EDITORIAL Columnas editoriales Caricatura Editorial editorial

Las últimas trampas del sexenio

Julio Faesler

La historia de México está formada de sucesivos trozos de actos de gobierno dirigidos a moldear la vida de la nación. Cada uno de los pasos han estado constituidos por acciones específicas claramente identificables por su aportación al gran proceso.

Así, la cuarta transformación se ha formado de un gran número de acciones concretas que han tenido por propósito realizar un profundo cambio en la concepción de gobierno, empezando por dejar atrás los principios del neoliberalismo normando a la administración pública. La sustitución más radical del propósito oficial constituyó sin éxito el combate a la pobreza.

De la misma manera, que se ha pretendido el gran cambio en la filosofía del gobierno con acciones específicas, AMLO ha dado pasos contradictorios que han debilitado el logro de su propósito. El conjunto de sus acciones desacreditan diariamente lo que el gobierno presenta como un logro.

Un caso es el de la Auditoría Superior de la Federación, órgano supremo de fiscalización de los actos de todo gobierno democrático. Es aquí donde la gestión de la cuarta transformación ha tropezado gravemente. En tiempos tan controvertidos como el actual, el señor Agustín Caso Raphael que fungió como Auditor Especial de Desempeño en la ASF, no tuvo empacho de ser valiente y denunció que la cancelación del aeropuerto había costado 300 mil millones de pesos, razón de su cese y posterior amparo. Una vez rehabilitado hace unos días declaró que el titular de ese órgano, David Colmenares Páramo, excluyó de las auditorías de desempeño a la CFE, el Tren Maya y Pemex. El Sr. Caso Raphael, fue reemplazado el pasado jueves por la Lic. Arely Gómez González-, de quien el partido en el gobierno espera docilidad.

Otro asunto es la intención del gobierno de alterar la razón de ser de las Afores y convertirlas en financiadoras de las pensiones. El conejo que salta de la chistera es el "Fondo de Pensiones para el Bienestar" que se alimentaría de las Afores no reclamadas. Los montos en cuestión son 40 mil millones de pesos que están en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. La Bolsa echará mano de los recursos confiscados, al igual que las utilidades de obras ambientales como los trenes Maya y Transístmico, Mexicana de Aviación y bienes de Fonatur. La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública ya emitió su opinión favorable.

Echar mano de esos fondos altera su función diametralmente tiene el claro propósito de ocultar el quebranto financiero en que se encuentra el gobierno después de los excesos mencionados. Cabe preguntar con que frecuencia se repetirán los fondos que se requieren para asegurar el monto y la puntualidad de las pensiones.

Otro propósito del gobierno es su iniciativa por aprobarse en Comisión de Senado de limitar la facultad de los jueces para suspender leyes o decretos y las decisiones de los gobiernos de los estados donde se afecten a los ciudadanos mediante juicios de amparo. Igualmente se evita que la SCJN aplique criterios generales en una impugnación mediante juicios de amparo.

En suma, todos estos actos que aún están por ser discutidos en las Cámaras tienen el propósito de cambiar el modo de vivir en nuestro país. El fondo de toda la acción de Amlo ha sido tomar por modelo regímenes fallidos de izquierda.

Lo que México debe lograr en las próximas elecciones es una sociedad equilibrada y compartida, misma que López Obrador bloqueó olvidándose de sus promesas de campaña y de su famoso discurso de toma de posesión. El actual ha sido un gobierno cubierto de mentiras que el voto ciudadano y la historia desenmascará .

[email protected]

Leer más de EDITORIAL

Escrito en:

Comentar esta noticia -

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Clasificados

ID: 2288262

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx