EDITORIAL

Yo Río Libre

Crónica de un desmantelamiento: la fábrica de cianuro Chemours se va

JULIO CÉSAR RAMÍREZ

Es la fábrica de cianuro Chemours en La Laguna. Jueves 12 de mayo del 2022. 11:40 de la mañana. Estoy en el kilómetro 7 de la carretera vecinal que conduce a Dinamita, Durango, entronque de la carretera de Gómez Palacio a Chihuahua, a 40 minutos de Torreón, Coahuila, en las cuencas centrales del norte de México, sobre una brecha de terracería blanca, seca, a unos metros de Pueblo Nuevo El Siete, a la sombra de unas lonas rojas y negras que protegen del implacable sol al campamento norte de la resistencia. Observo al fondo la majestuosa Sierra del Sarnoso, bajo el hermoso cielo azul visitado apenas por tenues nubes blancas. Aquí, en el preciso instante, escucho la suave voz de una mujer que imperativa moviliza de inmediato a otras mujeres, niñas, niños, hombres de la tercera edad, que a la señal de ya corren todas y todos celular en mano a capturar la imagen -no sé cómo le hicieron-: ¡Ahí viene el tráiler!

La trompa de un tráiler rojo asoma, detrás de la puerta de malla ciclónica del predio donde se construía la fábrica de cianuro, a unos metros del campamento atiborrado de cámaras de celular expectantes, y un guardia de seguridad abre para que salga el pesado vehículo que, dicen, lleva una carga de equipo, estructuras y materiales bajo lonas de lo que iba a ser la planta productora de 65,000 toneladas de cianuro de sodio al año para la minería a cielo abierto, rechazada por pueblos y comunidades luego que hace cinco años salió igual de Salamanca y San Luis de la Paz, Guanajuato.

Nino Ochoa, integrante del Frente Unido de Pueblos de La Laguna en Defensa de la Vida, el Territorio y el Agua, y habitante de Dinamita, hace un recuento: Hasta el día de hoy, jueves, llevamos contabilizados 32 tráiler, entre equipo, estructura y materiales de la empresa Chemours.

Su voz es serena: Para nosotros es Chemours. Todo esto, el show que hicieron de Dravloska es simulado. Sí hay entre nosotros dudas, porque principalmente la guardia de seguridad que está ahí, pues yo no creo que no tenga los recursos para tener sus vehículos propios. La camioneta que traen usando es la misma que usó Global, y esa camioneta es de la empresa Chemours. Por eso decimos que es Chemours, y lo ratificamos: Sea Chemours o sea Dravloska, lo cierto es que se está yendo.

Lo que se miraba difícil -recalca-, no ha resultado imposible, gracias a la resistencia de este campamento de lucha, hombres, niños, mujeres, personal que ha sido muy consciente de lo que esta empresa podría ocasionar, que sería muerte, no nada más en nuestros pueblos, en la Comarca Lagunera.

"Sí queremos dejar muy en claro que empresas tóxicas, contaminantes, por supuesto que no vamos a permitir que lleguen a nuestro territorio. Que vengan empresas limpias, sustentables. Nosotros lo hemos dicho muchas veces: No estamos en contra del desarrollo ni del empleo, por supuesto que no. Nuestra lucha siempre ha sido apegada y va enfocada contra las injusticias, a proteger a nuestra gente, de la gente que menos tenemos. Esa es nuestra lucha, que son el futuro, de las mismas mujeres; que esta planta ocasionaría cáncer, muerte y pobreza".

"Es una grande mentira, que se equivocaron rotundamente la ex alcaldesa Leticia Herrera Ale y el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, en querer meter esta empresa, con el engaño de que iba a haber mucho empleo; pues lo único que hicieron fue desunir a la gente".

"Gracias a la consciencia de la gente que miró a tiempo la problemática y no permitió, igual que nosotros los del Frente, la instalación de esta empresa. 'Orita tenemos la consigna de que permaneceremos aquí hasta ver desmantelado el último tornillo".

-Se equivocaron, pero avalados con la corrupción de los gobiernos del PRIAN se les apoyó en todo.

Era indignante -remarca- ver cómo el Sideapa -organismo operador del agua de Gómez Palacio- apoyando el proyecto de fábrica de cianuro, tomó el agua de la noria más importante que abastece a las 22 comunidades que ellos borraron del mapa.

"Las comunidades no tienen agua, porque ellos se comprometieron a darle 43 mil litros por hora a esta empresa. Ahí está una prueba muy clara. Por eso le pedimos a la ciudadanía que hay que estar unidos para pelear los recursos que son de nosotros, principalmente el agua. Sin agua no se vive. Sin tóxicos químicos sí se puede vivir".

-Nosotros, en años atrás, en nuestras comunidades vivíamos felices, tranquilos. Cuando esta empresa llegó nos robó nuestra felicidad, la tranquilidad; cinco años de nuestra vida, que tuvimos que salir de nuestras casas a defender a la Comarca Lagunera.

A las 3 de la tarde, Nino Ochoa actualiza la información, ante las maniobras de un nuevo tráiler en la puerta del predio: Con este camión ya van 33 viajes, del 4 de abril -que empezó el desmantelamiento- al 12 de mayo: de equipo, estructura y material, de lo que iba a ser la empresa de cianuro.

@kardenche

Escrito en: Yo Río Libre editoriales editorial Yo Río Libre editorial JULIO CÉSAR RAMÍREZ empresa, fábrica, comunidades, nuestra

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas