EDITORIAL

Columna

Mirador

ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN)

LA HISTORIA DE MÉXICO TIENE EPISODIOS DESCONOCIDOS, PERO CONMOVEDORES Y CON UN FINAL INESPERADO.

Allá en los primeros años del siglo diecinueve el cura párroco de un pequeño pueblo de Oaxaca observó que un indiecito de pocos años oía sus sermones con especial atención, sin perderse una palabra. Igualmente asistía a las clases de catecismo, y parecía beberse las enseñanzas que se impartían ahí.

Conmovido por la actitud del niño le preguntó su nombre.

-Me llamo Benito -respondió el pequeño-. Trabajo cuidando las ovejas de mi tío, pero quiero aprender muchas cosas para poder servir algún día a mi patria.

-Te felicito por ese noble anhelo -le dijo el sacerdote-. Y dime, Benito: ¿cómo te apellidas?

Contestó el niño:

-Godínez Soberanes. Soy Benito Godínez Soberanes, para servir a usted.

Lo dicho: la Historia de México tiene episodios desconocidos, pero conmovedores y con un final inesperado.

¡Hasta mañana!...

Escrito en: Mirador Benito, servir, poder, anhelo

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas