EDITORIAL Columnas editoriales Caricatura Editorial

Columnas

De Política y Cosas Peores

ARMANDO CAMORRA

La recién casada pasó la luna de miel en un hotel de playa. Sus amigas quisieron saber: “Tu habitación ¿tenía vista al mar?”. “No -respondió la desposada-. Tenía únicamente vista al techo”. (Nota. Al parecer el novio conocía sólo la tradicional, puritana y ortodoxa posición llamada “del misionero”). Un sujeto comentó en el Bar Ahúnda: “Siempre llego a mi casa a las 11 y pico de la noche”. La sugirió uno de sus compañeros de mesa: “Procura llegar antes, porque he sabido que tu compadre Pitorro llega a tu casa a las 9 y pica”. A don Feblicio le extrajeron el apéndice. Tras de la intervención habló con el cirujano. “Doctor: después de la operación ¿podré volver a follar?”. “Claro que sí” -sonrió el facultativo. “Qué bueno -se alegró el añoso señor-. Porque antes ya no podía”. Babalucas regresó de un viaje a Suiza. Alguien le preguntó: “¿Tuviste ocasión de contemplar el majestuoso paisaje alpino?”. Respondió el badulaque: “No pude verlo. Había demasiadas montañas”. “Como si fuera un calcetín”. Canción de rompe y rasga es ésa, popularizada por Astrid Hadad. Yo la oí por primera vez en labios de Jorge Martínez Herrera, amigo inolvidable que conocía la letra y la música de la vida. Dolora y reproche al mismo tiempo, dicha tonada arrabalera es queja de quien sufre indiferencias y desdén. En igual forma, como si fuera un calcetín, trata el soberbio Trump a López Obrador, quien abdicó de su dignidad, y puso en entredicho la de nuestro país, al mostrarse sumiso y obsequioso frente al inmoral magnate. Ahora el anuncio que hace éste en el sentido de que no dará ni 10 centavos a México, después de que AMLO pidió 20 mil millones de dólares a Estados Unidos para atender el creciente problema de la migración, es palpable muestra de desprecio a aquel que en repetidas ocasiones se le sometió. No ha respondido López a la insolente declaración del barbaján. Ante sus farfantonadas ha callado, medroso y encogido, cuando tan boquiflojo es para agraviar a los mexicanos que le señalan sus errores. A ellos AMLO les lanza rayos y centellas como si fuera Júpiter, y Trump lo trata a él como si fuera un calcetín. Qué pena. El padre Arsilio amonestaba a Loretela, dadivosa mujer que a ningún hombre negaba nunca el agua de su fuente, malaventura que sufrió el gran trovero yucateco don Pastor Cervera. Le afeó don Arsilio a la alegrosa chica: “Te acuestas con el primer hombre que ves”. “Señor cura -adujo ella-. No hago más que imitar la conducta de nuestra madre Eva”. Empédocles Etílez, ebrio consuetudinario, le hizo una formal promesa a su abnegada esposa: “No volveré a beber, Gemilia. A partir de mañana seré otro hombre”. Al día siguiente, sin embargo, llegó en horas de la madrugada más borracho que Noé cuando descubrió el vino, que tanto bien y tanto mal hace al humano género. Manteniendo el equilibrio a duras penas el temulento le informó a su mujer. “Con la novedad, viejita, de que al otro hombre también le gusta la peda”. (Eso de “la peda” es variante mexicana de la palabra “pea”, que la docta casa, o sea la Academia de la Lengua, define como borrachera o embriaguez). Pepetl es el antecesor azteca de Pepito. En el calmecac -escuela- el maestro les dictaba a los alumnos, que con martillo y punzón grababan el dictado en piedra. Les dictó: “Moctezuma es nuestro emperador”. Pepetl grabó la efigie del soberano. Continuó el maestro: “Posee grandes riquezas”. Pepetl puso en la piedra imágenes de joyas, oro, jade, pedrería y plumas de quetzal. Añadió el profesor: “Es hombre valiente”. Pepetl levantó la mano. “Maestro -preguntó-. ‘Hombre valiente’ ¿se escribe con tres güevos o con cuatro?”.FIN

Leer más de EDITORIAL

Escrito en: columnas editoriales

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Clasificados

ID: 2285647

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx