EDITORIAL

Columna

Mirador

ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN)

TEMO POR LAS ARDILLAS DE MI HUERTO.

Los nogales no darán fruto este año. La falta de agua, los fieros calores y los despiadados vientos se conjuraron para acabar con la flor de los árboles. ¿Qué guardarán para el invierno las inquietas y gárrulas moradoras de La Carrera, que así se llama este solar antiguo donde en tiempos de bandoleros e indios se hacían las carreras de caballos?

Bien sé que la naturaleza es sabia, y no desampara a sus criaturas. Pero también es sabio el corazón. Iré a la huerta, y cuando las ardillas no me miren tiraré bajo los grandes árboles nueces llevadas de la ciudad, para que ellas las guarden y las coman en los días en que la nieve caiga y sople el viento.

Que la Madre Naturaleza me perdone si acaso violo alguna de sus leyes.

El amor tiene razones que la naturaleza no conoce.

¡Hasta mañana!...

Escrito en: Mirador naturaleza, TEMO, grandes, ellas

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas