Columnas Social

Columnas

Ensayo sobre la cultura

La Revolución

JOSÉ LUIS HERRERA ARCE.-

Cuando don Porfirio comunicó que no se iba a reelegir, se formaron los partidos anti-releccionistas. Francisco I. Madero encabezó uno de ellos. Escribe La Sucesión Presidencial. Díaz se arrepintió y se fue en contra de los que lanzaron su candidatura. Madero fue a dar a la cárcel de San Luis Potosí. Se escapó de ella refugiándose en el país del Norte. Convocó a la revolución para el 20 de noviembre.

Muchos lo siguieron. En Puebla, los Aquiles Serdán perdieron la vida el 19 defendiendo los ideales democráticos, y en el norte, se comenzaron a dar a conocer quienes serían los grandes revolucionarios, Villa y Pascual Orozco, en Morelos Zapata.

Madero regresa al país. Villa y Orozco toman Ciudad Juárez, y es entonces cuando el viejo dictador se da cuenta de que ya ni la suerte, ni el pueblo, está con él. Para no provocar más muertes, decide abandonar el país en el Ipiranga rumbo a Francia.

Madero se dirige a la ciudad de México. Pero él no posee la mano fuerte para controlar todas las pasiones que se habían desatado. El error que comete fue no desbaratar el ejército porfirista y permitir que Huerta se encargara de su seguridad. Se viene la decena trágica con el alzamiento de Félix Díaz que pronto se pone de acuerdo con Huerta, y la embajada de los Estados Unidos. Huerta le hace creer a don Francisco que se hará cargo de desbaratar la rebelión, pero lo acaba apresado, para después asesinarlo junto con Pino Suárez, el vicepresidente.

Otro que va a morir a las puertas del palacio nacional es Bernardo Reyes que había sido gobernador de Nuevo León y secretario de guerra en el porfirismo.

Huerta se hace proclamar presidente, y en Coahuila, Venustiano Carranza lo desconoce. Proclama el plan de Guadalupe. Este personaje no era bueno en el área militar, pero sirve de bandera de unión para todos los que estaban en contra de Victoriano. Se va a Sonora donde contacta con Álvaro Obregón quien se vuelve su estratega militar.

Desde muy pronto van a existir diferencias entre los grupos revolucionarios. Carranza contra Francisco Villa y Zapata.

Villa ha formado la poderosa división del norte. Toma Torreón y luego se dispone a tomar Zacatecas; a lo cual se opone Carranza. Trata de que renuncie al mando de la división, pero los villistas no lo dejan. A pesar de don Venustiano, Francisco toma Zacatecas, con el apoyo de Felipe Ángeles.

Militar de carrera, Ángeles no se entiende con Carranza y se pasa del lado de Villa. Ya antes ha estado en la decena trágica tratando de salvar a Madero. Como artillero es genial.

Huerta renuncia y hay una carrera contra el tiempo para llegar a la ciudad de México de todos los revolucionarios. Ahora se van los unos en contra de los otros. Se convoca a la convención de Aguascalientes. Obregón trata de entenderse con Villa y éste casi lo manda fusilar. Carranza no acepta que nadie esté encima de él y hecha a perder la convención. Villa se pone de acuerdo con Zapata y toman la ciudad de México. Carranza huye a Veracruz.

Villa y Zapata son buenos guerreros, mas no personas aptas para gobernar y no encuentran quien los apoye en ese sentido. En lugar de perseguir a Carranza y derrotarlo, Villa se devuelve al norte donde su gente estaba teniendo problemas. Le deja el campo abierto a Carranza para que regrese a la capital. Zapata se refugia en Morelos.

Obregón persigue a Villa y lo va a derrotar definitivamente en Celaya. Después de eso, ya no levantará cabeza. Felipe Ángeles huye del país, y va a regresar para refugiarse en los desiertos del norte, donde al fin lo alcanza la mano de Carranza y lo matan.

Se elabora una nueva constitución que se proclama en Querétaro el 5 de febrero de 1917. Muchas de las leyes de avanzada que ahora presumimos, se hicieron en contra del parecer de Carranza y apoyados por Obregón.

A Zapata le tienden una trampa y va a perder la vida en Amecameca.

Carranza gobierna hasta 1920. De nuevo, el conflicto comienza cuando no le quiere pasar la presidencia a Obregón y éste se levanta contra él. Huye, y en el camino lo matan en Tlaxcalantongo.

Obregón se elige como presidente.

Leer más de Columnas Social

Escrito en: Ensayo sobre la cultura

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Clasificados

ID: 2255446

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx