Siglo Nuevo

Arte

La voz mexicana de Javier Camarena

El tenor mexicano más importante del momento muestra sus raíces musicales y acude en su nuevo álbum a las composiciones de José Alfredo Jiménez, Álvaro Carrillo, Armando Manzanero, Rubén Fuentes y María Grever.

Javier Camarena con Lila Downs. Crédito: Chino Lemus

Javier Camarena con Lila Downs. Crédito: Chino Lemus

SAÚL RODRÍGUEZ

Las canciones de José José y Juan Gabriel sonorizaban el trayecto carretero al balnerario El Carrizal, ubicado al sur de Xalapa, en Veracruz. Javier Camarena era tan sólo un niño cuando realizaba estos viajes con sus abuelos. Dentro del automóvil se inauguraba una verbena, mientras la ventana mostraba la secuencia de un paisaje en movimiento.

Para el reconocido tenor, la canción popular mexicana detona un torrente de imágenes: se percibe en casa de sus abuelos, con la voz de Eydie Gorme y los requinteos de Los Panchos fundiéndose con la iluminación de la sala, el color de los muebles y el ambiente que podía respirarse en ese rincón de su niñez, cuando ni siquiera le pasaba por la cabeza ser cantante de ópera.

Otra secuencia le muestra a sus viejos bailando “Perfume de gardenias” de la Sonora Santanera y es frecuente que, al relatar sus inicios en la música, rememore su época de vocalista en bandas de rock y pop, donde solía interpretar los éxitos de Luis Miguel, sobre todo los incluidos en el álbum Romances (1997).

“Yo creo que a todos, en algún momento, alguna canción de estos grandes compositores que hemos tenido en nuestro país, de una u otra manera nos llegan; de esto estoy completamente seguro. Con estas canciones hay muchos recuerdos que se evocan y que vienen a nuestra mente. Eso es parte de la razón por la que atesoro tanto esta música”.

Quien en 2021 fue nombrado el mejor tenor del mundo por la International Opera Awards, emite las notas de su voz a través de una bocina telefónica.

Hace unas semanas publicó La voz de México (Sony Music, 2023), un álbum que recoge lo más significativo de la música popular mexicana. Tanto le han marcado estas canciones que, en la clausura del Festival Internacional Cervantino (FIC) de 2019, donde contó con la compañía de la Orquesta Sinfónica de Acapulco y la dirección del maestro Iván López Reynoso, incluyó arias de las óperas más importantes de la historia, pero también aquellas canciones que en su momento interpretara José José (fallecido en septiembre de ese año) y la Sonora Santanera, además de un repertorio nacional sonorizado por mariachi, hasta terminar vestido de charro y entregado al “Nessun dorma” de Turandot.

1713002

El eco de esa noche en la Alhóndiga de Granaditas, lo lleva hasta la velada del pasado 12 de julio donde, en el cierre de la temporada 2022-2023 del Teatro Real de Madrid, se presentó junto al mariachi Sol de América. Confiesa que presenciar el cariño del público extranjero hacia la música mexicana lo conmueve, enorgullece y llena de gran emoción.

“Es algo que tenemos nosotros como mexicanos, que somos muy amantes. Realmente tenemos mucho amor por nuestras raíces, por nuestra cultura, por nuestras tradiciones y nuestro folclore. Yo creo que sí tenemos este orgullo por todas estas cosas que nos identifican y en ello va incluida la música”.

Interpretar estas canciones le resulta una necesidad. En cada escenario del mundo que pisa trata de presentar algo de la cultura mexicana. En una entrevista con el crítico Gerardo Kleinburg, incluida en el libro Hablemos de ópera (Turner, 2021), el tenor habla sobre un posible secreto del canto mexicano radicado en su conexión con las emociones, pues este refleja una forma de vivir la música, desde las serenatas del Día de la Madre y todo aquello a lo que el corazón busca cantar.

VIAJE SONORO

La voz de México se nutre de 15 cortes musicales. Entre las composiciones incluidas puede apreciarse la autoría de José Alfredo Jiménez, Álvaro Carrillo, Armando Manzanero, Rubén Fuentes y María Grever. Pero Camarena no actúa sólo, a su vez se acompaña de otros artistas como Yuri, Lila Downs, Tania Libertad, Eugenia León y Jesús Navarro.

Una de las máximas para este proyecto fue que la voz estuviese al servicio de la música y no al contrario. Antes de ser tenor, Javier Camarena es un músico que sabe matizar el cuerpo de su voz, técnica similar a lo que hacía Pedro Infante, uno de sus artistas favoritos, quien podía cantar como si se acercara al oído. Camarena ha definido a esta capacidad como “tener terciopelo a la hora de cantar”.

El álbum se inaugura con la atmósfera ranchera en “La noche y tú”, canción que en su momento tomó vida de la voz de Miguel Aceves Mejía, conocido como el “Rey del falsete” por su peculiar manera de entonar. Cabe mencionar que todos los arreglos musicales de este material corrieron a cargo del maestro Kiko Campos, productor de amplia trayectoria que ha participado en otros proyectos donde la música mexicana es protagonista. Su aporte integra el sonido clásico con conceptos más contemporáneos capaces de añadir frescura.

1713003
Javier Camarena durante su actuación junto al mariachi Sol de América en el Teatro Real de Madrid. Crédito: EFE/Javier del Real

Hay que pensar este álbum como un viaje que Javier Camarena hace por diversos rincones del país. A través de cada pieza, Camarena realiza una serie de travesías: se interna en la Huasteca con el huapango de “La Malagueña”, viaja a su natal Veracruz con los instrumentos del arpa y la jarana en “La bamba”, luego se traslada al norte de México para permitir la presencia del acordeón con “La media vuelta”, aparece en Chiapas con su sonoridad de marimbas en “Qué bonita es mi tierra”, y era de esperarse el obligado andar por Jalisco y sus mariachis.

“Esa era la intención del disco, como tú dices, ya desde la parte puramente musical, lo que se intentaba hacer era un mosaico de la riqueza cultural que tenemos en nuestro México”.

Además, La voz de México tiene su soporte audiovisual en plataformas como YouTube. Allí, el espectador puede observar al tenor en una serie de presentaciones junto a sus invitados. En concordancia con lo mencionado anteriormente, el vestuario de los artistas cambia según la pieza musical, como si se tratara de mostrar distintas imágenes de la tradición mexicana.

“Son todas estas diferentes características que reunimos en este disco, precisamente, para proporcionar una estampa musical de la geografía de nuestro país”.

Una de sus colaboraciones preferidas es la que realiza con la cantante Yuri, pues ambos interpretan el himno veracruzano de “La bamba”. Ella originaria del puerto jarocho y él de Xalapa, sus voces denotan el orgullo que sienten por su tierra.

“Cantar con Yuri era un sueño que yo tenía desde hace muchísimos años. Me acuerdo que en muchas entrevistas me habían preguntado con qué cantante popular me gustaría cantar y siempre la respuesta había sido Yuri. Y qué placer que haya sido en este disco, con nuestro himno veracruzano que es ‘La bamba’, tener la oportunidad de colaborar y disfrutar de ella, de su presencia, de su energía”.

El tenor también celebra la participación de Lila Downs en “Que seas feliz”, una de sus composiciones favoritas del maestro guanajuatense José Alfredo Jiménez, interpretada en anterioridad por voces como la de Javier Solís o Luis Miguel.

Javier Camarena, el hombre que a los 19 años dejó la carrera de ingeniería eléctrica para dedicarse en cuerpo y alma a la música, que en 2016, ya convertido en un reconocido tenor a nivel mundial, acudió a su infancia para hacer un homenaje a Cri Cri, hoy desiste por un momento de las arias y muestra al mundo la potencia de la música popular mexicana.

Leer más de Siglo Nuevo

Escrito en: Saúl Rodríguez Javier Camarena tenor mexicano La voz de México música regional mariachi Camarena, José, canciones, Javier

Noticias relacionadas

+ Más leídas de Siglo Nuevo

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Javier Camarena con Lila Downs. Crédito: Chino Lemus

Clasificados

ID: 2221279

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx