Qué bueno y qué malo

Columnas Social JOSÉ LUIS HERRERA ARCE

Si tuviste un padre que te daba todo has de haber dicho: ¡Qué bueno!; si ese padre te echó a perder, entonces se podrá decir; ¡Qué malo! Lo bueno y lo malo depende del punto de vista en que lo mires. Cuántos niños hay que tienen una niñez privilegiada y nunca les enseñan a ser responsables en su vida, o a trabajar; en la edad adulta, al primer problema sucumben y no son capaces de resolver sus necesidades. Cuántos hay que quiebran las empresas heredadas y se vuelven problema para los que están a su alrededor. Lo bueno se convirtió en malo.

También sucede con el niño que adulan demasiado. Al enfrentarse a iguales en su edad adulta y no responder al nivel de adulación, se vendrá abajo ante las críticas y no podrá enfrentar la realidad de estar al nivel. Lo bueno se convierte en malo.

Si eres lector de biografías, sabes muy bien que muchos que carecen de todo, desde niños aprenden a enfrentarse a las adversidades y a solucionar problemas; por si mismos escalan las posiciones, llegan a triunfar. Una vida de carencias se convierte en una de abundancia. Hay personas que se levantan varias veces en su vida, porque están acostumbrados a vencer adversidades. Lo malo se convirtió en bueno.

Según recuerdo, de Rockefeller me contaron que su padre, quien los abandonó dejándolos en la miseria, le dio dos lecciones: una noche se puso a jugar cartas con el niño y lo hizo perder todos sus ahorros. Por más que le lloró, no le fueron devueltos. Le enseñó a no jugar. La segunda lección fue el regalo de un cuaderno de contabilidad para que anotara sus entradas y salidas. Lo disciplinó en sus gastos. Lo malo se volvió a convertir en bueno.

Más cerca de nosotros está Benito Juárez. De niño tomo la decisión de huir de su tío, tal vez por miedo a la reprimenda. Claro que fue protegido por su hermana, una buena familia, un sacerdote; más supo aprovechar las oportunidades y en cierto momento a oponerse a los deseos que tenía su padrino a que fuera cura. Debió de haber tenido un carácter muy fuerte para tomar las decisiones que tomó en su vida. Sin eso, no hubiese podido soportar la persecución de los conservadores ni haber mantenido el poder como lo hizo. Lo malo se vuelve a convertir en bueno.

Son dos botones de muestra y la podemos confrontar con las historias de las familias reales europeas; la borbónica, por ejemplo, que heredándolo todo, no supieron estar a la altura. Toda la plata de américa la perdieron en sus guerras que no les redituaron nada, para acabar perdiendo el continente. Lo bueno se convirtió en malo.

Los conquistadores, sobre todo aquellos que más brillaron, son los que se enfrentaron a circunstancias adversas y lograron ennoblecer sus apellidos y lograr la riqueza. Lo malo se convirtió en bueno.

Los reyecitos siempre fueron unos malagradecidos.

Ahora está de moda repartir dinero a diestra y siniestra, que es lo bueno; y restringirlo en programas que ya existían y eran importantes para el país, como el de la investigación y el de las artes; que malo. Ahora depende de un hombre darlo; que malo. Se han atacado a las instituciones que antes otorgaban las becas; otra vez malo.

Necesitamos más inversiones: que bueno. Necesitamos resolver la creación de empleos. Pero ahuyentan al inversionista con todas estas leyes que intentan promover en contra de las inversiones ya hechas: aeropuerto, cervecería. Que malo.

Para repartir dinero hay que tener de donde sacarlo, y la manera son los impuestos. Si no hay nuevos negocios, o inversionistas, si los que existen no crecen, ¿de donde van a sacarse los nuevos impuestos para repartirlo entre los pobres?

Por el camino que llevamos, a la gente se le está acostumbrando a que le den; y a exigir a que se haga. Cuando no se pueda seguir distribuyendo porque se acabó, el dinero que se mueve no es productivo, ¿Qué va a suceder?

A los españoles se les fue la plata y el oro por el desagüe.

Hoy ni siquiera se extrae tanto oro y plata.

Que tanto lo bueno es bueno y que tano lo malo, malo.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA