EDITORIAL

Columna

Mirador

ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN)

Jean Cusset, ateo con excepción del día que falló el motor de la avioneta en que hacía un vuelo, dio un nuevo sorbo a su martini -con dos aceitunas, como siempre- y continuó:

-El buen Papa Francisco viajó a Canadá a fin de pedir perdón a las diversas etnias aborígenes de ese país por los abusos de que fueron víctimas miles de niños indígenas en escuelas e internados a cargo de la Iglesia Católica. Pienso que llegará el día en que otro Papa pedirá perdón a los sacerdotes, religiosos y religiosas que fueron sometidos a la antinatural exigencia -no evangélica- del celibato, y por haber hecho a la mujer objeto de discriminación en el desempeño de las funciones eclesiales. Incontables sufrimientos personales y gravísimos problemas para la Iglesia han derivado de la imposición del celibato y de la milenaria hostilidad de los clérigos contra la mujer, lo cual ha privado a la Iglesia, de por sí escasa ya de vocaciones en este tiempo, de un valioso contingente que podría salvarla de la declinación en que se halla en todo el mundo,

Así dijo Jean Cusset. Y dio el último sorbo a su martini, con dos aceitunas, como siempre.

¡Hasta mañana!...

Escrito en: Mirador Jean, sorbo, perdón, Papa

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas