19 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas la Laguna

AMVEB Laguna

PÉRDIDAS GESTACIONALES

MVZ EPAB Fernando Esteban ZatarainHdz.
domingo 24 de marzo 2019, actualizada 8:46 am


1ª. Parte

Pérdidas gestacionales complemento del eje temático del 19° Congreso internacional de MVZ especialistas en bovinos. Es un tema apasionante, complejo, y frustrante, con el que se sufre y se convive en el quehacer diario de los colegas que ejercemos la bovinotecnia aplicada. El comité técnico científico del congreso en cuestión, ha contactado a lo mejor de lo mejor. Conferenciantes del "top ten" a nivel internacional. Particularmente en este tema se han generado nuevas investigaciones que nos compartirán los eruditos de esta especialidad.

Contexto del tema: La rentabilidad de las lecherías dependen directamente de la eficiencia reproductiva, ya que afecta la producción de leche y el número de terneros nacidos, con lo cual las pérdidas de gestación, pueden tener efectos negativos sobre el éxito económico de las lecherías. Además, se deben considerar las mermas productivas por el pico de producción de leche no obtenida como consecuencia del alargamiento del periodo entre partos, reducción en el número potencial de reemplazos, incremento de los costos asociados con la alimentación, tratamientos, inseminación artificial y descarte prematuro de animales.

Con el fin de estandarizar los términos en este asunto, la Comisión de nomenclatura reproductiva bovina (1972) estableció que el período embrionario se extiende desde la concepción hasta el final de la etapa de diferenciación, aproximadamente a los 42 días de gestación, y que el período fetal va desde el día 42 de gestación hasta el nacimiento. Si la pérdida de gestación ocurre antes del reconocimiento materno (días 16 a 19) es considerada como muerte embrionaria temprana. Si ocurre entre el reconocimiento materno y el momento en que comienza la organogénesis (alrededor del día 42) se denomina muerte embrionaria tardía, y por último si la pérdida de la gestación es posterior al día 42 se llama muerte fetal o aborto. En base a estos argumentos técnicos, el término "microaborto" NO EXISTE. Hemos escuchado con mucha frecuencia esta palabra mal empleada, mal aplicada, que deberá de erradicarse.

Las mayores pérdidas gestacionales ocurren antes de los 45 días de gestación tanto en bovinos de carne como de leche. El mayor número de pérdidas embrionarias se produce antes del día 16 de la concepción.

Con el fin de explicar detalladamente las pérdidas que se producen desde la concepción hasta los primeros 90 días de gestación se propone separar este lapso en cuatro periodos. El primer período ocurre durante la primera semana después de la concepción, con la muerte del embrión temprano, particularmente en determinadas condiciones ambientales y hormonales. En general, entre el 20 y el 50 % de las vacas experimentan pérdidas en este momento. El segundo período, va desde los días 8 a 27, abarca el alargamiento del embrión y el período clásico de "reconocimiento materno de gestación", con pérdidas promedio del 30% pero con variaciones de entre 25 a 41%. El mantenimiento del cuerpo lúteo (CL) se produce por la señal embrionaria interferón-tau que inhibe la liberación de prostaglandina por parte del útero y así evita la regresión del CL. El tercer período es durante el segundo mes de gestación, y va desde el día 28 a 60, con pérdidas aproximadamente del 12%. Por último, un cuarto período durante el tercer mes de gestación representa una pérdida del 2%, en comparación con los tres primeros períodos, pero puede ser elevado en algunas vacas, en particular en las que llevan gemelos en el mismo cuerno uterino.

Está demostrado que las pérdidas de gestación en el bovino son de origen multifactorial y por lo tanto deberían ser consideradas como un síndrome. En algunos casos es necesaria una combinación de factores, es decir, la interacción entre ellos para que se produzcan la pérdida de gestación y en otros casos pueden actuar en forma independiente. Además, puede transcurrir un intervalo de tiempo largo entre la exposición a la causa del aborto y la observación del mismo. Las causas infecciosas o no infecciosas que interrumpen la preñez provocan severas pérdidas. Por ello es fundamental la identificación de las fallas reproductivas para efectuar un adecuado control. El desarrollo de métodos eficientes de diagnóstico veterinario convencionales permite identificar del 30 al 50 % de las causas de pérdidas reproductivas, siendo las causas infecciosas las más frecuentes.

Agentes infecciosos: Las enfermedades infecciosas pueden afectar al sistema reproductivo, teniendo un efecto directo sobre el embrión, esto incluye infecciones que resultan en muerte embrionaria temprana, y aquellos que infectan en estadios más avanzados del feto o la placenta. También pueden tener efectos indirectos sobre la supervivencia del embrión, esto incluye infecciones sobre la función uterina y aquellos que infectan el componente materno de la placenta, dando como resultado la muerte del embrión o muerte fetal con aborto.

Causas infecciosas; Campylobacter fetus, Tritrichomonas foetus, Virus de la diarrea viral bovina (BVD), Rintraqueitis infecciosa bovina (IBR), Neospora caninum, Brucella abortus, Histophilus somni.

Causas no infecciosas: factores genéticos, estrés calórico deficiencias nutricionales deficiencias endocrinas, traumas, factores tóxicos, disfunción placentaria, gestaciones gemelares.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...