Llamado a gobiernos y actores políticos y sociales

EDITORIAL JULIO CÉSAR RAMÍREZ

El país enfrenta el momento más complejo y difícil de la pandemia desde que ésta tocó suelo mexicano. Los casi dos millones de contagios y las más de 178 mil defunciones a causa del COVID-19, presentan un panorama desolador en la escena pública nacional. La crisis económica, que ha dejado a muchas personas sin empleo, y la situación de inseguridad en el país, colocan en grave riesgo la vida de millones de connacionales. Es por esto que organizaciones civiles y sociales de varios estados, así como sindicatos, hacen un llamado a los partidos, actores políticos, instituciones electorales y a los gobiernos, a valorar este momento de la pandemia del coronavirus y suspender las actividades multitudinarias o cualquier otra que ponga en riesgo la salud de las personas.

El proceso electoral en marcha y la movilización política a su alrededor, coloca en serio peligro a muchas personas, en especial a la ciudadanía que participa abiertamente dentro de los partidos políticos o en la organización del proceso y jornada de votación prevista para el 6 de junio.

Es un llamado a todos los actores políticos, instituciones electorales y gobiernos en sus tres ámbitos, a actuar con responsabilidad y colocar en primer lugar el interés colectivo de la nación: la salud de la ciudadanía, reiteran las organizaciones firmantes, entre ellas Servicio, Desarrollo y Paz, Convergencia de Organismos Civiles, Sección 22 SNTE-CNTE, Puente a la Salud Comunitaria y Servicios para una Educación Alternativa.

A las firmas se agregan Centro de Derechos Indígenas "Flor y Canto", Tequio Jurídico, Propuesta Integral para la Sustentabilidad, Centro de Estudios Sociales y Culturales "Antonio de Montesinos", Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo y Grupo de Estudios de la Mujer "Rosario Castellanos", entre otros.

El jueves 18 de febrero se reportaron 9,099 nuevos casos y 1,047 nuevos decesos. El total de recuperaciones -estimadas- era de 1,577,838, las defunciones -confirmados acumulados- 178,108, los casos positivos -confirmados acumulados- 2,022,662 y los casos activos confirmados 51,737 a nivel nacional, según la Base de Datos Abiertos-Dirección General de Epidemiología.

Es evidente que esta emergencia sanitaria ha rebasado las capacidades institucionales del gobierno en sus diferentes ámbitos. La contingencia presenta también un gran desafío a la respuesta y el comportamiento de la sociedad. En este momento, más que señalar culpables se debe actuar con responsabilidad, con sentido ético y con ánimo de colaboración para sacar al país adelante de este peligroso trance.

Hay sectores de la sociedad civil, los medios de comunicación y la academia que están proponiendo una revisión de la estrategia nacional de salud para hacer frente de mejor manera a esta grave crisis. Estos son esfuerzos que tienen que sopesarse de manera positiva y valorarse con un sentido constructivo. El momento exige observar de manera profunda las acciones que habrán de realizarse en un futuro inmediato para detener esta ola de muerte.

Sin embargo, también se observa que esta pandemia ha sido utilizada por diversos actores políticos para saldar deudas y añejas rivalidades. La epidemia, que para muchos hogares ha traído luto y desesperación, para algunos institutos políticos, partidos e incluso gobiernos, ha sido motivo perfecto para posicionarse políticamente, dejando de lado las demandas más sentidas de la sociedad.

Es sumamente importante que se garantice la salud, la seguridad y la vida de las personas que intervienen en el proceso electoral en marcha. Se observa que muchos actores políticos, en el afán de conseguir posiciones públicas o escaños, colocan en un estado de desprotección a los ciudadanos y ciudadanas de a pie, que son quienes padecen las consecuencias de estas acciones irresponsables.

Es por ello que quienes suscriben dicho documento, llaman a hacer una valoración real de este momento y tomar acciones como la suspensión de actividades multitudinarias, o cualquiera otra que ponga en riesgo la salud de las personas.

Y hacen un llamado enérgico a revisar la estrategia y ponderar seriamente las mejores salidas posibles para evitar el aumento de fallecimientos.

El llamado es para todos los actores políticos, instituciones electorales y gobiernos, en sus tres ámbitos, a actuar con responsabilidad, colocando en primer lugar el interés colectivo de la nación: la salud de la gente.

@kardenche

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA