Columnas Social

Columna

Las palabras tienen la palabra

Niveles insultantes

JUAN RECAREDO

Si no son bien utilizadas, pueden ser armas muy poderosas. Me estoy refiriendo a las redes sociales porque hay muchas personas dentro de ellas que, por desgracia, le dan un uso poco productivo, o más bien, destructivo, y que se enfocan en criticar o de plano insultar a otros usuarios.

No hay que olvidar que "del otro lado de la hebra", o sea, del otro lado del aparato de comunicación -computadora, celular, lo que sea- está una persona real, de carne y hueso, que merece nuestro respeto, aunque no estemos de acuerdo con lo que dice, escribe o piensa.

El carácter impersonal de las redes sociales provoca que muchos ni siquiera piensen que están comunicándose con otro ser humano… y es un hecho que, en persona, no se dirían cosas tan feas a la cara… al menos no con la facilidad y soltura con que lo hacen en las redes sociales.

Luego veo -podría decirse que casi diario o cada vez que me meto a las redes- que están las discusiones y los insultos a todo lo que da, lo cual nunca produce resultados positivos. Da lo mismo que sean personas que gozan de cierta reputación según su supuesta elevada capacidad de razonamiento, o que sean otras que les encanta el pleito, todos se desahogan insultando en las redes sociales… y eso indica que andamos muy mal.

Después vienen los arrepentimientos, porque primero se arrancan diciéndole al otro hasta de lo que se va a morir y luego mandan otro mensaje disculpándose: "es que somos humanos y todos cometemos errores"; "no me juzguen"; "me equivoqué" y toda una gama de frases hechas… ¡pero bien que antes soltaron todo el veneno! Mejor es pensar antes de hablar o escribir.

Si no nos queda más remedio que el insulto, pues hasta para eso hay niveles. ¿Para qué lanzar cualquier tipo de insulto vulgar y común si se puede hacer con más propiedad? Porque usted puede ponerle a alguien un tuit diciéndole que es "un estúpido", pero póngale que es "un cenutrio" … ¿qué le contestará? En una de esas hasta le contesta que "gracias". Por cierto, "cenutrio" es alguien torpe y estúpido. Puede decirle también que es un "estulto" en vez de tonto, o en lugar de decirle "torpe", puede decirle "cipote" y se quedará rascándose la cabeza, sobre todo si efectivamente lo es.

Antes de que me vaya y a propósito de las disculpas, le diré que una de las dudas más frecuentes que recibo es: las disculpas, ¿se piden o se dan? "Te pido que me disculpes" o "te ofrezco mis disculpas" son igualmente válidas, porque el verbo disculpar o disculparse tiene los dos sentidos: si cometí una falta puedo disculparme o pedir que me disculpen.

Y ahora, disculpe usted, me retiro.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

[email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Carmen Esparza: ¿Existe la palabra "godín"?

LE RESPONDO: Pues de que existe, sí existe, aunque no está en el diccionario porque es un modismo. "Godín" es una forma corta de "Godínez" y se usa para referirse a aquellos que trabajan en un ambiente de oficina. Se le atribuyen diversos orígenes a "Godínez", todos inciertos.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: El insulto es el arma del ignorante para defender su incapacidad de dialogar.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra columna sociales otro, redes, todos, decirle

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas