Siglo Nuevo

Opinión

Un intenso 2024

A quienquiera que ocupe la Presidencia de la República en octubre de 2024 le tocará tomar decisiones muy difíciles.

Un intenso 2024

Un intenso 2024

SERGIO SARMIENTO

Este 2024 será un año importante para México por muchas razones, pero quizá la más relevante sean las elecciones del 2 de junio. Andrés Manuel López Obrador dejará la presidencia el 1 de octubre, dos meses antes de lo que era tradicional, por una reforma que se realizó en 2014. Esto acortará el período de transición a poco menos de cuatro meses, todavía largo en comparación con otros países.

Se espera una campaña muy intensa entre dos mujeres, Claudia Sheinbaum, de Morena y otros partidos aliados al gobierno, y Xóchitl Gálvez, de la oposición. Habrá también una tercera candidatura de Movimiento Ciudadano. En el momento de escribir esta reflexión las encuestas favorecen a la candidata oficial, que cuenta con el respaldo de López Obrador, un presidente muy popular, en buena medida por el agradecimiento popular a los programas sociales del gobierno.

La economía mexicana cerró el 2023 con fuerza, con una tasa de expansión de 3.6 por ciento anual, pero hasta el momento los mexicanos no hemos recuperado el ingreso per cápita que teníamos antes del inicio de este sexenio. Los programas sociales, en particular la pensión para adultos mayores, han ayudado a paliar esta situación, pero no la han superado.

Hay problemas, sin embargo, en el paraíso lopezobradorista. Si bien el desempleo se mantiene a tasas muy bajas, 2.7 por ciento en octubre, muchas personas de clase media tienen dificultades para encontrar empleo con un sueldo digno y congruente con su preparación. Las fuertes alzas del salario mínimo han aumentado el número de personas que ganan abajo de dos mínimos, pero se ha desplomado en cambio el de quienes ganan más. La fuerte inflación de los últimos años ha hecho que descienda el poder adquisitivo de la mayor parte de la población, excepto el de quienes ganan el mínimo.

El gobierno aumentará su déficit de presupuesto a cinco por ciento del producto interno bruto (PIB) en 2024, ya un nivel preocupante, aunque no se espera que este tenga consecuencias muy significativas en 2024. Los problemas los enfrentará la sucesora de López Obrador a partir de 2025. El gran riesgo económico de este año lo representa Pemex, una empresa petrolera que, pese a contar con un casi total monopolio en el mercado interno y de haber recibido enormes subsidios del gobierno, está técnicamente en quiebra. Su patrimonio era negativo en 1.9 billones de pesos al cierre de 2022. La Secretaría de Hacienda tendrá que hacer un costoso rescate de la empresa, lo cual generará más presión sobre las finanzas públicas.

A quienquiera que ocupe la Presidencia de la República en octubre de 2024 le tocará tomar decisiones muy difíciles. El futuro se ve incierto. Las grandes inversiones en proyectos como el Tren Maya, Dos Bocas y el AIFA generarán pérdidas crecientes. La delincuencia, lejos de retirarse gracias a los abrazos que ofreció AMLO, se extiende cada vez más y se vuelve más violenta. Las matanzas, que supuestamente ya no existen, son frecuentes.

El presidente, sin embargo, ha sido muy eficiente para comunicar un mensaje de optimismo. Esto ayuda a su popularidad, la cual ha podido transmitir a su candidata. Los problemas que se han venido acumulando en el país, sin embargo, no desaparecerán. La nueva presidenta tendrá que reencauzar el gasto público, desviado a obras de relumbrón sin rentabilidad, y tendrá que atacar con más fuerza a la delincuencia organizada, que es ya reina y señora de algunas partes del territorio nacional.

Leer más de Siglo Nuevo / Siglo plus

Escrito en: Sergio Sarmiento política Elecciones 2024

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Siglo Nuevo

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Un intenso 2024

Clasificados

ID: 2265166

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx