Columnas Deportes

Columna

Rincón Beisbolero

CLAUDIO MARTÍNEZ

Al arrancar la actual temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), ninguno de los expertos pronosticó que Mariachis de Guadalajara y Saraperos de Saltillo quedarían fuera de los juegos de playoff; los tapatíos fueron el mejor equipo del calendario regular en 2021, pero en esta temporada su caída ha sido estrepitosa, el apoyo económico no fue el mismo y a seis juegos de finalizar la temporada decidieron desmantelar el equipo; el venezolano Luis Sardiñas era uno de sus mejores bateadores y fue vendido a los Algodoneros de Unión Laguna; Leo Heras, otro "pez gordo" pasó a los Olmecas de Tabasco y todo indica que el beisbol de LMB en Guadalajara volverá a desaparecer.

Hoy en día es imposible que un equipo se mantenga en actividad con asistencias como las que se dan en el Estadio Panamericano de Zapopan, el Romo Chávez de Aguascalientes o el Francisco Villa, de Durango; es inminente el arribo de dos nuevas plazas para 2023, pero al parecer no habrá expansión a 20 equipos, aunque esta medida no se descarta; Chihuahua y Querétaro son dos ciudades con grandes posibilidades de incorporarse al nonagenario circuito, pero ¿quiénes dejarán su lugar, en caso de que no haya expansión? La contraparte son los Bravos de León, que eliminados desde una semana atrás, mantienen llenos en el parque Domingo Santana, su afición merece todo el reconocimiento.

Lo cierto es que dos equipos contemplados para estar entre los seis calificados, hoy están fuera de la pelea, mientras que esos "expertos" nunca mencionaron a Rieleros y Unión Laguna entre los protagonistas; el no ser considerado entre los favoritos siempre será una ventaja para el equipo que encare la temporada con esa etiqueta. Todos los equipos han batallado para encontrar lanzadores de calidad, pero en esas condiciones hubo quienes encontraron la ruta del éxito, claro, en base a una fuerte inversión económica, como Tijuana, Monterrey, Monclova y Tecolotes; al grupo habría que sumar a Unión Laguna, cuya afición hoy celebra con singular alegría el boleto al playoff.

Este martes en el primero de la serie contra Sultanes, la asistencia fue cercana a los 7 mil aficionados, y eso debe tener muy contentos a los directivos de la organización, quienes tuvieron la enorme virtud de corregir a tiempo, luego del pésimo arranque de temporada que los llevó al fondo de la Zona Norte con un pobre 9-20 en ganados y perdidos, de la mano de Óscar Robles, el mánager de peores resultados en los últimos años, y conste que se incluye a Jonathan Aceves, con pésimos números, pero con un roster que no daba para competir en la LMB. Es cierto, se corrigió a tiempo, pero ahora falta tomar decisiones correctas, si se quiere que en playoff Algodoneros sea en realidad un equipo protagonista.

La novena hoy dirigida por Ramón Orantes llega a la etapa de playoff en una gran racha ganadora, elementos importantes como Yangervis Solarte, Adrián Tovalín e incluso Fernando Flores, empezaron ya a ser productivos con el bat; Allen Córdoba llegó para ser de inmediato un verdadero refuerzo, su ofensiva es muy respetable y a la defensiva responde en la posición que se le ponga; mucho se habló de los errores de la directiva, pero hoy es tiempo de reconocer los aciertos, como la llegada del panameño Córdoba y del venezolano Sardiñas, que en teoría debe incrustarse en el orden al bat para darle mayor fuerza a una ofensiva que en las últimas series ha estado candente, el último domingo despedazaron el pitcheo de Aguascalientes con siete cuadrangulares, y en el primero de la serie ante Monterrey, endilgaron un categórico 11-1 a los orgullosos Sultanes.

Hoy se trabaja para integrar la rotación de cuatro abridores para encarar el playoff y tener un sólido staff de relevistas, encabezado por Josh Lueke, Loiger Padrón,  Alberto Leyva y Jeff Ibarra; Peter Tago tiene una deuda grande con el equipo y al haber recibido la confianza, está obligado a entregar buenos resultados de inmediato. A la ofensiva será interesante conocer la ubicación de Luis Sardiñas en el orden al bat, y ver las condiciones de un marginado Alejandro Flores, un elemento que no se cansa de responder con el madero, pero ni aun así se gana la confianza del mánager.

Escrito en: Rincón Beisbolero columna temporada, equipo, playoff, ofensiva

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas