Finanzas Wall Street Mercados financieros Empleo tasas de interés

Columnas

Negocios, vida privada y celular

Contexto Lagunero

Uso de celulares. (ARCHIVO)

Uso de celulares. (ARCHIVO)

JUAN MANUEL GONZÁLEZ CERDA

En esta era digital, los teléfonos celulares llamados "inteligentes" se han convertido en una espada de doble filo, ofrecen información sin límites al alcance de nuestros dedos y silenciosamente nos atrapan en una sobre dependencia de ellos. Erosionan nuestro bienestar mental y afectan nuestras relaciones más apreciadas. Si dependemos del celular en extremo, podemos empezar a dejar de usarlo redescubriendo conexiones personales significativas con nuestros semejantes en nuestra profesional y personal.

Recientemente se condujo un experimento en donde los participantes dejaron de usar su celular por la tarde noche y lo volvieron a usar a la mañana siguiente. Al día siguiente, ellos mostraron sus pensamientos, emociones y comportamientos. Algunos tomaron su celular de inmediato y hasta con pánico, otros se mostraron irritables o frustrados por no haber podido atender sus llamadas o mensajes al momento de recibirlos.

Otros se pusieron nerviosos por no ser capaces de ubicar direcciones sin su gps y otros sintieron la urgente necesidad de usar sus celulares para no sentir que se estaban perdiendo de algo.  Pero, al mismo tiempo, muchos se sintieron liberados notando muchas cosas a su alrededor y disfrutando la libertad de no tener que atender correos electrónicos de trabajo por la tarde noche. Con el experimento, todos aprendieron algo sobre sí mismos. 

Más de la mitad de los pobladores del mundo tiene celular, estos dispositivos evolucionaron de un lujo a una necesidad, profesionalmente, nuestros celulares son vitales para la comunicación, el acceso a la información, para el aprendizaje y el desarrollo, para las operaciones de negocios, los viajes y nuestras relaciones con los demás. Sin duda, los celulares nos brindan muchos beneficios en nuestro trabajo y en la vida privada.

En la vida privada, los celulares nos facilitan conexiones sociales, entretenimiento, noticias y un vasto contenido digital personalizado. Sin embargo, estudios científicos muestran que la omnipresencia de celulares en nuestras vidas, tienen el riesgo de comportamientos disfuncionales, sobre dependencia y uso excesivo, lo anterior provoca detrimento en nuestra salud, nuestras relaciones y nuestra productividad y entonces, el sobre uso del celular se vuelve problemático.

Las investigaciones académicas de psicología, sociología y neurociencias nos proporcionan evidencias de que el uso excesivo del celular puede ser disfuncional. Cuando el costo de usar el celular es mayor que el beneficio que proporciona es tiempo de revisar nuestra relación con él.

 ¿Usa usted el celular de forma compulsiva? ¿Lo revisa con frecuencia sin ningún propósito? ¿Siente usted que no puede controlar su uso a pesar de sus buenas intenciones? Su celular lo esta llevando a la adicción si usted, a menudo, automáticamente, sin estar consciente de ello, lo toma aun durante momentos muy breves como estar en la fila esperando o durante una pausa en una conversación. Si usted siente una profunda e incontrolable urgencia de revisar su celular aun sabiendo que no hay nuevos mensajes, esta es una señal inequívoca de adicción.

¿Se siente perdido sin su celular? ¿Se siente ansioso, estresado o irritable si lo tiene que apagar por algunos períodos de tiempo? ¿Le preocupa no darse cuenta de una llamada o un mensaje? Si el pensar que no trae su celular le causa estrés o ansiedad, esto es a causa de su adicción. La dependencia del celular es evidente si usted siente la imperiosa necesidad de él para sus actividades diarias, o si se siente ansioso o apanicado cuando su celular no está a su alcance inmediato.

El celular puede ser usado para minimizar el estrés, el aburrimiento o la frustración, pero si, habitualmente es la única forma de afrontar estas situaciones, esto se vuelve un problema porque se desarrolla un hábito y evita usar otras soluciones mejores para enfrentar nuestras emociones. ¿Su celular le impide lograr hacer cosas importantes? ¿Lo distrae constantemente? ¿Limita su habilidad de pensar claramente? La sola presencia de su celular, aunque usted no lo use, puede consumir recursos cognitivos que usted requiere para pensar con claridad, poner atención, tomar buenas decisiones y regular sus emociones.

¿El uso de su celular le impide escuchar, entender y tener una conversación cara a cara? ¿Personas importantes a su alrededor se sienten ignoradas porque usted atiende su celular en lugar de escucharlos a ellos? Si usted le da más importancia a su celular que a las personas que interactúan con usted, ello afecta sus relaciones con el mundo real y el uso del celular ya representa un gran problema.

Si usted tiene problemas con su "adicción" al celular, no está solo. Se estudio a 160 personas entre principiantes, nivel medio, gerentes y ejecutivos para explorar la naturaleza problemática del uso excesivo del celular. Los resultados indican que eran interrumpidos por su celular cada 13 minutos del tiempo que permanecían despiertos durante el día, recibían en promedio 65 notificaciones y tomaban su celular 72 veces por día. Los más jóvenes que recientemente se habían integrado a su trabajo, eran interrumpidos por su celular cada 9.5 minutos. El 50% de estas personas se clasificarían como usuarios de alto riesgo o usuarios problemáticos, de acuerdo con los estándares de adicción usados en la escala de este estudio. 

¿Quiere evitar la excesiva dependencia del celular? Primero, identifique sus signos de sobre dependencia, sea muy honesto consigo mismo. Hable con sus colegas, amigos y familiares al respecto. Después, haga un compromiso personal para cambiar. Note usted cómo piensa, cómo siente y cómo se comporta cuando se separa de su celular. Establezca limites claros para reducir el uso problemático del celular. Establezca tiempos libres sin celular durante el día, evite su uso durante la comida o durante las reuniones familiares o antes de acostarse. Elimine las notificaciones cuando esté trabajando en algo que requiere toda su atención o evite aplicaciones específicas o incluso ponga su celular en silencio y lejos de su alcance. Revise sus correos solamente a ciertas horas del día, o sus aplicaciones sociales solo unas veces al día.

En los casos en los que el uso del celular sea profundamente compulsivo o interfiera de manera significativa en la vida personal o profesional, puede ser necesaria la ayuda profesional. Lo anterior puede incluir terapia de comportamiento cognitivo con un profesional que sea especialista en adicciones o dependencia digital. Ellos ofrecen estrategias personalizadas y soporte para resolver el uso problemático del celular. Además, talleres o grupos de soporte también son de gran ayuda. 

Fuentes de referencia: Harvard Business Review. Alyson Meister, Escuela de Negocios IMD de Lausanne, Suiza. Nele Dael, líder de proyectos en la misma institución. 

[email protected]

Leer más de Finanzas

Escrito en: Contexto Lagunero Columnas Finanzas empresas

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Finanzas

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Uso de celulares. (ARCHIVO)

Clasificados

ID: 2274898

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx