EDITORIAL Columnas editoriales Caricatura Editorial

¡Crucifícalo!

Yamil Darwich

Queda asentada en las crónicas de romanos redactores y en los textos bíblicos, la solicitud hecha a Pilatos, por los líderes del pueblo judío encabezados por Herodes; exigieron sentenciar a la pena de muerte al revolucionario Jesús, provocador de inestabilidad en Israel, hecho histórico/religioso. Temían perder el poder.

Fue un acto de los bárbaros de aquel tiempo, ejecutado por los soldados de la Roma Antigua, obedeciendo al representante del César, quien se vio obligado a cumplir la voluntad de un grupo de manifestantes enardecidos, azuzados por los líderes religioso/políticos. ¿Será el más remoto antecedente del llamado "acarreo político"?

Ese acto de crueldad extrema -todos los investigadores están de acuerdo en su existencia, aunque difieren en los detalles del mismo- es uno de los pilares importantes en que se basa la religión cristiana y ha sido causa de gran controversia sobre los porqués y cómo se realizó.

Consideremos que, en aquellos tiempos, el suceso se presentó en un ambiente de enorme inconformidad social por los antecedentes importantes de insatisfacción, injusticia y abuso de los poderosos del pueblo judío, sumándose las vejaciones de los soldados romanos.

El abuso era insostenible; baste solo un dato en relación a la agricultura: los campesinos trabajaban la tierra que era propiedad de ricos; los pobres debían entregar el 50% de los productos cosechados -trigo, por ejemplo- como pago de renta; además, los impuestos eran tasados sobre el total de la cosecha, 10% para la administración pública, otro 10% para el Templo y 10% más como tributo a Roma.

Del grano restante, el labrador debía guardar semilla para sembrar en la temporada siguiente, de tal suerte que lo poco que les quedaba era insuficiente para los pobres; solo podían hornear/comer panes de cebada. De proteína animal… ni escribimos.

Desde antes del nacimiento de Jesús -también existen diferencias en fechas- la zona estaba intranquila. Distintos líderes habían levantado revueltas por los constantes abusos de los judíos empoderados y los invasores romanos, siempre sofocados brutalmente -crucificados- por las legiones asentadas en la zona.

Sin embargo, se dio la presencia de un hombre que provenía de entre los pobres de Nazaret; su discurso, con parábolas -ejemplos- fácilmente entendibles por el pueblo analfabeto, con un sentido consolador y de promesa de mejor vida -eterna-, hizo que se le unieran muchos seguidores, hasta transformarse en altamente peligroso para el sistema. Recuerde su entrada a Jerusalén, en el llamado Domingo de Ramos.

Además, aunque aceptando cumplir lo ordenado por los libros sagrados -Torá, Talmud y otros-, los reorientaba al sentido humanista y de justicia social. Inconveniente.

Para los fariseos y saduceos, sus acusaciones resultaban catastróficas: "sepulcros blancos por fuera y la podredumbre por dentro" o recomendando al pueblo que obedeciera lo que ordenaban, no lo que hacían, advirtiendo "es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos".

EN ESE ENTORNO… ¿CÓMO NO MATARLO?

Usted conoce la historia de la detención, encarcelamiento, sentencia y ejecución de Jesús, recomendándole ampliamente la lectura del artículo de Don Ignacio Burgoa Orihuela, mexicano sobresaliente, maestro del Amparo. https://www.iexe.edu.mx/derecho/el-juicio-de-jesus-un-repaso-al-debido-proceso/#:~:text=Jesús%20fue%20acusado%20y%20procesado,pena%20de%20muerte%20por%20crucifixión

La sentencia, de aquellos tiempos se ejecutó de la manera más bárbara, aplicada a criminales altamente peligrosos; incluyó inhumano maltrato físico con azotes descarnadores; robo de sus pertenencias y la agresión verbal psicológica, incluyendo injurias; además, la colocación de una corona con espinas que generaban sangrado y dolor.

Algunos patólogos forenses han descrito las lesiones que pudiera haber presentado Jesús: cuero cabelludo lacerado por un casco de espinas; fractura nasal; hombro derecho desollado por la cruz; costillas golpeadas por látigos con bolas de plomo, posiblemente fracturadas; pies perforados por clavo; rodillas con heridas penetrantes, hasta hueso; muñecas de miembros superiores traspasadas con clavos; perforación de pulmón y corazón roto por lesión punzocortante.

Muerte por insuficiencia respiratoria, deshidratación, desequilibrio electrolítico, shock hipovolémico y paro cardíaco.

La pérdida de sangre debió ser mayor al 50% del contenido normal, según los médicos que buscaron cuantificarla y sorprende la capacidad de Jesús, para soportar castigo corporal. -Mel Gibson, actor norteamericano, se atrevió a dirigir una película que, a decir de algunos poderosos de Hollywood, fue exagerada representación, valiéndole bloqueos en sus proyectos futuros-.

El tema de la cruz, las características de construcción, si era de madera o troncos unidos con sogas y clavos; su destino y existencia fragmentada y repartida por el mundo; sí el verdadero sudario es el depositado en Turín o fraude del medioevo, quedan para otros "Diálogos"

En estos días de Semana Mayor o Santa, bien pudiéramos recordar el evento y dimensionar su razón de ser.

Busquemos espacio para reflexionar en familia y saquemos conclusiones del suceso para relacionarnos mejor. ¿Acepta?

[email protected]

Postscriptum del fútbol mexicano: a los jugadores inseguros les urge autoestima y un psicólogo, no otro entrenador.

Leer más de EDITORIAL

Escrito en: Eclipse Solar Total

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Clasificados

ID: 2284219

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx