19 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas la Laguna

Normatividad agropecuaria

AGUSTÍN CABRAL MARTELL
domingo 27 de enero 2019, actualizada 9:00 am


LOS NUTRIENTES

Son químicos que provienen del exterior de una célula y que son los que ésta necesitará para poder desplegar sus funciones vitales. Son absorbidos por la célula y transformados a través de un proceso metabólico de biosíntesis, (anabolismo), o, mediante degradación, para obtener otras moléculas.

De todas las sustancias que se encuentran compuestos los alimentos, los nutrientes, son los que más activamente participan en las reacciones metabólicas. El oxígeno, el agua y los minerales son los nutrientes básicos que consumen y necesitan las plantas para vivir, en tanto, los seres humanos y los animales se alimentarán a través de vegetales y de otros animales.

Los nutrientes son aquellas sustancias que los seres vivos necesitan para mantener el organismo vivo y saludable. Pueden obtenerse a partir del consumo de otros seres vivos, u organismos consumidores, o pueden ser producidos por procesos que genera el propio organismo, siendo esta última situación típica de los organismos autótrofos (bacterias y vegetales).

Energía, y asistencia en el cumplimiento efectivo de algunas funciones del organismo muy relevantes son las tareas fundamentales de los nutrientes. Se destacan las grasas, carbohidratos, vitaminas y proteínas. Entre las sustancias que integran los nutrientes consumidos por los seres vivos y que no cuentan con una capacidad fotosintética (no son plantas) se cuentan: las vitaminas, lípidos, proteínas y glúcidos.

Los seres humanos toman los nutrientes del reino animal y vegetal, ya que no son capaces de producirlos. La dieta del hombre ha variado a través del tiempo donde los procesos ambientales, sociales y las costumbres, entre otras, fueron modificando la dieta que consumía. Actualmente las posibilidades que existen de nutrientes, permite una alimentación variada.

Existen personas que no encuentran el equilibrio en la ingesta de nutrientes y caen en una enfermedad muy común en estos tiempos y peligrosa por las consecuencias que puede tener, como es el caso de la obesidad.

Ahora bien, dependiendo de la función que ejerzan en las funciones metabólicas, los nutrientes podrán ser clasificados en dos grandes grupos, los esenciales (son de vital importancia para el organismo, pero este no los puede sintetizar sino que los toma del medio ambiente en el que vive) y los no esenciales (no son vitales y en algunas situaciones pueden ser sintetizados a través de moléculas precursoras).

En tanto, nos podremos encontrar con otro tipo de clasificación que se realiza de acuerdo a la cantidad necesaria que requieren las células y así nos encontramos con los macronutrientes (necesarios en grandes cantidades por día, tal es el caso de las proteínas y que constituyen las mismas la base de cualquier dieta) o los micronutrientes (aquellos necesitados pero en muy pequeñas cantidades y que suelen actuar como reguladores de los procesos energéticos).

Y también, la función que desempeñan nos habla de energéticos (sirven para obtener energía y que el organismo pueda desplegar sus funciones necesarias, grasas, glúcidos y proteínas), plásticos (forman la estructura del organismo y facilitan su crecimiento, tales como glúcidos, lípidos, minerales, proteínas) y reguladores (controlarán las reacciones químicas del metabolismo, tales como el sodio o el potasio).

Por otro lado, Los nutrientes energéticos, proteínas, hidratos de carbono y lípidos se consideran de este modo porque son plausibles de oxidación para aportarle energía al organismo, mientras tanto, las vitaminas y los minerales no aportan energía sino que su función primordial es la regulación de las reacciones metabólicas y en algunos casos, tal es el del calcio, disponen de una función de tipo estructural.

Lo normal es que los hidratos de carbono y las grasas disponen de una función por excelencia que es la de servir de energía al organismo. Los hidratos proveen una energía que se utiliza de manera inmediata o que puede reservarse, en tanto, las grasas se destacan por ser energía de reserva. A las proteínas les cabe la responsabilidad de formar y reparar las estructuras de los tejidos que así lo demanden y por supuesto no pueden ser tomadas como una aportación de energía.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...