14 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

ANÉCDOTAS

ANÉCDOTAS Y PERSONAJES DEL PERIODISMO DE ANTAÑO 9

HIGINIO ESPARZA RAMÍREZ
lunes 15 de julio 2019, actualizada 8:03 am


Enlace copiado

El licenciado Antonio Irazoqui y de Juambelz fue muy cercano a sus trabajadores y reporteros; comprendía sus necesidades y premiaba esfuerzos una vez asumida la dirección a raíz del fallecimiento de su tío don Antonio de Juambelz y Bracho, fundador y director de El Siglo de Torreón.

En mi caso una vez me distinguió con sus comentarios a propósito de la nota sobre el secuestro y liberación -tras un tiroteo de más de tres horas de duración- de don Salvador Valdez, un empresario dulcero de Lerdo. -Nos llevó de la mano con su crónica Higinio. ¡lo felicito!, me dijo delante de los compañeros.

En otra ocasión, me dio luz verde para cubrir en forma exclusiva el histórico rescate del centenario puente colgante de Ojuela, a cuya reinauguración fue invitado en forma especial por el entonces gobernador Maximiliano Silerio Esparza, pero la recompensa más memorable fue el cheque que me dio como premio al reportaje sobre la intoxicación con barbacoa descompuesta de más de 300 invitados a una boda en Nazas, Durango. -Con esto se me va a Cancún, expresó con aquella sonrisa que tanto lo distinguía (Hay fotos testimoniales de estos últimos reconocimientos).

En el sexto aniversario de fallecimiento, de nuevo sentimos profundamente su partida pero a la vez nos confortamos porque Jesús Máximo Moreno Mejía y un servidor tuvimos la fortuna de estrechar sus manos en la sala de terapia intensiva del Sanatorio Español. Percibimos en ese momento un movimiento sutil de sus dedos como respuesta a nuestra solidaridad y un sincero deseo por su pronta recuperación. Pero el mal que lo aquejaba -desgraciadamente- era irremediable.

Me siento muy orgulloso de haberlo conocido y tratado sobre todo por su amenidad, ingenio y mordacidad desplegados a través de su columna Nau Yaca, de la cual editó un libro que guardo en un archivo a pie de la computadora. Lo consulto cada vez que quiero relajarme.

Ese orgullo también proviene de haber formado parte de aquella Redacción de reporteros empíricos y aprovechar las experiencias y consejos de ilustres profesores de la educación y maestros del periodismo, estos últimos forjados sobre la marcha: Carlos Adelantado Rosas, César Fernando Delgado, Francisco G. Durón, César Marina Miravalle, Armando Ramírez Mijares, jefe de redacción con quien compartí gran parte de mi vida profesional, escritorio con escritorio; Rodolfo F. Guzmán, José de la Parra, Guillermo Galván Rivas, Alfredo Rivera Martínez, Antonio de Juambelz y Bracho, Antonio Irazoqui y de Juambelz y don Jorge González Juambelz.

También guardo agradables recuerdos de los reporteros de la competencia -Eduardo Elizalde Escobedo, Arturo Cadivich Michelena y Alejandro Saborit Irigoyen, quienes le entraban al toro bravo saliendo del callejón (Cita de Pancho Hernández) con entrevistas a personajes aparentemente duros y reacios a confiarle a la prensa sus secretos.

Los compañeros de la competencia me hacían blanco preferido de sus bromas, como aquella vez, cubriendo la guardia, me llamaron en forma anónima para informar que había una batalla con arresto de mujeres en la zona de tolerancia. Acudí presuroso pero todo estaba tranquilo, sólo los individuos citados engullendo tortillones de huevo y frijoles en un célebre tabarete del rumbo a risa y risa. -Ni modo, dije desencantado y me les uní a los tortillones. Después, licenciado Irazoqui, me hice adicto.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...