29 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

IBERO TRANSFORMA

ADIÓS MAMÁ CARLOTA

CLAUDIA GUERRERO S.
martes 10 de diciembre 2019, actualizada 8:26 am


Enlace copiado

Entre las huellas que permiten recuperar la memoria de lo que aconteció en la vida política de México en el siglo XIX están las canciones de versos satíricos que se convirtieron en éxitos populares; estas piezas enlazaron en forma de ironía el sentido y la trama de lo que sucedió, crearon percepciones que se volvieron prácticas culturales del mundo social en el que operaron y modelaron con palabras la marca de la memoria.

En 1973 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) produjo en LP -disco de vinilo de larga duración- el Cancionero de la intervención francesa que recopila canciones populares durante el imperio de Maximiliano en México; en estas canciones se registró lo que sucedía entonces entre los bandos conservador y liberal. Entre ellas nos encontramos "Los cangrejos", "Marcha a Juan Pamuceno", "El telele", "Canto de Chinaca", "La nueva paloma", "Batalla del 5 de Mayo", "El guajito", "Los enanos", "La pasadita", "Sitio de Querétaro" y "Adiós mamá Carlota". Sus letras aparecían en los periódicos o se difundían en hojas sueltas con la indicación de la melodía.

Una de las más célebres es la de "Los cangrejos" dedicada a los políticos conservadores y compuesta en 1854 por Guillermo Prieto, quien la envío al concurso del himno nacional en forma anónima y pronto se convirtió en el símbolo de la ideología liberal enfrentada a la del partido conservador. Se trata de una analogía con las acciones de un partido para él retrógrado, y el coro dice: "Cangrejos, al combate/cangrejos, a compás;/un paso pa' delante,/doscientos para atrás", y se hizo tan popular que la cantaron los soldados del ejército liberal en su entrada triunfal en la ciudad de México cuando terminó la guerra de Reforma en enero de 1861.

Guillermo Prieto escribe también "La Marcha a Juan Pamuceno", una crítica aguda del personaje al deformar el nombre de Juan Nepomuceno, hijo del independentista José María Morelos , y de la indígena michoacana Brígida Almonte; en una de las estrofas de esta canción dice: "Corriendo el tiempo creció el pítoncle,/ se puso fraque, comió bestec,/ indio ladino, vende a to patria/ y güiri güiri, con el francés", piltontle significa niñito en náhuatl y la intención es recordarle su origen y echarle en cara su conservadurismo y el hecho de que fuera uno de los primeros mexicanos que estudió en los Estados Unidos.

Una más del repertorio del cancionero y quizás de las más conocidas es "Adiós Mamá Carlota", compuesta en 1866 por Vicente Riva Palacio, cuando se enteró de la partida de Carlota para ir a solicitar la protección de Napoleón III; en una de sus estrofas dice: "La nave va en los mares botando cual pelota/¡Adiós mamá Carlota!/¡Adiós mi tierno amor!; el éxito de esta canción la aprovechó de nuevo Riva Palacio cuando diez años después en 1877 es exiliado Lerdo de Tejada y publica en El Ahuizote: "Ya canta Lafragua tristísimo y doliente/¡Adiós mi presidente!/¡Adiós don Sebastián!".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...