22 de febrero de 2019 notifications search
menu
Cultura

ES MEJOR LA TERNERA QUE LA VACA, Y EL CABRITO QUE EL CABRÓN

El Quijote I, 2

J.A García Villa
sábado 16 de septiembre 2017, actualizada 11:20 am


Sin el acompañamiento aún de Sancho Panza, don Quijote de la Mancha inició su primera salida en busca de aventuras "una mañana, antes del día, que era uno de los más calurosos del mes de julio". Creía que su presencia hacía falta en el mundo "según eran los agravios que pensaba deshacer, tuertos que enderezar, sinrazones que enmendar, y abusos que mejorar, y deudas que satisfacer".

[Por cierto, en numerosas ocasiones Cervantes hace referencia a la tarea que se impuso don Quijote de enderezar o desfacer -deshacer- tuertos, es decir, corregir cosas chuecas, pero jamás dice "entuertos", que es otra cosa, como escribe la inmensa mayoría de los que hacen referencia al punto, aun no pocos de los que se dicen cervantistas].

Bien, durante toda esa inicial jornada el célebre manchego cabalgó sumido en sus pensamientos "sin acontecerle cosa que de contar fuese". Hasta que al anochecer y muerto de hambre, pues "en todo aquel día no se había desayunado", llegó a una venta o posada del camino que a él le pareció era un castillo.

Al pedir algo de comer, como ese día "acertó a ser viernes" le dijeron que "no había en toda la venta, sino unas raciones de un pescado que en Castilla llaman abadejo, y en Andalucía bacallao, y en otras partes curadillo, y en otras truchuela".

Cuando don Quijote oyó "truchuela" creyó, erróneamente, que se trataba de truchas pequeñas o jóvenes. Por lo cual respondió que varias truchuelas serían el equivalente a una trucha, con la ventaja de "que podría ser que fuesen como la ternera, que es mejor que la vaca, y el cabrito que el cabrón".

En su nota a este pasaje, don Francisco Rodríguez Marín dice que "don Quijote por lo visto ignoraba" que la palabra truchuela había tenido su origen en "trechuela", voz derivada de trechar, que es "abrir y salar sardinas, curándolas después al aire".

De cualquier manera la frase, sin duda creación de Cervantes, se emplea para hacer notar que lo tierno o joven suele ser mejor que lo ya endurecido o viejo. En particular si se trata del cabrón.

@jagarciavilla

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...