Cultura

Cultura

Música en un suspiro

Antonin Dvorak/Canciones que me enseñó mi madre

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA.-

Nacido en Bohemia en 1841, Dvorak ha pasado a la historia por haber sido un gran humanista y en consecuencia haber incorporado el sentimiento de los pueblos y el folklore en la música de concierto. En 1878 a la edad de 37 años, Dvorak era ya famoso por haber escrito su primer ciclo de Danzas eslavas. Este éxito, producto de una propuesta colorida y enérgica, hizo que su música fuera demandada y apreciada por los grandes públicos en Austria, Alemania e Inglaterra. Inmediatamente vieron la luz sus 3 rapsodias eslavas y su Suite checa.

Habiendo vivido en pleno período del Romanticismo, Dvorak se vio envuelto en escenarios que gustaban de piezas cortas con melodías encantadoras y armonías cromáticas. Así, Dvorak compone en 1880, la melodía "Canciones que me enseñó mi madre". Es una obra que forma parte de una serie de canciones denominadas "Canciones gitanas" del Op 55. 

Este ciclo de Canciones gitanas fue una respuesta a una solicitud del afamado tenor Gustav Walter quien era, al igual que Dvorak, miembro de la ópera de la Corte de Viena. Sin embargo, faltaba la letra a musicalizar. Dvorak conocía bien la obra de un poeta checo contemporáneo llamado Adolf Hejduk, así que inmediatamente pensó en él para la letra de su ciclo de canciones. Obviamente fueron creadas en checo, sin embargo, tal fue su aceptación que rápidamente fueron traducidas por el mismo autor al alemán. 

El ciclo está compuesto por 7 canciones que pronto se hicieron muy populares en Viena hacia 1881. El gitano era un símbolo romántico de emancipación frente a los abusos de la alta burguesía y de la opresión por parte de los Habsburgo en Bohemia. En varios episodios pueden escucharse las dinámicas típicas gitanas, pero siempr-e mezcladas con el folklore bohemio y moravo. Muy pronto, todas las canciones pasarona formar parte del repertorio obligado de cantantes de ópera de todas tesituras. Hubo una, no obstante, que llamó especialmente la atención, titulada: "Canciones que me enseñó mi madre". 

Una característica especial de ésta obra es que su melodía es dulce y capaz de mostrar sentimientos de profunda tristeza y optimismo al mismo tiempo. Despertó tanta expectación que, "Canciones que me enseñó mi madre" fue arreglada para violín y piano, cello y piano, cuarteto de cuerdas, y hasta para orquesta sinfónica. Quizá el concepto que mejor describa a esta obra es la nostalgia. 

Nostalgia viene de la palabra griega "Nostos" que significa regreso y de "algos" que nos da la idea de "dolor". Así, la nostalgia es la pena por verse ausente de la patria o de un ser querido… y en este caso de la mamá. La letra reza de esta manera: Las Canciones que mi madre me enseñó, en los días que ya se desvanecieron; Rara vez de sus párpados se desvanecían las lágrimas. Ahora les enseño a mis hijos, cada compás melodioso. A menudo las lágrimas fluyen, a menudo fluyen del tesoro de mi memoria…, en un suspiro.

DATOS 

Antonin Dvorak nació en 1841 y murió en 1904. 

Escrito en: Música en un suspiro Dvorak, obra, ciclo, "Canciones

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas