Columnas Social

Columna

Las palabras tienen la palabra

Me tiene harto

JUAN RECAREDO

El hartazgo es la acción y el efecto de hartar, verbo que significa saciar, satisfacer algún gusto, pero hasta un grado excesivo que ya produce un malestar. Algunos niños son especialistas en el fino arte del hartazgo, porque no le hacen caso ni a su progenitora -suponiendo que la tienen- y hacen travesuras que hartarían hasta al mismísimo Dalai Lama.

Hartar es fastidiar, cansar. Situaciones como la pandemia nos tienen hartos, es decir, nos produce una fatiga que provoca que no sigamos, al menos como deberíamos, las medidas de prevención.

Cuando un lugar está lleno de gente, decimos que está "hasta la madre" ¡claro! Pero si no queremos que se escuché tan feo, entonces decimos que está "atiborrado" de gente. Diariamente, el internet nos atiborra de información, que es demasiada para la capacidad que tenemos de procesarla.

¿Qué es atiborrar? Es llenar algo, apretándolo para que quede repleto. También atiborramos el clóset de la casa con ropa y cosas inútiles, porque ni las usamos y la ropa guardada tiene tres años que no nos queda y ya huele a cucaracho… ¡guácala!

El verbo "atiborrar" se forma de la unión de "atibar" y "borra"; el verbo atibar es rellenar con tierra o escombro una mina que ya no se usa, mientras que borra es una lana gruesa de poco valor. Así que atiborrar es "rellenar con borra", un material que no sirve de mucho, más que para hacer bulto.

"Es que tú no tienes llenadera" es otra frase acusadora que usa, por ejemplo, la señora que ya no le quiere dar más dinero al niño para que compre dulces. Y ya que hablamos de llenaderas, al principio utilicé las palabras "saciar" y "satisfacer" como sinónimos. ¿Realmente significan los mismo? Pues sí, pero no. ¡Uh que la!

Espéreme, lo que pasa es que estas palabras, en ciertos casos, tienen un sentido muy parecido, y hasta comparten su origen. "Saciar" es calmar el hambre y la sed, cumplir algún deseo o necesidad; "satisfacer" tiene un uso similar, pero tiene más significados: solucionar una duda, pagar algo por completo, deshacer un agravio y muchos más. Ambos verbos comparten su origen en el adverbio latino satis, que quiere decir "bastante" o "suficiente".

Y antes de despedirme, me acordé de algo que veo con mucha frecuencia: el usar los adjetivos "demasiado" o "bastante" como sinónimos de "mucho". ¡No se debe hacer! Mire, si usted dice: "tengo mucho dinero", pues lo felicito, quiere decir que tiene una gran cantidad de dinero. Si me dice: "tengo bastante dinero", quiere decir que tiene el dinero que a usted le hace falta, puede ser muy poco, pero si a usted le basta, es bastante dinero.

En cambio, si usted me dice: "tengo demasiado dinero", entonces significa que usted tiene dinero en exceso, más de lo que necesita y quiere tener, y eso es algo malo para usted… así que ¡móchese con tantito, ¿no?!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

[email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Ana Fernández: "Al postre que se hace con harina, leche y huevos, ¿se le dice pudín o budín?"

LE RESPONDO: ¡Qué rico! Es una palabra que viene del inglés pudding y es correcto de tres formas: budín, pudín o pudin.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: Anoche entró un ladrón a mi casa, buscaba dinero… me levanté de la cama y nos pusimos a buscar los dos.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra columna tiene, usted, quiere, dice:

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas