Columnas la Laguna

PANORAMA

PANORAMA

¿La UNAM, con ideología marcada?

RAÚL MUÑOZ DE LEÓN 12 de noviembre de 2021

Tema que da motivo para el debate y la polémica, es el que ha abierto el presidente de la República al asegurar en consecutivas conferencias matutinas que la Universidad Nacional Autónoma de México, como el resto de las universidades del país, fue sometida al pensamiento neoliberal, lamentando que la máxima casa de estudios se haya “derechizado” en los últimos años. 

Afirmó el presidente que la máxima casa de estudios del país no estuvo a la altura de las circunstancias durante todo el período neoliberal, pues los intelectuales de la Universidad fueron cooptados por el expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Igualmente cuestionó que los economistas de la Universidad, defensores de un proyecto alternativo al neoliberal, no se manifestaran durante esa etapa. “se quedaron callados, los silenciaron”, dijo. “La UNAM requiere una sacudida”

Pretende, acaso, el Presidente sacar de la UNAM una ideología, e imponer otra semejante, diferente o definitivamente contraria?; introducir en los universitarios la figura de una universidad de pensamiento marxista?, doctrina socioeconómica, filosófica y política que ya ha sido superada o desechada, incluso por los países históricamente considerados como comunistas. Si tal es su propósito, se equivoca el titular del ejecutivo federal e incurre en el mismo error de los que critica y ataca: querer “ideologizar” a la Universidad Nacional Autónoma de México.

En tanto que es democrática, la Universidad debe ser una institución abierta a todas las corrientes del pensamiento; nada de lo que ocurra en el mundo, en la vida y en la sociedad le debe ser ajeno. No es posible ni conveniente someter a la Universidad a determinada ideología, sea del color o de la geometría que fuere. 

Está en la esencia misma de la universidad abrir la puerta y dar cabida a todas las manifestaciones de la inteligencia humana, sin adherirse implícita o explícitamente a alguna de ellas. Su nombre lo dice: Universidad igual a unidad en la diversidad. El conocimiento no debe tener, no tiene ideología. La triple tarea de la Universidad: impartir enseñanza, promover la investigación y difundir la cultura no puede estar atada al pensamiento dogmático e intolerante, propio de los regímenes totalitarios.

Mucho le costó a la UNAM lograr su autonomía; no es aceptable por lo tanto que el poder político fáctico intervenga en el ejercicio de su función, pretendiendo orientar el rumbo que como institución educativa debe seguir. Todas las libertades concurren en la esencia de la Universidad Nacional, porque la excelencia académica de la UNAM está basada en la libertad de cátedra, la que a su vez tiene su soporte en las libertades de pensamiento y de expresión.

El depositario de la enseñanza, el beneficiario de la educación, es el hombre como ser humano al que hay que formar con los mejores contenidos educativos, dotándolo de valores que eleven su espíritu y fortalezcan su conciencia social. La misión de la Universidad, más tratándose de la UNAM es la formación de profesionales en las diferentes áreas del conocimiento, de hombres y mujeres comprometidos con su Patria. Para ello es indispensable dar apertura a las corrientes socioeconómicas y políticas que en la historia del mundo se han desarrollado.

La Universidad es una comunidad de cultura. La Universidad, de acuerdo con el pensamiento del maestro Antonio Caso, puede concebirse como una institución que no tiene credo, pero si tiene orientación, y ésta ha de tener el deber de realizar su obra humana ayudando a las clases proletarias del país en su tarea de exaltación, sin preconizar un credo colectivo. La Universidad debe dejar a cada profesor en libertad de enseñar la tesis que guste, teniendo competencia e idoneidad. La Universidad abarca y comprende el conocimiento universal para formar y transformar al hombre que es al final del día su esencia y razón de ser.

 “Por mi raza hablará el espíritu”, es el lema de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyo autor fue el maestro José Vasconcelos Calderón, quien se desempeñó como Rector de la UNAM; el lema y el escudo, fueron creado el 27 de abril de 1921; en abril de este año cumplieron un siglo. Para ser congruente con este postulado es necesario que la Universidad se mantenga ajena a toda doctrina religiosa y a todo credo político, lo que no le impide saludar a las diversas teorías económicas, políticas y educativas para convertirse así en la arena en donde se dé el debate y la polémica de sus alumnos, profesores e investigadores, respetando el derecho que cada uno tiene para expresar sus ideas.

[email protected]

Noticias relacionadas

TENDENCIA

+ LEÍDAS

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas la Laguna

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES