21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Fallece el pintor y escultor Francisco Toledo

EL UNIVERSAL
TORREÓN, COAHUILA, jueves 05 de septiembre 2019, actualizada 10:03 pm

Enlace copiado

Francisco Toledo, el pintor y escultor falleció a la edad 79 años, confirmó su hija Natalia Toledo.

Toledo, considerado como uno de los creadores más importantes del México fue fundador del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), y uno de los grandes promotores de la cultura nacional en el extranjero.

La noche de este jueves se desconoce de qué falleció el escultor, pintor y grabador.

ORGULLOSAMENTE OAXAQUEÑO

Toledo nació el 17 de julio de 1940 en Juchitán, Oaxaca. Desde pequeño demostró tener una especial habilidad para el dibujo, talento que su padre alentó, dejándolo decorar las paredes de su casa.

Su abuelo Benjamín lo llevaba con frecuencia a salidas campestres en busca de resina vegetal, mientras le contaba relatos populares, incentivos para su imaginación.

A los 11 años, el joven Toledo se instaló en la colonial ciudad de Oaxaca, para ingresar a la escuela secundaria y cursar un taller de grabado con Arturo García Bustos.

Tiempo después viajó a la capital del país para ser parte del taller de grabado de la Escuela de Diseños y Artesanías. A los 19 años, en 1959, expuso por primera vez sus obras en la Galería Antonio Souza y en el Fort Worth Center, en Texas, Estados Unidos.

Entre 1960 y 1965, radicó en París, Francia, donde estudió y trabajó en el taller de grabado del artista británico Stanley Hayter (1901- 1988); durante su estancia en esta ciudad exhibió su obra en una galería parisina; un año más tarde en Toulouse y en la Tate Gallery de Londres, con catálogo escrito por el novelista estadounidense Henry Miller (1891-1980).

A su regreso a México, ya era dueño de una técnica pictórica depurada influenciada por ideas plásticas de artistas de distintas escuelas europeas, tales como Alberto Durero, Paul Klee y Marc Chagall. No obstante, la obra de Toledo, también se vio permeada por códices que recogieron los símbolos prehispánicos.

En 1977, las exposiciones del artista mexicano se realizaron en Tokio, Japón; Oslo, Noruega; Buenos Aires, Argentina, y Nueva York, Estados Unidos, en esta última ciudad decidió quedarse a radicar por un tiempo.

De regreso a su país, alternó su estancia entre Cuernavaca, la Ciudad de México y Oaxaca, hasta 1984, cuando se instaló en Barcelona y luego en París, para realizar pinturas, esculturas y grabados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...