Siglo Nuevo

Nuestro Mundo

¡Participa!

"El bien común es eso que beneficia a todos y va desde lo social hasta lo económico, lo superficial y lo más profundo".

¡Participa!

¡Participa!

MARCELA PÁMANES

Participar es un verbo que significa tomar parte de una cosa, intervenir en ella, actuar junto con otros en un suceso o actividad, recibir una tajada de algo que se reparte, comunicar algo.

El verbo participar es muy importante en el lenguaje de la construcción de la cohesión social, se que luego las palabras sé desvirtúan en la medida que se usan, que dejan de tener sentido porque las escuchamos una y otra vez en las voces de los políticos o los activistas.

¿Quieres tener derecho a reclamar? Participa. ¿Quieres que tu voz se escuche? Participa. ¿Quieres que alguien se interese por un tema en particular? Participa. Y sí, no hay otra manera, pero luego cada quien tiene estilos de vida que pueden acercar o alejar a una persona de esa participación.

En una conversación con gente de diferentes edades e intereses, una mujer en la medianía de la vida, reclamaba que estuvieran insistiendo una y otra vez en la obligación moral que tenemos en cambiar aquello que creemos necesario o bien incidir en la atención de quienes tienen el poder y la capacidad para realizar las transformaciones pertinentes. Ella decía que de dónde sacaba tiempo para tanto: atender a la familia, atender a su madre, atender algo del negocio familiar, atender a las amigas (porque si no las pierde), atenderse a sí misma, con gran enojo y alzando un poco la voz repetía que el tiempo no le alcanzaba para más nada.

Y puede ser que tenga razón, cada quien vive su momento, probablemente el de ella le llenaba lo suficiente como para no pensar en nada más. Eres tú y tu circunstancia y nadie tiene derecho a juzgar y a condenar las elecciones de vida de los demás.

Lo que sí es importante es darnos cuenta que la consciencia de la vida nos lleva a abrir los ojos y a tener una mirada más amplia de los que significa compartir el aquí y el ahora con más personas. Es imposible que algo cambie si nos empeñamos en hacer lo mismo una y otra vez. La participación de las personas en la vida comunitaria es imprescindible, no podemos dejarles a otros las decisiones que tienen que ver con el bien común.

El bien común es eso que beneficia a todos y va desde lo social hasta lo económico, lo superficial y lo más profundo. La ética, los credos religiosos, las ideologías de los partidos recurren al concepto constantemente, pensar en los demás y dejar atrás el individualismo es una condición urgente para que esta sociedad narcisista sea desplazada por una sociedad solidaria y empática. Es una ilusión suponer que se puede estar bien en medio de tanto mal. Dejar hacer y dejar pasar es una actitud cómoda que significa yo estoy bien, aunque tú estés mal y una total falta de interés porque todos (en la medida de lo posible) estemos bien.

Y no, si estás pensando que es una utopía que todos estemos bien, estás renunciando a trabajar con ahínco por ello, es como cuando en México decíamos, ¿para qué votar si ya sabemos que va a pasar? Por eso es importante soñar y conversar sobre ese sueño y compartirlo y entusiasmar y contagiar y hacerlo crecer, darle vida para que el sueño deje de serlo y se convierta en una generosa realidad. Participar es eso, que tu corazón se llene de alegría, porque te involucrarás con todo tu ser en conseguir ese bien común que hará que vivíamos en una sociedad fortalecida en la unidad.

Participar en lo poco y en lo mucho, empezando por casa, siguiendo con los vecinos, en la colonia que habitas, en la iglesia a la que asistes, en el grupo de oración, en la escuela de tus hijos, en el club deportivo al que vas, en la empresa en la que trabajas, en el voluntariado que elegiste, en la asociación civil a la que te integraste o en el emprendimiento social que nació por tu iniciativa.

Participar de las fiestas patrias que exacerban el amor por tu país, de las manifestaciones artísticas que alimentan el espíritu, de las presentaciones de libros que acercan a la cultura y generar ideas, de las carreras deportivas que forma individuos sanos y capaces, de los cursos y diplomados que nos dan elementos para saber más y entender mejor nuestro papel en la sociedad, de los grupos que fomentan el amor por la naturaleza, el conocimiento científico, el hábito de la lectura, el intercambio de posturas, la meditación, la salud, la amistad.

No se puede entender la vida sin la participación, que no nos gane la apatía, que no veamos como una tarea de los demás el construir una sociedad más justa, más amable, más unida, una sociedad de la cual nos sintamos orgullosos de pertenecer. Que sea por el bien común, por el bien de todos.

Leer más de Siglo Nuevo

Escrito en: Participación Marcela Pámanes Elecciones

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Siglo Nuevo

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

¡Participa!

Clasificados

ID: 2270744

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx