LA TOMA DE TORREÓN

Columnas la Laguna DR. JESUS G. SOTOMAYOR GARZA (CRONISTA DE TORREÓN)

Este dos de abril del año en curso se celebra el CVII de la considerada como una de las cinco batallas más importantes de la revolución mexicana, juntamente con las de Zacatecas, Ciudad Juárez, Orendain y Celaya, la cual fue debidamente preparada por el brazo armado de la revolución  el general Francisco Villa, la que prácticamente dio inicio el  16 de marzo de 1914 con el traslado de las tropas por ferrocarril hasta Yerno, Durango, concluyendo tan importantísima acción bélica el 2 de abril  del año en cita, con el retiro de las tropas federales de esta gran ciudad de Torreón.

La división del Nazas al mando del general J. Refugio Velasco contaba con 10000 hombres, 12 piezas de artillería, dos baterías de  80 MM y una de 75 MM y 24 cañones, recibiendo en el transcurso de la batalla a 6500 hombres más por lo que el total fueron 16500 elementos, mientras los revolucionarios eran 8200 hombres y 29 cañones  y ametralladoras al inicio de la batalla, después se le unieron escasas tropas de varias brigadas revolucionarias, pero siempre estuvieron en desventaja en el número de tropas y armamento con las tropas federales.

Al ser designado el ingeniero don Andrés L. Farías como presidente municipal, por Francisco Villa, de inmediato a instancias del gran revolucionario se dispuso la construcción de la presidencia municipal la cual se ubicaba en la avenida Matamoros y las calles Galeana y Ramón Corona, lográndose la colocación de la primera piedra y fuera concluida desafortunadamente hasta el año de 1922, siendo presidente municipal el general don Celso Castro. De igual manera a iniciativa del rayo flamígero de la revolución, tal y como lo llamara el poeta José Santos Chocano, se dispuso la construcción del gran monumento al inmortal Benito Juárez García el cual fue construido en la plazuela Juárez hoy plaza mayor y es considerado como un gran monumento arquitectónico que sobresale en todo México.

De igual manera Villa dispuso la construcción de un mercado por la avenida Allende y las calles Galeana y Ramón Corona, el cual se construyó y fue de gran utilidad del pueblo torreonenese que vivía en tal área, este centro de abastos en el año 2010 fue derrumbado para darle paso a la nueva presidencia municipal, el mismo dio servicio a los torreonenses por espacio de nueve décadas. Así mismo con la gran visión del revolucionario al conocer de la dificultad de pasar rumbo a Gómez Palacio y Lerdo Durango por las avenidas del Río Nazas, ordenó se hiciera un proyecto para construir un puente, afirmado algunos historiadores que se colocó la primera piedra a la altura norte de la calle Juan Antonio de la Fuente, la que se colocó con la presencia de alumnos de la "Escuela del Centenario" a los que les obsequió un sombrero tejano marca stetson. 

Debido al panorama higiénico que se observaba en toda la joven gran ciudad  de Torreón, al entrar las tropas revolucionarias al mando del general Francisco Villa, en donde las calles se encontraban con toda clase de basura orgánica e inorgánica, el jefe revolucionario ordenó mediante avisos en las esquinas de las calles que todos los habitantes de las casas deberían de asear sus hogares, las banquetas  y la calle, teniendo hasta el 5 de abril para hacerlo pues en caso contrario serían multados con cien pesos. Como es de advertirse la toma de Torreón no solo representó un gran triunfo revolucionario, sino que la misma para nuestra ciudad de Torreón representó un gran avance en su progreso.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA