23 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas la Laguna

Normatividad Agropecuaria

LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

Dr. Agustín Cabral Martell
domingo 14 de abril 2019, actualizada 9:29 am


Consiste en producir vegetales para consumo humano. Esto ha variado a lo largo de la historia, lográndose mejoras significativas gracias a la implementación de diferentes herramientas y procesos. En lo social, la producción agrícola ha jugado un papel fundamental en las condiciones de existencia de la especie, generando como resultado una mejora en cuanto a productividad. Actualmente, la misma integra un gran componente tecnológico debido a los aportes de la genética, que posibilitan la existencia de cultivos resistentes a distintas plagas que antes podían estropear la cosecha.

La producción agrícola significó un cambio profundo en la sociedad actual una vez que se instauró en el pasado remoto. En antaño, los hombres debían vagar por la tierra en busca de alimentos para consumir; una vez que se agotaban en un lugar por el consumo o por las estaciones debían desplazarse a otra zona que ofreciese mejores condiciones de subsistencia. Esta situación se extendió por centurias hasta que, en el último tramo de la Edad de Piedra, en el Neolítico, el hombre aprendió a cultivar la tierra. Esta circunstancia posibilitó que se estableciese en un lugar fijo, en general zonas con fertilidad, hecho que facilitó el surgimiento de las ciudades. Además, desde el punto de vista económico significó un aumento de la productividad extraordinario. Efectivamente, antes cada hombre debía dedicar más tiempo a proveerse de alimento; ahora solo algunos se dedicaban a esta tarea, mientras que otros se especializaban en otra, existiendo un incipiente proceso de división de las tareas. Finalmente, la existencia de producción agrícola permitió la existencia de excedente.

No obstante la importancia que tuvo en un momento de la historia, la producción agrícola significó en la última centuria una producción con poco valor agregado. En efecto, la misma requiere principalmente tierra, semillas y algunas técnicas para su puesta en marcha. Este hecho dio como resultado que sea la práctica principal de países subdesarrollados. En la actualidad esta circunstancia está comenzando a cambiar. Por ello, el aumento de la población a nivel mundial y la perspectiva de que dicho proceso continúe en el futuro hace necesaria la mejor provisión de alimentos. Por esta circunstancia, la aplicación de diversas innovaciones tecnológicas de alto valor agregado se hace mayormente valorable. Se suman y desarrollan nuevas técnicas y tecnologías para sembrar y cosechar cultivos alterados genéticamente para ser más resistentes, pudiéndose obtener mejores resultados.

Desde un punto de vista histórico, la agricultura empezó en el Neolítico, cuando el hombre abandonó el nomadismo y se asentó en comunidades vinculadas a la tierra cultivada. La agricultura representó un paso decisivo en esta civilización.

El universo agrícola tiene diferentes ámbitos. Por una parte, en lo económico (el llamado primer ámbito junto con la ganadería). Si bien su influencia en el PIB de la mayoría de países no es importante, el primer ámbito tiene una relevancia estratégica para cualquier nación, ya que es el que proporciona las materias primas a la población.

Agrícola se puede entender como una forma de vida, costumbres y tradiciones propias de los campesinos, quienes se diferencian del hombre urbano. Esta distinción entre agrícola y urbano es esencial para entender una gran variedad de fenómenos: la emigración, el comercio, las costumbres, entre otras. El hombre urbano tiene unos esquemas mentales y el campesino otros. Su mundo está vinculado a la tierra, al clima y animales. Igual que hace muchos años, cada cosecha es diferente y esta inseguridad hace que el hombre de campo vea la vida con unos valores muy definidos y bastante alejados de lo que representa la vida urbana.

Cuando se piensa en algo agrícola inicialmente se relaciona con el campo. Esta asociación es válida, aunque no siempre es cierta. Es lo que sucede con los huertos urbanos de las grandes ciudades, una propuesta agrícola dentro de la ciudad, como un intento de combinar los dos mundos en uno.

Por otro lado existe el Derecho Agrario (normatividad aplicada al campo), que ocupa su lugar dentro del Derecho social en la estructura del esquema de la división general del Derecho. Igualmente existe la Ingeniería forestal, políticas agrícolas o la maquinaría especializada en algún proceso de la agricultura.

Se comete un error cuando se cree que lo agrícola tiene un nivel inferior a otros sectores. De hecho, se trata de una esfera económica, social y cultural que también se transforma y evoluciona. Un buen ejemplo es el turismo rural. La rentabilidad de la agricultura ha descendido notablemente en algunas zonas y para afrontar esta realidad algunos agricultores han abandonado sus cultivos para crear una infraestructura turística. Lo mejor es vincular estas dos actividades.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...