Columnas Social

Columnas

Recetas para la vida

¿Por qué el enojo arruina tanto las relaciones personales?

BECKY KRINSKY.-

Cuando uno se enoja entra en un callejón sin salida, se atora y pierde la posibilidad de ver la realidad.

La persona que se enoja pierde la razón, busca un culpable para volcar sus emociones incontroladas. El enojado nunca termina resolviendo las cuestiones que originaron su malestar. Su ira convierte a la persona en la peor versión de sí misma. Crea la sensación de soledad, incomprensión y frustración dolorosa y amarga.

El enojo es una emoción, no es algo malo, de hecho, todos tenemos el derecho de enojarnos. Las emociones son naturales y orgánicas, son una expresión normal que indican cuando el cuerpo se tensa y siente algún tipo de incomodidad. Es una manifestación del sentir interno, válido, objetivo y real.

El problema del enojo se inicia cuando no se le reconoce en forma consciente, entonces crece, se desboca y se domina a otras emociones que se tienen. La mente deja de pensar y actúa en modo de supervivencia; peleando o alejándose o cerrando las posibilidades de comunicación.

El enojo aborda todo tipo de relaciones, edades y en cualquier momento, esta emoción no tiene excepciones ni consideraciones especiales.

Entender y manejar el enojo es una necesidad para tener una mejor calidad de vida. Poder controlar el enojo y no reaccionar aun cuando las condiciones se justifican es alcanzar un estado de aceptación y plenitud.

Al reconocer lo que uno siente puede controlar y canalizar sus emociones así, fortalece su valor y confianza y a su vez ayuda a restablecer las relaciones lastimadas por la ofuscación del enojo y los malentendidos o alteraciones descontroladas.Controlar el enojo, ayuda a crear un estado de humildad y autocompasión que produce bienestar y superación personal.

Para muchos el enojo es una buena opción, ya que protege sentimientos suaves e indefensos. Estas son emociones más delicadas ya que hacen que la persona se sienta frágil y vulnerable. A su vez, protege las expectativas personales y las necesidades insatisfechas que difícilmente se expresan o se comparten. No es tan fácil poder decir no me siento querido, aceptado o me siento solo...

El enojo es un campo minado lleno de trampas y explosivos que detonan en todo momento lesionando todas las relaciones cercanas. También bloquea la habilidad para dar o recibir sentimientos cálidos como el cariño y la generosidad que la amistad ofrece.

Lo más triste es que el enojo promueve el distanciamiento y el rencor, hace que las personas se distancian de su medio, se sientan solas e incomprendidas.

El enojo como cualquier otro sentimiento es un sentir personal y una elección. Cada uno tiene el poder para decidir si explota y pierde la oportunidad de escuchar sin pelear o si prefiere controlarse y encontrar una forma para comunicarse en una forma efectiva.

Para controlar el enojo uno tiene que encontrar compasión por uno mismo y por los demás, entender que nadie quiere lastimar simplemente muchos carecen de herramientas para hablar y decir lo que verdaderamente sienten.

LA RECETA

CONTENIENDO EL ENOJO

INGREDIENTES

Compasión - consideración por los demás con cariño y respeto.

Atención - escuchar, sentir y responder con cuidado los signos del cuerpo.

Control - aceptar las emociones y contenerse para no explotar.

Ojo noble - buscar el lado gentil y desinteresado en las situaciones y las personas.

Amor propio - quererse y cuidarse para no sentir vergüenza o arrepentimiento de sus acciones.

AFIRMACIÓN PERSONAL PARA CONTENER EL ENOJO

Enojarme y desquitarme con otros es mi elección. Yo puedo controlar la forma como siento y me expreso. Soy responsable por mi forma de pensar y actuar. Busco vivir en armonía. Pongo atención a los mensajes que mi cuerpo me da. Cuando siento tensión, incomodidad o coraje respiro profundamente y dejó fluir el malestar. Siento compasión hacia mí y por los demás. Reconozco que todos nos podemos equivocar y no por eso queremos hacer daño o lastimar a otros. El enojo destruye mi paz interior y lastima las relaciones que valoro. Cuido mi temperamento y busco la forma de no alterarme para poder comunicarme mejor.

CONTENIENDO MI ENOJO

1. Controlar el enojo es una responsabilidad personal que se debe de tomar con seriedad. El enojo puede detonar en un segundo si no se le controla y cuando esto sucede, la persona puede perder el respeto de sus seres queridos y el valor que siente por sí mismo.

2. Una vida plena y armoniosa tiene como prioridad lograr autocontrol y tomar decisiones acertadas. El enojo distorsiona la realidad, limita las posibilidades para entender la situación objetivamente y, por lo tanto, la toma de decisiones es inefectiva y quita toda posibilidad de tener una buena vida.

3. Contener el enojo no quiere decir que uno es insensible o que quiere negar el problema. No reaccionar con enojo es tener el poder para reconocer que la persona tiene el siempre tiene el control sobre sus sentimientos y se puede enfocar en aspectos más positivos para no perder sus relaciones significativas.

Cuando uno se enoja, pierde todo aun cuando puede ganar la discusión.

Escrito en: Recetas para la vida enojo, emociones, tiene, persona

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas