EDITORIAL

Opinión

Una bofetada más a Gómez Palacio, a los estudiantes y a la sociedad lagunera en general

HIGINIO ESPARZA RAMÍREZ

No creía en las célebres encuestas reactivadas por el actual gobierno federal, el Instituto Nacional Electoral y los partidos políticos, hasta que llegó a mis ojos vía internet, que en diciembre del 2021 al gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, lo rechazaba el 60% de los duranguenses por engañar y mentir a sus conciudadanos, tanto en materia administrativa como en salud, corrupción, seguridad, educación, cultura y un desapego absoluto a la verdad.

Mitofsky y Arias Consulares, dieron a conocer en aquella fecha la notable baja en los índices de popularidad del funcionario panista nacido en Tamazula, Durango, y a quien le otorgan muy bajas calificaciones en su desempeño: "Mal", "Mal", "Mal", dicen todos los resultados, en cultura, tradiciones y confianza. Se desprende del citado informe, además, que su programa "Respaldo a la palabra", enfocado a otorgar un mayor respaldo a los grupos vulnerables de la entidad, naufragó en el camino y sólo quedaron como testimonio gráfico las fotografías de un sonriente Rosas Aispuro con los supuestos beneficiarios.

Hay una analogía apabullante entre aquellos hechos y los que se están dando ahora: la falta de palabra y de compromiso del gobernante con los universitarios de la Laguna de Durango, al anular el decreto que daba forma y existencia a la Universidad "18 de Marzo". En una publicación reciente en El Siglo de Torreón, esa comunidad zaherida, humillada y ofendida por los sucesivos gobernantes duranguenses, lo acusa públicamente de eludir los conflictos y no darles solución. Con la abrogación referida, "exhibió su nula sensibilidad, pero su mayor debilidad es la incompetencia operativa para cumplir y hacer cumplir sus propios compromisos, leyes y mandatos que promulga".

Y los universitarios defraudados, rematan con una estocada" "En este sentido y conforme a lo que hemos manifestado, lo menos que esperamos es que el Ejecutivo (Rosas Aispuro el fallido prometedor de sueños) tenga la valentía de asumir su responsabilidad y enmendar el agravio causado a la Universidad "18 de Marzo".

Estos claridosos y valientes señalamientos que no dejan dudas sobre las opacidades del funcionario estatal duranguense, provienen de los exalumnos de diversas generaciones y ex directores del instituto "18 de Marzo", quienes en una denuncia pública, señalaron que el 19 de diciembre pasado, "en pleno periodo vacacional y en medio de la emergencia sanitaria, literalmente fuera del dominio público, en el periódico oficial del Estado de Durango, se publicó un decreto que derogó la creación de la Universidad "18 de Marzo" de la Laguna, una demanda generacional replanteada por el Consejo Consultivo Honorario de ex directores, en el mes de agosto de2020, al gobernador del Estado".

Sin embargo "y sin el más mínimo respeto al derecho a la información de los duranguenses ni a la historia de esta institución emblemática de Gómez Palacio, fundada en 1940 por el presidente Lázaro Cárdenas, el gobierno del estado, sin el más elemental aseo político, se retractó de sus propios actos y se burló de toda la comunidad histórica del instituto "18 de Marzo", al decretar la desaparición de la universidad (lagunera) rango al que había sido elevado el viejo plantel, forjador de profesionales de primer nivel que han sobresalido en las diferentes áreas del quehacer humano"

De ese dedo flamígero tampoco escapa la ex alcaldesa de Gómez Palacio, Alma Marina Vitela Rodríguez, quien ante la sociedad lagunera duranguense, leyó el decreto, "ponderó su trascendencia histórica y le tomó la protesta de ley al primer rector de la Universidad". Sin embargo, "aquel acto de justicia anhelado por tantas generaciones, el proyecto universitario se contaminó y ha sido bloqueado por personas y grupos interesados en conservar privilegios económicos y de poder, ajenos a la educación y a los fines superiores de la institución… Pero el gobernador Rosas Aispuro se ha vuelto sumiso de esos intereses. No ha tenido voluntad, ni visión ni valor para erradicar los chantajes permanentes de un sindicato de maestros encumbrado a nivel nacional, (SNTE vía sección 44) y le impide al gobernante, con sus caprichos, corruptelas e intereses personales, ejercer el principio de autoridad", acusaron los agraviados.

Yo fui uno de los engañados y caí en las trampas de las mentiras del gobernante. Estuve presente en aquel acto y mi alma se llenó de gozo cuando Rosas Aispuro me prometió apoyarme con un libro que preparo sobre mis vivencias, actitud que refrendó en un desayuno con los periodistas laguneros el 7 de junio del 2021. ¿Si dio forma legal a la universidad "18 de Marzo" ¿Y sí sufraga la edición de mi libro?, soñé en ese momento con alientos de esperanza. Pero el gozo se fue al pozo, como dice el refrán, cuando esas promesas se volvieron humo.

Leo y releo el texto de la denuncia de los exalumnos y exdirectores fechada el 25 de enero de 2022 y me pregunto. ¿y Si Marina Vitela gana la gubernatura de Durango, ¿también les mentirá y engañará sus conciudadanos? ¿O si Esteban Villegas es el ungido? En mi caso eso ya no será posible, ya tengo patrocinadores para mi libro… Leticia Herrera podría corregir el entuerto, y ésa, lo confieso abiertamente, es mi esperanza, pero también en este caso estoy soñando, pues en Durango ya le pusieron piedras en el camino. Y Rosas Aispuro, con su absurda derogación, es una de esas piedras.

Escrito en: editorial HIGINIO ESPARZA RAMÍREZ editoriales Durango,, Rosas, Aispuro, "Mal",

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas