Columnas Social

Columnas

Las palabras tienen la palabra

El adarce y la cazcarria

JUAN RECAREDO.-

A veces me pongo a buscar en el diccionario palabras raras, vocablos desconocidos para mí y juego conmigo mismo retándome a ver si puedo deducir el significado y le confieso que rara vez acierto. Así, investigando y leyendo, es como aprendo sobre el lenguaje… de hecho, sobre cualquier otro tema también.

Por ejemplo, veo la palabra "adarce" y antes de ver el significado escribo lo que creo que puede significar. ¿Qué podrá ser un -o una- adarce? Me suena como a un arma y recuerdo que en El Quijote mencionaban una adarga que, si no me equivoco, es un escudo.

Finalmente voy y consulto el diccionario y me doy cuenta de que ni siquiera andaba yo cerquita porque adarce es un vocablo procedente del griego y se refiere a una costra salina que las aguas de mar forman en los objetos que mojan. O sea que no le atiné pero aprendí algo y ya agregué una palabra a mi vocabulario personal.

Otra palabra: cazcarria. ¿Qué podrá ser una cazcarria? Me suena como a cascarrabias. Así se le llama a una persona que se enoja por cualquier cosa. ¿Tendrá alguna relación con cazcarria? Sinceramente no creo. Sigo pensando y recuerdo otro vocablo parecido; cascajo que son piedras, específicamente pedazos de piedra generalmente en grandes cantidades.

Veo el significado y encuentro que cazcarria no tiene relación alguna con las piedras sino con el lodo. Cuando anda uno caminando en un lugar lodoso se impregna la ropa con lodo, especialmente en la parte baja de los pantalones y si no se cambia pronto, ese lodo se seca.

Bueno, pues esa franja de lodo seco que se adhirió a la parte baja de los pantalones es una cazcarria, que por cierto, también se puede escribir con 's': cascarria. Aprendí esa palabra aunque sinceramente dudo mucho que algún día la vaya yo a utilizar y si la uso, nadie me va a entender, pero eso no importa.

Le invito a que, si usted quiere, también se divierta con este juego que aunque no tenga una gran utilidad práctica le servirá para aumentar sus conocimientos acerca del idioma.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios. [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Jaime Madrigal: ¿Por qué los nombres de países sí se traducen y los de personas no?

LE RESPONDO: Esa es una falsa premisa. Hay muchos nombres geográficos que no pueden traducirse y muchos nombres de persona que son traducibles.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: Perseverar en el cumplimiento del deber y guardar silencio es la mejor respuesta a la calumnia.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra palabra, significado, nombres, alguna

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas