Columnas Social

Columnas

Las palabras tienen la palabra

Verbos para arrancarse los cabellos

JUAN RECAREDO.-

La maestra Elizondo ejercía muy bien su profesión y creo que nunca hubiera podido ser otra cosa. Los que tuvimos la suerte de ser alumnos suyos en la escuela primaria aún la recordamos con mucho cariño. Todo mundo se refería a ella como la profe Elizondo y tenía un semblante tranquilo, agradable, aunque siempre parecía se veía de más edad que la que realmente tenía. Para que se le la imagine, era como el personaje de Sara García.

Le encantaba dar clases de español y se apasionaba hablando, por ejemplo, de los verbos regulares e irregulares. Decía que los irregulares eran la causa de que muchos gringos estuvieran tan pelones porque cuando querían aprender el español, nada más llegaban al tema de los verbos y se arrancaban los pelos de desesperación tratando de aprenderlo, pero ni así lo lograban. Es que realmente el tema es difícil aún para los nacimos llorando y balbuceando en el idioma de Cervantes.

Recuerdo que mi profe nos explicaba que los verbos regulares siempre empiezan igual, en cualquier modo, tiempo o persona, el verbo empieza en la misma forma. Por ejemplo, el verbo comer: yo com-o, nosotros com-imos, ellos com-erán... en cualquier modo tiempo o persona, todas las formas empiezan con la partícula "com-". En cambio, el verbo almorzar es irregular, porque se dice yo alm-or-cé, pero en presente no se dice yo almor-zo sino yo almuerzo.

Luego hay verbos que tienen sus propias irregularidades, por ejemplo, el verbo andar: no se dice "yo andé" sino "yo anduve". Es una irregularidad propia de ese verbo. Así están muchos otros, como "caber": no se dice "yo cabí" sino "yo cupe", "tú cupiste", "él cupo", etc. No se dice "yo cabo" sino "yo quepo".

El verbo "dar" se usa con diste, daré, dimos, etc., pero en la primera persona en presente agrega una y griega: "yo doy". Este caso es parecido al del verbo estar en el que se dice "yo estoy", pero también introduce la partícula "uv" cuando dice "yo estuve", que se parece al "anduve" que mencionamos anteriormente.

Y eso no es nada. El verbo placer se puede usar diciendo "yo plazco"; en pretérito simple y en tercera persona se pueden usar dos formas: plació o plugo. En pretérito imperfecto se puede: él placiera, placiese, pluguiera o pluguiese. ¡Uff!

Así hay muchos verbos más con irregularidades propias que hasta a nosotros, los que traemos español nativo nos hacen desesperar, ¡ahora imagínese a la gente de habla inglesa!

¡Es como para arrancarse los pelos, exclamando: ou mai got!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

[email protected] Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA Gerónimo Villarreal: ¿la palabra pote se puede usar en igual forma y significado que la palabra bote?

LE RESPONDO: Algunos de los significados de ambas palabras coinciden y en esos casos se pueden usar indistintamente ambos vocablos como sinónimos.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: El matrimonio es la asociación de dos personas para beneficio de una de ellas.

Escrito en: Las palabras tienen la palabra verbo, dice, verbos, sino

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Social

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas