Columnas Social

Columnas

Las palabras tienen la palabra

Me da un soponcio por el Zangoloteo

JUAN RECAREDO.-

El soponcio es lo que las abuelas decían que era el patatús o el telele… ah pero ¿qué es? Pues un desmayo, pa' acabar pronto, y les daba cuando una hija o nieta no llegaba a la casa si ya eran más de las diez de la noche. ¡Les daba el soponcio!

Entonces quedamos en que el patatús es un ataque, un desmayo causado por una enfermedad sicosomática muy empleada para el chantaje, aclarando de pasadita que las enfermedades sicosomáticas son las que se originan en la mente y afectan o producen una acción o una reacción en el cuerpo.

Si alguien me dice que a un tipo muy pelmas le dio un patatús, de entrada ya sé que es un patatús y lo de pelmas pues es una abreviatura de pelmazo, un adjetivo que se le adjudica a un sujeto lento, desobligado o tonto -o las tres cosas- al cual se le dice así por no decirle la otra palabra que rima con conejo y con consejo.

Prángana es un calificativo que se le aplica al muchacho que no tiene oficio ni beneficio y que se la pasa rindiéndole culto al producto gallináceo, o sea que es un holgazán, palabra más o menos elegante que se usa para no decir que es un flojonazo de súper lujo.

Sulfurarse es exaltarse, como si le dieras un trago al frasco de ácido sulfúrico, cuyo nombre viene del latín sulphus que significa azufre, ese elemento químico que huele a diablos… bueno, no sé si decir que el azufre huele a diablos o que los diablos huelen a azufre, pero a fin de cuentas es lo mismo. El hecho es que cuando te sulfuras, se dice que la sangre se te sube a la cabeza, porque te pones colorado colorado, como un tomate.

Sanseacabó no es un santo que pueda encontrarse en el santoral. Es, más bien, una expresión enfática que se usa para decir que se ha dado por terminado un asunto. Te digo, mi hija que no vas a ir a ese antro, y sanseacabó, o sea que ya ni le hagas la lucha porque no voy a ceder.

En tiempo de día de muertos nos referimos a la calaca tilica y flaca, lo cual es prácticamente una repetición porque tilico es un individuo flacucho, casi esquelético.

Si usted se ha transportado alguna vez en una carreta jalada por una yunta de bueyes, entenderá con claridad lo que significa la palabra zangoloteo. Zangoloteo es acción del verbo zangolotear o zangolotearse, que es moverse de manera continua y violenta de un lado a otro, tal como hace el que va en una carreta.

Así es como existen las palabras que, aunque no son muy comunes, las conocemos muy bien.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

[email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Rita María: ¿cuál es la forma correcta, acarreto o acarreo?

LE RESPONDO: Las dos formas se consideran correctas. Llevar una cosa de una parte a otra, eso es acarrear y la acción es acarreto o acarreo.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: No merece gustar la miel quien se aparta de la colmena porque las abejas tienen aguijón.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra palabra, acción, decir, patatús

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas