando te descubra, yo sea tu estrella y tu paloma. Yo no quiero ser tu sombra, yo sólo quiero acompañarte”. Y me gusta porque hay una frase que dice: “Que tus mares infinitos se conecten con los míos, conocer a tus amigos y juntarte con los míos”, porque cuando te gusta mucho alguien, ¿qué es lo primero que quieres decir?: “¡Quiero que conozcas a mis amigos!”. Entonces era como pasar de esta idea en mi cabeza a otra concepción de lo que es el amor, y de ahí se desprende “Te mereces un amor” y “Canción sin miedo”, porque era de las primeras canciones en las que yo entendía que la deconstrucción puede ser posible, que nunca termina, y menos en mi generación.

Yo acabo de cumplir 39 años, crecí en los noventa con esta idea de que las mujeres “juntas, ni difuntas”, que no podemos ser equipo porque el peor enemigo de una mujer es otra mujer, con estas creencias que me inculcaron mucho fuera de mi casa, porque dentro yo tuve la fortuna de vivir con mi papá y mi mamá que me decían: “pues tú sé cómo tú quieres ser, tienes libertad de elección”, pero yo salía y no era igual afuera.

“Te mereces un amor” y “Canción sin miedo” nacen de “En las luces de la tarde”, porque con esa deconstrucción entendí que podía tener sororidad con mis amigas, con mis hermanas, con la gente que me rodea.

1762795
Imagen: María de Jesús Vázquez Guardado

Representas una figura muy importante para la música regional mexicana a nivel internacional, ¿cómo manejas la forma de comunicar mensajes tan poderosos, de sororidad, a través de este género donde aun predomina el discurso machista?

Lo veo como algo que nunca busqué. No era como: “Yo voy a ser la que haga esto”, sino más bien fue algo que se dio, precisamente con eso de pensar de forma distinta y de creerlo de otra manera. Justamente en el Festival Arre me pasó algo: muchas compañeras músicas del regional se presentaban diciendo “la reina”, “la única”, “la abeja reina del regional” o “la jefa”, siempre queriendo ser la única y la que está encima de todas. ¿Por qué no cambiar la narrativa y decir “la compa”, u otra manera que nos incluya a todas? ¿Por qué siempre hacer la distinción de “la única, la mejor, la que nadie puede igualar”? Obviamente todas somos distintas, pero creo que dentro del regional mexicano podemos quitarnos muchas cosas que nos dio el patriarcado, como decir “aquí solamente puede mandar una”.

Yo no quiero mandar, yo quiero que otras compañeras se vean en lo que yo hago y que digan: “Yo también puedo hacerlo, hasta mejor”. Bueno, ¡pues vamos a hacerlo! Creo que el papel que yo tomo en la música regional es ese, de querer que otras compañeras digan “ah, pues es súper posible que esto se haga”.

Después de la publicación de este álbum, ¿cuáles son tus siguientes proyectos?

Planeo pronto unas vacaciones (risas). Darle mucha difusión al álbum. Estoy haciendo un proyecto de corridos mexicanos, que son historias de mujeres que están privadas de su libertad física por defenderse de su agresor. O sea, que pudieron ser víctimas de feminicidio. Se defendieron, y en su defensa mataron o lastimaron a su agresor y las metieron a la cárcel por eso. Creo que tenemos que visibilizar también esos casos. Voy a sacar un compilado de 10 canciones, con 10 historias de 10 mujeres que han sufrido eso.

Leer más de Siglo Nuevo

Escrito en: Vivir Quintana Silvia Macías regional Mexicano regional mexicana sororidad mujeres en la música mujeres en la industria musical Dior Te mereces un amor Canción sin miedo

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Siglo Nuevo

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Vivir Quintana fue reconocida por su tierra natal, Francisco I. Madero, con un homenaje. Imágenes: Vayron Infante

Clasificados

ID: 2263483

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx