13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

AMVEB LAGUNA

EL PERIPARTO Y SUS IMPLICACIONES EN EL GANADO LECHERO

MVZ. EPAB. FERNANDO ESTEBAN ZATARAÍN HERNÁNDEZ
domingo 25 de agosto 2019, actualizada 9:29 am


Enlace copiado

El manejo de las "vacas frescas", es el motor que mueve la maquinaria de las ganancias en los negocios de las lecherías y son el grupo más importante en la lechería, asegurar su cuidado apropiado, es definitivo para el éxito de la nueva lactancia y su reproducción. Muchos factores que ocurren en el periodo de transición pueden impactar la fertilidad. Abruptos cambios en la fisiología, requerimientos nutricionales y de manejo que pueden tener consecuencias en el desempeño reproductivo. Todos estos cambios que ocurren en este crítico periodo, nos obligan a entender que las vacas necesariamente deberán ser tratadas de manera especial. Seria valido hacer una analogía al respecto, aplicando los mismos cuidados como si se tratara de una mujer, en esas mismas circunstancias, (guardadas las proporciones), inclusive la llamada depresión post parto muy común en las mujeres. En las vacas no es la excepción, sobre todo en las primíparas, a las que obligadamente debemos de fijar nuestra atención en todos los sentidos. Destacando el tremendo impacto a que son sometidas en su primer ordeño. Les causa pavor y miedo. Debemos concientizar a los ordeñadores, a ofrecer a estos animales cuidados y atenciones especiales; paciencia, evitar gritos, silbidos, traumatismos, todo un calvario para algunas. Su primera experiencia en la ordeña es aterradora. Hemos sido testigos de torceduras de la cola, ordeñadores montando a las vaquillas para poder someterlas. Se recomienda capacitar a las vaquillas, encaminándolas a la sala de ordeño, para que se vallan familiarizando con estos recorridos.

Vaca - ciones. Partiendo de este contexto y reflexión a respecto, es menester considerar lo siguiente; debemos ser conscientes que las vacas en el periodo seco y reto son sus merecidas vacaciones de descanso. Son merecedoras de un "hotel de cinco estrellas todo incluido". Para lograr capitalizar el potencial productivo de la nueva lactancia, es conveniente reconocer que las vacas son generosas y esplendidas. Proporcionar en esta etapa las condiciones de manejo como; corrales espaciosos, limpios, bebederos limpios, sombra suficiente manejo de pesebre siempre limpio. Mantenimiento diario a camas y corrales, inclusive sistemas de enfriamiento, que mitiguen el estrés calórico y la depresión inmune, sin omitir las medidas preventivas y de sanidad (programa de vacunación).

Acceso a alimento de buena calidad, palatable las 24 horas, de acuerdo a su dieta, ya que la ingesta de materia seca está asociada a la calidad de los folículos y que en este periodo son desarrollados los folículos, que estarán disponibles dos meses después y que la calidad de estos son susceptibles a ser afectados por factores medioambientales, nutricionales y/o de manejo a los que la vaca ha sido sometida durante largos períodos (seca/reto/transición).

Se ha demostrado que existen graves efectos en la producción de vacas que fueron sometidas a estrés calórico durante el período seco, a pesar de que fueron alojadas en instalaciones con sistemas de enfriamiento después del parto; Parieron una semana antes de la fecha esperada de parto, sus crías fueron 13 kg más livianas, y su producción de leche por día hasta los 210 DEL fue 7.5 kg menos que las vacas que tuvieron sistemas de abatimiento del calor en el periodo seco.

Periodo voluntario de espera PVE. / Primer servicio. Existen razones nutricionales, fisiológicas y económicas para no iniciar la etapa reproductiva en vacas lecheras antes de los 50 DEL, el período de espera voluntario debe estar determinado por las metas reproductivas del hato, debiendo ser realistas y alcanzables. La meta es que al final del PEV hayan superado el punto más bajo del balance energético negativo y estén ganando condición corporal. El punto más bajo de la condición corporal se presenta a los 20 o 30 DEL, y estarán en franca recuperación 50-55 DEL. En condiciones normales, se espera que la mayoría de las vacas tengan su primera ovulación de 21 a 30 DEL. Se estima que aproximadamente 22% - 24% de las vacas de alta producción aún no han ciclado alrededor de los 60 DEL. Por lo tanto no podemos esperar más del 80-85% de tasa real de inseminación. Si asumimos que el 20% de las vacas aún no están ciclando, los programas de inseminación a tiempo fijo (IATF) no se obtendrán resultados óptimos de fertilidad antes de los 70 DEL.

Nutrición, Condición Corporal, Confort; Uno de los principales factores limitantes lo constituye la obtención de suficiente energía para mantener altos niveles de producción en la nueva lactancia, agravado por la normal depresión en la ingesta que sucede alrededor del parto, esto trae como consecuencia la pérdida de peso y de condición corporal. Las vacas que llegan más gordas al parto, tienden a perder más grasa corporal que las vacas flacas. Las vacas con CC menor de 2.5 tienen menor desarrollo folicular, mayor proporción de ciclos cortos y consecuentemente menor fertilidad, y predisposición a la formación de quistes foliculares, además de mayor incidencia de metritis clínica y subclínica.

Conclusiones; El desempeño Productivo y reproductivo en una nueva lactancia está fuertemente afectado por las condiciones nutricionales, de salud, de confort, manejo, y jerarquización social que rodean el periodo pre parto. Todas las atenciones prestadas a la vaca durante este periodo serán retribuidas con creces en la nueva lactancia, y determinarán en gran medida las posibilidades de una óptima producción y fertilidad.

Comentarios: [email protected]

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...