Registra personal de salud daños en piel por uso de equipo de protección personal contra COVID, El Siglo de Torreón
15 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Salud

Registra personal de salud daños en piel por uso de equipo de protección personal contra COVID

Pese a que estos materiales son utilizados para contener la transmisión

EL UNIVERSAL
CIUDAD DE MÉXICO , lunes 19 de abril 2021, actualizada 5:25 pm

Enlace copiado

Las autoridades sanitarias chinas registraron que, el 74.7% del personal de salud de la región ha sufrido daños en la piel, pues la batalla contra el COVID-19 ha implicado el uso constante de equipo de protección personal por más de seis horas seguidas, desarrollando problemas dermatológicos como piel seca, protuberancias blancas, enrojecimiento y ablandamiento cutáneo por humedad.

La pandemia, desencadenada por los efectos del coronavirus SARS-CoV-2, ha tenido consecuencias de todo tipo, tanto en el ámbito social como económico. Sin embargo, las secuelas en la salud han preponderado en la vida de las personas, por síntomas que se prolonga a más de los 15 días de la recuperación de la enfermedad.

A este padecimiento, denominado como "Long COVID" o "COVID prolongado", se suman los efectos adversos producidos por el uso extendido de utensilios médicos para evitar los contagios entre médicos y pacientes. Este equipo está conformado principalmente por googles, mascarillas, caretas, escafandras -traje parecido al empleado para bucear-, guantes y trajes plastificados desechables.

Pese a que estos materiales son utilizados para contener la transmisión del nuevo coronavirus, han provocado otros daños de tipo dermatológico. Este fenómeno se ha convertido en un problema de salud pública, pues aqueja a la comunidad médica mundial que, desde fines del 2019, lucha contra el COVID-19 por turnos prolongados.

En los albores de la contingencia sanitaria, una serie de fotógrafos, dedicados a la fotografía social, mostraron las heridas de las y los doctores. Dicho material dio la vuelta al mundo y la sociedad civil reconoció la labor médica, haciendo viral ese tipo de contenidos gráficos.

Sin embargo, el conocimiento acerca de la magnitud de los daños en la piel o dermatosis fue nulo. Hasta que, un estudio, liderado por investigadores chinos, recabó los primeros datos relacionados con estos problemas dermatológicos.

Rosa María Ponce Olivera, dermatóloga de la Sociedad Mexicana de Cirugía Dermatológica y Oncológica, a través de "Ciencia UNAM", expuso que los resultados reportados por los especialistas del gigante asiático demuestran que, la mayoría de integrantes de la comunidad sanitaria se ha visto afectada, por el uso del equipo de protección personal (epp).

Estos datos estiman que, el 74.7% de las personas estudiadas reportaron reacciones adversas en la piel. Entre las enfermedades más frecuentes los participantes notificaron piel seca y escamas (68.6%), pápula; un tipo de protuberancias blanquecinas y enrojecimiento (60.4%), y maceración, ablandamiento de la piel por humedad (52.9%).

Las zonas más afectadas por la dermatosis -detalló la dermatóloga- fueron las manos (84.6%), mejillas (75.4%) y el puente nasal (71.8%).

Miembros de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina (FM), de la Universidad Nacional Autónoma de México, interesados en conocer la magnitud de estos efectos colaterales en la dermis del personal de salud mexicano, llevaron a cabo una investigación parecida a la realizada en China.

Este esfuerzo fue realizado con la colaboración del Hospital General de México, a través de su unidad de análisis dermatológicos. Las instituciones notificaron que, de los voluntarios estudiados, 85% presentaron enrojecimiento, 72% descamación, 39% pápulas, 31% fisuras y 16% ronchas.

En el caso de las y los especialistas mexicanos, que pasan más de seis horas con el equipo de protección personal puesto, las zonas del cuerpo más dañadas, en orden de gravedad, fueron las manos, el dorso de la nariz, la frente, las mejillas y el mentón, así como los brazos y el cuello.

De acuerdo a la experta en dermato-oncología, estos efectos se deben a que, aunque se trata de equipo para proteger la salud de las personas, son materiales que no fueron diseñados especialmente para esta pandemia, pues los conocemos de tiempo atrás, como es el caso de los cubrebocas N95.

En cambio, este tipo de cubrebocas, fueron pensados para bloquear partículas nanométricas como corpúsculos de pintura industrial, basura, procesos metalúrgicos y bioterrorismo -uso de microorganismos patógenos con objetivos criminales-, entre otros tipos de aplicaciones.

Por esto no satisfacen de manera total los criterios de seguridad salubre para quienes los emplean por horas prolongadas.

"Algunos médicos usan apósitos – almohadillas- para protegerse porque no da tiempo a que la piel sane de sequedad, descamación, afección en el puente nasal, cuando ya es su próximo turno y tienen que usar el equipo de protección", indicó Ponce Olivera.

A este equipo, se aglutinan productos de higiene, recomendados por instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) desde inicio de la pandemia, como jabón, detergentes y desinfectantes a base de alcohol.

La cirujana dermatológica explicó que, en este caso, muchos desinfectantes aprobados contienen ingredientes activos como el amonio cuaternario, hipoclorito de sodio, ácido peroxiacético y peróxido de hidrógeno, que son irritantes o alérgenos para la piel. "Estos químicos pueden causar dermatitis", aseveró.

En este respecto, la académica universitaria expresó que no deben de minimizarse los daños en la piel, pues pueden propiciar la aparición de otros problemas de salud, y en este momento, es imprescindible mantener en buenas condiciones a la comunidad médica. Por ello, aconsejó la búsqueda de ayuda dermatológica, al primer signo de reacción cutánea y evitar que las lesiones aumenten.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...