Columnas Social

Columnas

Las palabras tienen la palabra

Un pequeño gran cambio

JUAN RECAREDO.-

Si le digo la palabra mando, puedo referirme a una riquísima fruta tropical o bien al árbol en donde "se da" esa fruta, pero también un mango puede ser la parte alargada por la que se agarra un utensilio o instrumento, por ejemplo: el mango de un cuchillo o de una pala.

Ahora bien, le cambio una letra, solamente una mísera letrita a la palabra y ahora tengo manga. ¿Qué es la manga? Puede ser un tubo de hule o plástico que se usa para conducir líquidos, la que llamamos también manguera, o puede ser la parte del vestido por donde se mete el brazo, o puede ser un montón de cosas más.

Muchas palabras cambian radicalmente de significado al sustituir algo mínimo, como una sola letra o ponerle -o quitarle- una tilde.

Hay una gran diferencia entre un foco y una foca, como también la hay entre el colon y Colón, o sea entre una porción del intestino grueso que es el colon y que si la escribimos con mayúscula inicial y acentuada en la última sílaba se convierte en el apellido de don Cristóbal, el señor que nos descubrió.

La otra vez escuché a una reportera que confundió a un honorable señor que lleva el bíblico nombre de Sóstenes con los sostenes que son esas prendas que sirven a las mujeres para ceñir el pecho y que comúnmente conocemos también con el galicismo brassiere, sin olvidar que los galicismos son vocablos derivados del francés y que esa palabra la podemos escribir castellanizada: brasier.

La palabra mezquita se deriva del árabe masgod que significa "lugar de prosternación" y se refiere a un templo en el que los musulmanes practican sus ceremonias religiosas, mientras que mezquite es una palabra derivada del náhuatl mizquitl que se refiere a un árbol de copa frondosa y flores blancas.

Para retirarme, no lo hago sin antes referirme a la mano y al maná. La mano es un sustantivo femenino que parece masculino porque termina en 'o' y maná es -según las creencias cristianas- un manjar milagroso que Dios envió para alimentar al pueblo de Israel en el desierto.

Así, un pequeño cambio en una palabra puede conllevar a una completa transformación de la misma. ¡Ayjuesú!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios. [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

}ME PREGUNTA Guillermo Castaño: ¿Es correcto usar la expresión "mas sin embargo"?

LE RESPONDO: No es correcto usar estas dos conjunciones juntas; o se usa "mas" o se usa "sin embargo", pero nunca juntas.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: El político recto nada se arriesga en el camino y tiene poco qué temer en el término.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra palabra, correcto, mango, señor

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas