Columnas Social

Columnas

Las palabras tienen la palabra

Ya nos gustó el teletrabajo 

JUAN RECAREDO.-

¿Cómo superar el hecho de poder estar en el trabajo en pijamas, todo despeinado y sin bañar… algunos hasta en calzones? Así le han hecho muchos mientras no tienen que presentarse en la oficina por cuestiones de prevención. Ahora, muchos centros de trabajo ya están pidiendo que los empleados —o colaboradores, como ahora les dicen— regresen a trabajar a sus oficinas pero ¡qué flojera! Si está mejor hacer home office.

Por lo general es por medio de una laptop pero también se puede con un smartphone, una tablet o algún gadget similar basta para poder conectarnos a través de una app, usar la webcam y hacer un meeting virtual en el home office. ¿Y todos estos anglicismos? Me refiero a las palabras tomadas del inglés para referirnos a estos elementos que ahora son parte de nuestra vida diaria. ¿Qué no podemos referirnos a ellos utilizando palabras en español? Me pregunto yo y “de volada” me contesto: pues sí, pero es que no es lo mismo.

Claro que podemos decir “portátil” en lugar de laptop, pero como que “le falta”, porque hay muchos aparatos que son portátiles… de hecho, la mayoría de los que le mencioné arriba lo son. Así que tenemos que agregarle “computadora”, pero es más largo, tedioso y “cero nice” decir “computadora portátil” en lugar de laptop, que ya sabemos que literalmente se traduce como “la parte superior del regazo”. Lo mismo pasa con el smartphone, que al escuchar este anglicismo podemos imaginarlo perfectamente sin tener que poner “teléfono inteligente”; en otros casos, como el de la tablet y la app no nos cuesta tanto trabajo decirlo en sus equivalentes en español: “tableta” y “aplicación”, la que, por cierto, es una palabra que siempre me ha causado conflicto, porque ¿qué se está aplicando con la aplicación? Nadie sabe.

Podríamos usarlas en español, pero no nos gusta. “Voy a encender la cámara de red para tener mi reunión y hacer el teletrabajo” no es lo mismo que “encender la webcam para tener mi meeting y hacer home office”. El término “teletrabajo” simplemente no se ve bien y se escucha peor, además del hecho que se refiere a trabajar “a distancia” —por eso tiene el componente “tele”— pero home office se refiere específicamente a trabajar desdela comodidad del hogar.

Así podríamos decir “educación en casa” en lugar de home schooling y “aparato novedoso” en lugar de gadget. Y la lista sigue; ya no decimos “narrativa” sino storytelling; no transmitimos audio por internet pero hacemos podcast; se acabaron los “consejeros delegados” para darle espacio a los CEO; tenemos que entregar un proyecto antes del deadline en lugar de la “fecha límite”; nadie envía ya los boletines digitales, solamente que se trate de newsletters y si alguien pretende engañarnos con noticias falseadas sólo lo advertiremos si nos dicen que se trata de fake news.

Como diría cierto filósofo bukiniano: “¿A dónde vamos a parar?” Aunque lo correcto sería “¿en dónde vamos a parar?” pero ¡se la perdonamos al buki!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios. [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Jaime Silos: ¿De dónde proviene el apellido Silos?

LE RESPONDO: No sé mucho sobre el origen de los apellidos pero entiendo que éste proviene de España y que los elementos del escudo del apellido Silos representan vigor, afán de victoria y el aprecio al honor y a la amistad.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: Si lo que quieres es encontrar la paz, debes ir a Baja California Sur.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra home, lugar, hacer, tener

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas