Cultura

Teatro

Obra teatral brinda homenaje al Torreón de los años cincuenta

Es una adaptación de un cuento de Anton Chéjov

(CORTESÍA)

(CORTESÍA)

SAÚL RODRÍGUEZ

“Esta obra se ha convertido en una carta de amor a Torreón”, comenta la actriz Estefanía Marrufo en la víspera de lo que será la última función de la obra Una noche en el continental, que esta noche de sábado acontecerá a las 21:00 horas en el histórico Hotel Nazas, presentado por LOLA MAR.

“Es un pretexto para rememorar algunas costumbres, lugares importantes en la memoria colectiva de los laguneros. Es una adaptación de un cuento de Anton Chéjov, que después fue adaptada al teatro. A Enrique Esquivel le gustó esta historia y comenzó a adaptarla”.

Marrufo indica que fue el propio Esquivel quien tuvo la idea del montaje, justo cuando se reencontró con el Café Continental, el cual se encuentra al interior del Hotel Río Nazas. Esta obra, emplea al propio hotel como escenario. Los personajes, Elena (Estefanía Marrufo) y Alejandro (Javier Díaz), interactúan entre los murales de Alberto Ruiz Vela, cuyas pinturas reflejan el fulgor de una época dorada para Torreón.

“La adaptación de la historia está ubicada en los años cincuenta, justo cuando se estaba inaugurando el Hotel Río Nazas, que todavía conserva mucho de su brillo”.

Una perrita se escapa en el lobby del hotel. Elena la busca con desesperación y en esa búsqueda conoce a Alejandro, justo en el café. Elena es escritora y su pluma pretende escribir un libro sobre leyendas de La Laguna. Por lo que entre los paseos que da para documentarse, decide invitar a Alejandro a asistir al Puente de Ojuela. Allí comienza a tejerse algo entre los dos.

“Es también un homenaje a los amores efímeros y a cómo puede haber un acercamiento muy grande entre dos personas, aunque no sea un periodo de tiempo largo”.

Cabe destacar que el proyecto de LOLA MAR ha dejado los escenarios tradicionales y montado teatro en espacios alternativos como edificios históricos. Cabe recordar que, desde hace un año, se han montado obras en el patio de Casa Mudéjar, aprovechando así la arquitectura del lugar para fundirse con el libreto de la obra. El caso del Hotel Río Nazas y Una noche en el continental, sigue ese mismo patrón.

“Ese crédito se lo debo a Enrique. Inicialmente, él fue quien imaginó a Casa Mudéjar como foro, especialmente porque era al aire libre y por el tema del COVID. Él también tuvo el acierto de encontrar este espacio con el Hotel Nazas y ahora estamos en pláticas con el Museo Arocena”.

Escrito en: Teatro Estefanía Marrufo LOLA MAR Enrique Esquivel Hotel, noche, justo, Elena

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(CORTESÍA)