EDITORIAL
Gilberto Serna Viernes 28 de feb 2003, 11:22am ... Anterior 3 de 8 Siguiente ...

La ley del embudo


El ex Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, fue detenido para que compareciera ante la Procuraduría General de la República. Se encontraba esta semana rindiendo su declaración ministerial como presunto responsable de lograr información protegida por el secreto bancario. En estos días de campañas electorales se usa un slogan de “quítele el freno al cambio” obviamente pidiendo se vote por los candidatos blanquiazulados. Lo cierto es que ese famoso cambio sólo se nota en que la figura del mandatario dejó de ser un mito para convertirse en un ser de carne y hueso. Aquellos Presidentes que antaño daban la apariencia de no tener necesidades fisiológicas, que no enfermaban nunca, que a pesar de las extenuantes como inútiles giras por la República no sentían fatiga, que con las narices arriscadas daban la impresión de andar oliendo un estercolero, se han extinguido -como ocurrió con los dinosaurios que un feliz día desaparecieron de la faz de la Tierra-.

En lo demás seguimos igual. Decían los clásicos que para muestra basta un botón. En estos días el ex titular de la CNBV, señor Eduardo Fernández García, acusó a la PGR de ocultamiento de pruebas vinculadas al caso de Amigos de Fox y de tergiversar (léase: falsear) las investigaciones, así como de localizar y destruir información que comprometiera en lavado de dinero a los Amigos de Fox. Debe presumirse que, suponiendo sea verdad, si la dependencia oficial lo está haciendo obviamente es para proteger al Presidente. Lo grave del asunto es que cuando no había democracia en este país era práctica común que se hicieran estas cosas y muchas más que no viene al caso mencionar. La democracia no se agota con sacar un Presidente y meter a otro de diferente partido. Las manos limpias son un ingrediente importante. Igual la aplicación estricta de la ley sin parcialidades ni trapacerías.

De lo poco que se alcanza a ver por encima de la polvadera que levantó esta trama puede fácilmente llegarse a la conclusión de que no ha sido abrogada la ley del embudo. Está tan vigente como en el reciente pasado. Y tal aseveración pone en entredicho que estemos viviendo en un Estado de Derecho. Es cierto, suponiendo lo sea, que hicieron mal quienes ilegalmente extrajeron información bancaria. Por eso, alguno de los que formaban el círculo íntimo de los Amigos de Fox han presentado una denuncia ante la PGR por violación al secreto bancario en contra de Eduardo Fernández, de varios supervisores y algunos empleados bancarios. Lo que llama la atención es que esa denuncia haya caminado en tanto la que involucra a los Amigos de Fox, todo parece indicarlo, se encuentra atorada.

Ante la ley todos somos iguales aunque, como una verdad de perogrullo, en este país unos son más iguales que otros. La justicia cuando no es pareja deja de serlo para convertirse simplemente en venganza. Esto es desconsolador cuando no trágico.

Esta manera de hacer pone en duda la seriedad de todo un régimen. No es de personas de bien actuar como si se tratara de una banda de marrulleros. El que obtuvo la información de las cuentas, quien haya sido, obró indebidamente y lo hizo con evidentes propósitos políticos de desprestigiar a Vicente Fox; en vez de ocurrir ante las autoridades la entregó con fines publicitarios o económicos a uno o varios partidos políticos que, como mujeres pindongas que están a punto de ser atacadas, pusieron el grito en el cielo. Después de todo es una falta de poca monta a la que, en clara represalia, ahora le quieren agregar la de lavado de dinero con el indiscutible propósito de que el detenido no tenga derecho a obtener su libertad bajo fianza.

Lo que está grave es que la institución gubernamental encargada de la procuración de justicia, actuando como si se tratara de un despacho de abogados rábulas, esté, si es que lo está, fabricando transgresiones a la ley y aparentemente manipulando las averiguaciones a su cargo. No se olvide que la Procuraduría, por esencia, debe ser una institución de buena fe.


Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT