Arenitas del Nazas

EDITORIAL JULIO CÉSAR RAMÍREZ

Del olvido recuperó Juan Antonio Martínez Morales las historias. Pensó que recontando las vivencias renacerían en el alma de quien escucha, enalteciéndolas. Le sucedió en el año 2006, cuando convino interpretar, sobre la base de una partitura original, la canción Arenitas del Nazas, de Prócoro Castañeda Casales, borrada de la memoria lagunera por muchas décadas. Tan ovacionado fue en el Segundo Congreso de la Biósfera realizado en Torreón en aquellos días, que le dio la pauta para indagar la vida de su creador.


Con tal emoción llegó cada hallazgo, que lo condujo a conocer a la familia descendiente y a camaradas sobrevivientes, con quienes pasó jornadas enteras incursionando en archivos documentales, anécdotas y textos completos de obra musical.

Juntos encaminaron la biografía del violinista, intérprete, autor, promotor, sindicalista de filarmónicos "Pro Arte y Trabajo", profesor, director de orquesta y hasta regidor del Ayuntamiento de Torreón, siempre ocupado en elevar las condiciones de vida del gremio, de los años veinte del siglo pasado en adelante.

Averiguó del nacimiento en aquel Cuencamé de 1899, a la partición de la familia humilde en tiempos de la revolución armada que lo trajo muy joven a Torreón, en el '16, violín en mano y la maleta llena de voluntad para encontrar espacio en los grupos musicales de la población desconocida.

Innumerables andanzas conoció Prócoro Castañeda antes de desembocar en la creación de la primera orquesta sinfónica de La Laguna en 1926, antes, por cierto, de la Orquesta Sinfónica de México.

De allá viene la obra musical, nunca grabada, rebosante de partituras de polkas, vals, fox trot, marchas, jazz, pasodoble, tango, mambo y rocanrol, con las que animaban nacimientos, quince años, noviazgos, bodas y todo tipo de alegrías e infortunios de la cultura popular de los bisabuelos laguneros.

Arenitas del Nazas es un fox trot que Prócoro Castañeda compuso, para piano y canto, a inicios de los años treinta del siglo pasado, cuando los músicos de la comarca padecían grave desempleo. Y en 1932, con motivo de los festejos del 25 aniversario de la ciudad de Torreón, lo presentó con gran éxito en el Teatro Isauro Martínez, el 14 de septiembre de ese año. La composición fue el tema musical de la revista lírica Luces de La Laguna.

Algo nunca visto. Del 14 al 23 de diciembre de 1936, los maestros de talla internacional Julián Carrillo -autor del polémico Sonido 13- y Alberto M. Alvarado, se presentaron dirigiendo a la Orquesta Sinfónica "Torreón" del Sindicato de Filarmónicos "Pro Arte y Trabajo", a instancias de Prócoro Castañeda, que había cultivado su amistad. "Nunca en la historia de Torreón se ha presentado un acontecimiento tan particular, ya que los dos maestros intercambiaron las batutas para dirigir a la Sinfónica, aún dirigida por el maestro J. Refugio E. Aguilar." Todo en el Casino Filarmónico, ubicado en Iturbide y Falcón.

Eran los tiempos del Reparto Agrario en La Laguna y el inicio de la construcción de su brazo hidráulico, la gigantesca presa "Lázaro Cárdenas", sobre el imponente río Nazas.

José Prócoro de Jesús Castañeda Casales murió el 30 de mayo de 1980, en la ciudad de Los Ángeles, California, muy lejos de su nativa Cuencamé y alejado también de Torreón, su tierra adoptiva, a la que contribuyó en forma sobresaliente con su trabajo y obra musical.

Un disco y un libro dio a luz Juan Antonio Martínez "Pichi" con tal investigación en 2007, titulado "Arenitas del Nazas. Prócoro Castañeda Casales. 1899-1980", que, por supuesto, le inspiraba para el rescate vivencial de los músicos más antiguos que dio La Laguna, como Carlos Yllescas, J. Refugio E. Aguilar, Rafael Carmona Ojeda, entre otros, maestros algunos de aquel Prócoro de Arenitas del Nazas, Amor Mío, Vuélveme a Besar, Muchachita Linda, enraizados en lo más profundo de la comarca.

En julio del 2006 -narra "Pichi" en su libro-, ya en el Segundo Congreso de la Biósfera en Torreón, "Raúl Jáquez en el acordeón y voz, y yo en la guitarra, tocamos Arenitas del Nazas. Recibimos muchos aplausos y comentarios muy estimulantes por contribuir en el rescate de nuestra música, ya que esta pieza, que fuera escrita en 1932, no se había vuelto a escuchar en mucho tiempo, es probable que por más de cincuenta años."

Juan Antonio Martínez Morales, músico e investigador musical egresado de la Escuela Nacional de Música de la UNAM, labora ahora en la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán.

@kardenche

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA