ANÉCDOTAS, El Siglo de Torreón
19 de abril de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

ANÉCDOTAS

HIGINIO ESPARZA RAMÍREZ
viernes 09 de octubre 2020, actualizada 8:03 am


Enlace copiado

(Al doctor Mario Molina, tenaz defensor del medio ambiente... y del cubrebocas)


EL CAÑÓN DE FERNÁNDEZ, UN HUMEDAL DE CLASE MUNDIAL

Ambientalistas de corazón proponen el cierre temporal del Cañón de Fernández para protegerlo de las tropelías de un grupo de manejadores de los vehículos motorizados llamados "arrasatodoterreno" pero no por culpa de una minoría de irresponsables, para los amantes de la naturaleza -propios y extraños- no sería justo que se les privara de una belleza pura, un humedal reconocido internacionalmente como sitio Ramsar, una clasificación o registro de las áreas que sirven -entre otro de sus atributos-, como hábitat de aves acuáticas migratorias, representativas de la riqueza biológica que las enaltece.

De la Convención Ramsar, (Ramsar, una ciudad de Irán, a orillas del mar Caspio), se deriva una ley suprema para la conservación y cuidado de los humedales que existen en todo el mundo, y en esa lista figura de manera preponderante el Cañón de Fernández, salvaguarda de una gran variedad de vida, lamentablemente ignorado por los laguneros -exceptuando, claro está, a los ecologistas- a pesar de que simboliza un patrimonio ambiental de la Comarca Lagunera y blanco, desde hace tiempo, de atentados que lo destruyen y alteran su flora y su fauna de características singulares en el planeta Tierra.

El cumplimiento de esa ley suprema es obligación de todos los mexicanos y en general de los ciudadanos del mundo y es preciso el objetivo de la ley Ramsar: proteger los ecosistemas de los humedales en beneficio de la conservación y el uso racional de los mismos en el orbe. El acuerdo de alcances internacionales, establece multas y cárcel para los causantes de daño ambiental, como sería el caso de los intrusos que hollan con las gruesas llantas de sus vehículos y aplastan y eliminan para siempre los recursos naturales del cañón labrado por el emblemático río Nazas.

En el 2004 el Cañón de Fernández fue declarado oficialmente área natural protegida a lo ancho y largo de las 17 mil hectáreas que le dan forma y por esa preservación han venido luchando los ambientalistas agrupados en asociaciones que pugnan por su defensa y quienes, en su momento, denunciaron la construcción de fincas residenciales y el levantamiento de cercos y vallas como parte de la invasión arbitraria que acorta día a día la superficie original del gran cañón y origina matanzas de tortugas y otros animales que pierden el rumbo y la vida a consecuencia del rodamiento de los llamados "racers" y las motocicletas que toman como pista de carreras los senderos y los pulverizan.

"Razer" en inglés, significa, creo, pues no conozco el idioma, arrasar con todo y esa palabra con "c" en lugar de la z, habla de carreras de competencia y de la aplicación exagerada de la velocidad. De cualquier manera, el cañón no es el sitio apropiado para el desarrollo de tales actividades, pues éstas deberían practicarse en lugares donde no inflijan deterioro al medio ambiente o en tramos carreteros que conduzcan a los interesados a sus lugares de entretenimiento, a llanta suelta, sin tapujos.

Reportes periodísticos consignan que "hay un desorden y un divorcio de los habitantes hacia el humedal lagunero", pero ahora, revelados los excesos de los concesionarios de las tierras que acaban con la vegetación para hacer construcciones y abrir sembradíos con cercas que cierran el paso a la fauna del lugar, y la presencia nociva de los motoristas, consideran esas acciones totalmente contrarias al espíritu de la ley ambiental. "Hay un turismo desordenado y cambios no autorizados en el uso del suelo", destacan los informes como puntos negativos del renovado interés que están mostrando los ambientalistas en esta nueva lucha que debería cubrir omisiones y descuidos.

La semana pasada grupos empresariales de Gómez Palacio, saltaron a la palestra para sumarse al movimiento de repudio contra los "racers", calificando como una "estocada final" el amparo interpuesto por los excursionistas sobre ruedas a fin de conseguir libertad de tránsito en sus correrías anti ecológicas y admiten que es importante atender y mejorar el paraje protegido, situación que anteriormente no les preocupaba, motivada principalmente por la indolencia.

Considero que no se trata de ninguna "estocada final", pues el movimiento de los invasores removió conciencias desde el gobernador Rosas Aispuro para abajo, pasando por la Universidad Juárez del Estado de Durango y la subsecretaría de Recursos Naturales, dependencia que prometió enviar al Cañón de Fernández cinco policías estatales con órdenes de impedir el paso de los vehículos dizque deportivos (ignoro el porque de esta última denominación, pues los manejadores no se bajan para caminar, correr, hacer ejercicio, no toman agua, sólo se aferran al volante para ver quien le da más recio a sus costosos armatostes o suben a los cerros como si fueran exploradores de alta montaña. El principal objetivo de la convención Ramsar, -insisto para que no se nos olvide- "es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales con cooperación internacional, a fin de lograr un desarrollo sostenible en todo el mundo". A los directores de ecología de los municipios de Lerdo, Gómez Palacio y Torreón ya les cayó el veinte y recorrieron parte del cañón... en bicicleta. Ojalá que los cinco policías lleguen muy pronto y respondan a esta nueva oleada de fervor ecológico. Lo merecen el cañón y su río, refugio y nido de la garcita azul, el corcomán, las galleretas, la garza nocturna corona clara, las garzas morenas, las noas, la guapilla hechitia morena, una especie única en el planeta que sólo crece en el Cañón de Fernández, los ahuehuetes de los tiempos de los dinosaurios y los sauces llorones, de los cuales se obtiene el ácido acetilasílico, componente base de los analgésicos de uso cotidiano. (Nomádica diciembre 2019)

Cierro este texto con una reflexión de la maestra e investigadora Amorita Salas Westphal, una muestra de su ritual de unificación con la naturaleza:

"... Sé consciente de tu conexión con la Tierra... siente que eres tierra viva...sé consciente de la tierra, del agua y del fuego... escucha el agua del Padre Nazas, las aves, los insectos, escucha a los árboles... la tierra es mi carne, el agua es mi sangre, el aire mi respiración y es fuego mi espíritu...

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...