EDITORIAL

En Tres Patadas

De tiros y disparos en el pie

DIEGO PETERSEN FARAH

No tardó mucho la alianza opositora en cantar "hay tiro" cuando ya se estaba disparando en un pie. La propuesta del dirigente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, "Alito", de armar a la población civil para que pueda defenderse de los criminales fue un balde de agua fresca en medio de los incendios que trae el presidente por todos lados. Frente a la necedad de la falta de estrategia presidencial, la torpeza del líder opositor.

¿Hay tiro?; ¿tiene la oposición alguna posibilidad de ganar la elección de 2024? Sí. Descartar desde ahora ese escenario y dar por sentado que Morena repite, como se ha instalado la creencia entre muchos de los analistas, es una simplificación. Si bien es sin duda el escenario más probable está lejos de ser una certeza. Digamos que la oposición tiene con qué, lo que no tiene es con quién.

Si vemos el resultado de la última elección federal la diferencia en el número de votos entre las coaliciones no es abismal. Menos de dos millones de votos es remontable. Para ponerlo en perspectiva, es una diferencia menor de lo que el Partido Verde le da a la coalición encabezada por Morena o lo que MC podría aportar a la alianza opositora. Electoralmente, pues, hay con qué, el tiro está cantado y los partidos medianos serán parte importante de la ecuación.

Otra ventaja para la oposición es el desgaste al que se verá sometido el gobierno de López Obrador en los últimos meses de gobierno. Tres frentes están abiertos -inflación, inseguridad e ineficiencia gubernamental, particularmente del sector salud- y no se ve que vayan a mejorar en el corto plazo. Conforme se acerque el fin de sexenio la imagen del gobierno y la del propio presidente tenderán a bajar sus números. Los elementos para un discurso que abone al cambio estarán así a flor de piel.

El problema que tiene la oposición es con quién, quién es ese personaje que pueda no solo amalgamar a los partidos, que en sí mismo es un tema complejo, sino convocar y ser creíble. No es que los candidatos de Morena sean unos cascabeles, el más divertido de los tres -Claudia, Marcelo o Adán- aburren a un camello, pero los de oposición tienen, o bien problemas de persecución política y legal, como Alejandro Moreno o Ricardo Anaya, o de muy poco reconocimiento público, como Santiago Creel, Enrique de la Madrid o Mauricio Vila. Ninguno de ellos representa algo más que un pasado indeseable. Para competir contra el lopezobradorismo la oposición necesita una oferta de futuro y hoy por hoy lo único que han puesto sobre la mesa es una furibunda y visceral crítica al presidente y algunas pésimas ideas como las de "Alito" y sus pistolas.

Es cierto que falta mucho, pero a la oposición le falta muchísimo.

Escrito en: editorial En Tres Patadas editorial En Tres Patadas editoriales oposición, presidente, falta, tiene

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas