Cultura
EL SIGLO DE TORREÓN Lunes 18 de dic 2017, 9:17am ... Anterior 1 de 2 Siguiente ...

La huella del gran cuentista

Un año. El escritor mexicano Guillermo Samperio murió en diciembre del 2016, por un paro cardiorrespiratorio, a la edad de 68 años, dejando más de 50 libros publicados en casi todos los géneros.

TORREÓN.-
Guillermo Samperio fueforjadorde generaciones de narradores

"Estudié bien el género y me puse a escribir", confesó alguna vez Guillermo Samperio sobre el cuento, que supo cultivar desde la ficción y los manuales, dejando obras como "Después apareció una nave. Recetas para nuevos cuentistas" y "Cómo se escribe un cuento. 500 tips para nuevos cuentistas del siglo XXI".

A un año de su muerte, Samperio es recordado como uno de los mejores cuentistas mexicanos de la segunda mitad del siglo XX y forjador de varias generaciones de narradores mexicanos y extranjeros.

Originario de la Ciudad de México, fue hijo del músico William Samperio y publicó su último libro en 2015, titulado "Maravillas malabares", para superar las 50 publicaciones, entre cuento, novela, ensayo, literatura infantil, poesía y crónica.

De acuerdo con la Enciclopedia de la Literatura en México, su obra se ha traducido al francés, inglés, rumano y vietnamita.

También fue guionista y productor de los programas "La Literatura Hoy" de Radio Educación, y "Noticiero Cultural", del Instituto Nacional de Bellas Artes, misma institución donde fue director de Literatura.

En 1977, con el libro de cuentos "Miedo ambiente", fue merecedor del Premio Casa de las Américas. Un año después sus historias serían descritas por Guillermo Sheridan como narraciones ágiles, cachondas, ingenuas, donde se demuestra "bajo el disfraz de lo político y la evidencia del sexo, su necesidad de vencer el miedo al ambiente", destaca el sitio "nexos.com.mx".

UN REFERENTE DE LAS LETRAS MEXICANAS

Sobre el Material de Lectura de su obra, realizado por Cultura UNAM, el escritor Hernán Lara Zavala señaló que su narrativa se regía por lo extraño, lo extraordinario y lo humorístico, con cuentos que podían ser breves o extensos, realistas o fantásticos, paródicos o dramáticos, pero en todos "priva una manera inimitable de percibir el mundo".

Mientras que para la narradora Silvia Molina, sus cuentos impulsan al lector a reírse de sí mismo, para que se vea reflejado, pensado y metamorfoseado, "en todos esos actos que él pone allí, en su escritura, y que nos respaldan como seres humanos, en todos esos actos que nos conforman y nos muestran la vida".

En "Después apareció una nave", Samperio sostenía que cualquier persona de cualquier edad podía escribir cuentos, ya que guardaban historias de distintos tipos; lo único que necesitaba eran herramientas literarias para descubrirse escritor.

Así, a través de una guía donde combinaba lo histórico y lo teórico, herramientas que sólo utilizaba para acercar los recursos literarios, ejemplificaba con ejercicios sencillos y prácticos.

Guillermo Samperio, quien prefería el cuento que la novela, comentó en una ocasión las ventajas de los libros de cuentos, a modo de sugerencia para los editores, "trae 25 historias, y cada una con una enseñanza humana para el lector, mientras que en una novela se tiene que aventar 30 páginas para encontrar la enseñanza".

Entre sus obras, destacan "Gente de la ciudad", "Miedo ambiente y otros miedos", "La mujer de la gabardina roja y otras mujeres", entre otras.

A causa de un paro cardiorrespiratorio, Samperio murió a los 68 años de edad, el 14 de diciembre de 2016, cuando estaba por publicar la novela "Vosotros, los mismos".

LA VOZ DE SUS AMIGOS

"Es el caso de Guillermo Samperio a quien se le identifica con Arreola, Monterroso, Cortázar y Borges, pero que a lo largo de los años ha logrado consolidar un complejo e inquietante universo narrativo mediante su prolífica y original obra", dijo el escritor Hernán Lara Zavala.

Consideró que Samperio es el tipo de escritor que cultiva lo fantástico, lo prodigioso, lo original, lo extraño y lo sobrenatural, y aunque posee en su haber cuentos realistas, siempre están narrados desde una perspectiva irónica y humorística, con una visión oblicua y desconcertante que hace que hasta lo más banal resulte extraño.

"No lo puedo comparar con un artista como Julio Cortázar, Carlos Fuentes o Mario Vargas Llosa, más bien me gusta compararlo como Dostoyevski, como Poe, como Van Gogh, Rimbaud, Jim Morrison y John Lennon, de quien tenía un tatuaje en el brazo. No es un buen escritor, es un gran escritor y su nombre para mí quedará grabado en mi memoria y en mi gusto literario".

De acuerdo con el novelista, cuentista, ensayista, editor y catedrático mexicano, estamos ante un maestro consumado de la narración breve que va desde la novela corta o relato hasta el minicuento o ficción súbita.

"Guillermo era un gran artista, percibía el mundo a través de los ojos del arte y muy particularmente de la escritura, aunque sé que le gustaba dibujar, la caligrafía y la música. Era un artista a la vieja usanza".

La escritora Silvia Molina, dijo además sobre Guillermo Samperio:

"Tenía el don para darle vida a los objetos, los insectos, los seres humanos, conservó la picardía, la mirada llena de chispa sobre el mundo y ese espíritu bromista y juguetón que está presente en su obra y le da a su literatura ese sello samperiano de ironía e intensidad, atrevimiento, diablura, autonomía y canto a la vida".

Para la narradora y editora, su literatura se fue haciendo cada vez más personal, inventiva, perfeccionista, llena de experimentos narrativos y atrevimientos verbales.

"Buscó siempre un oficio cada vez más suyo, mantuvo una escritura limpia, reflexionó sobre el universo, desentrañó la escritura, el lenguaje, la creación, la historia, los artefactos".

Agregó que sus textos nos enfrentan a la existencia, reflejan su curiosidad y nos invitan al juego de la vida y el arte, además de que "en el inventario samperiano podemos incluir la crítica a nuestra sociedad y a nuestra cultura".

Su huella en Torreón

En 2012, y durante más de un año de trabajo literario con el escritor mexicano Guillermo Samperio, un grupo de escritores laguneros publicó con el Instituto Coahuilense de Cultura el libro Imaginaria Laguna, con cuentos de autores como Norma Gómez, Sergio Ríos, María Caliano, Guadalupe Castro, Fernando Martínez Sánchez y José Luis Urdaibay, entre otros, edición que contó además con ilustraciones de algunos integrantes del taller de gráfica El Chanate. Un libro de cuentos de narraciones breves, con pocos personajes que describen una sola anécdota, y que fue trabajado bajo la dirección del maestro Samperio, quien impartió además varios talleres en la región, logrando impulsar generaciones de autores locales.



La huella del gran cuentista

Un año. El escritor mexicano Guillermo Samperio murió en diciembre del 2016, por un paro cardiorrespiratorio, a la edad de 68 años, dejando más de 50 libros publicados en casi todos los géneros.

La huella del gran cuentista

Legado. Un año antes de su muerte el escritor mexicano había publicado el libro Maravillas malabares, colección Letras Hispánicas.

La huella del gran cuentista

Géneros. Samperio fue autor de novelas como Anteojos para la abstracción, que contó con doce dibujos de Fernando Leal Audirac.

La huella del gran cuentista

Fronteras. La obra de Samperio fue además incluida en múltiples antologías del país y el extranjero y traducido a varias lenguas.


Etiquetas: cultura

Más de Cultura

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT