Columnas Deportes

Columna

Rincón Beisbolero

CLAUDIO MARTÍNEZ SILVA

Los Olmecas de Tabasco, que hoy finalizan serie en el Estadio de la Revolución, se convirtieron de pronto en serios aspirantes al título de la Zona Sur, con muy buenas posibilidades de coronarse en la temporada 2022 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB); la llegada de Carlos Breme, prominente empresario de la ciudad de Monterrey, fue una clara señal de que el equipo campeón en 1993, iría por todo en este año, al contar con el apoyo desde Palacio Nacional, en donde el huésped principal es tabasqueño, jugador y gran aficionado al beisbol; hoy Olmecas luce superior a Leones de Yucatán y Diablos Rojos, quienes eran los favoritos.

Bajo la dirección de un ganador como Pedro Meré, el equipo choco se integra con jugadores muy cotizados, como el famoso "Kung Fu Panda" Pablo Sandoval; la legión cubana acapara con cinco elementos, uno más colombiano y otro de República Dominicana; Olmecas aprovecha las bondades del reglamento para jugar con 11 elementos no nacidos en México, si a eso se agrega la calidad de sus mexicanos nacidos en México, se encontrará la explicación al porqué de la exitosa temporada que hoy vive la novena tabasqueña. Elementos como Juan Pablo Oramas y Noel Fernando Salas son estelares del beisbol profesional mexicano.

Fue en el ya lejano 1993 cuando los Olmecas de Tabasco se coronaron campeones de la LMB, con el lagunero Juan Navarrete como manager, al vencer en cinco juegos a los Tecolotes de los dos Laredos, dirigidos entonces por el texano Dan Firova. Figuraban en aquella novena tabasqueña; Todd Bown, Rafael de Lima, Leo Valenzuela, Alexis Infante, Luis Alberto Valdez, Genaro Rodríguez, Miguel Ángel Castelán, Rusty Tillman, Herminio Sáiz, Julián Wong, Gerardo Beltrán, Eliseo Garzón, Ricardo Herrera, Raúl Cueto, Horacio Valenzuela, Héctor Marrufo y Eduardo Salgado, todos en la parte ofensiva.

El pitcheo tabasqueño era muy sólido, con Ramón Serna, Ricardo Osuna, Salvador Colorado, José Juan Romero, Emigdio López, Cecilio Ruiz, Ulises Rodríguez, Lorenzo Retes, Edgardo Saldaña, Martín Acosta, Antonio Félix y Enrique Herrera. Hoy los Olmecas están bien apoyados por sus cinco abridores; Ignacio Marrujo, Yoennis Yera, Andrés Meza, Javier Solano y Juan Pablo Oramas. Un equipo con sede en Villahermosa y un pitcheo sólido, es serio aspirante al título, y más si su manager es inteligente, como es el caso de Juan Navarrete en aquel 1993 y Pedro Meré, en este 2022.

Leones de Yucatán y Diablos Rojos del México lucían como los rivales más fuertes de Tabasco, en la Zona Sur, pero los Pericos de Puebla levantan la mano y no se puede omitir al equipo que dirige Willie Romero. Tabasco cuenta con un roster balanceado, tiene un manager ganador y un fuerte apoyo económico que de pronto apareció, para hacer posible la llegada de jugadores de mucha calidad, que los ubican como serios aspirantes al cetro del Sur. El beisbol ha sido injusto con Pedro Meré, sobre todo en Monclova y Tijuana, pero el veracruzano avanza con paso firme y quiere entrar a la historia en este 2022.

Desde aquel 1993 muchas cosas han pasado en el seno del equipo tabasqueño, el cual ha tenido varios nombres, como Olmecas, Ganaderos y Plataneros. Las distintas directivas han tenido problemas y ha sido necesaria la intervención del gobierno del estado para mantener el equipo en pie de lucha, pero sin aspiraciones reales de trascender. En este 2022 la situación luce completamente diferente, el equipo se planeó adecuadamente y se trajeron los refuerzos requeridos, el objetivo es claro y se refiere al título, Tabasco camina con paso firme, pero hay conciencia de que en el camino hay equipos muy poderosos.

Escrito en: Rincón Beisbolero columna equipo, Olmecas, Juan, 0

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas