EDITORIAL

Columna

La demagogia que nos amenaza a cada rato

YOHAN URIBE

Una escena cotidiana para reflexionar la realidad. Hace casi 20 años, recuerda la periodista Anne Applebaun, ofreció una fiesta con motivo de la navidad, en la reunión estuvieron casi todos sus amigos cercanos, de ese grupo, más de la mitad ya no se hablan, en parte, porque ahora la mayoría forman parte de la nueva derecha polaca. Con este ejemplo, la ganadora del Pulitzer, retrata la era de polarización que nos amenaza a cada rato y que desnuda con la delicadeza de una acuarelista en su libro "El ocaso de la democracia. La seducción del autoritarismo". Una lectura para entender más los procesos políticos occidentales.

En tan solo 198 páginas, Applebaun disecciona lo que parece ser un caldo de cultivo para que los discursos de autoritarismo polaricen a una ciudadanía desesperada que termina por apostar a una radicalización y un nacionalismo trasnochado y caduco. Con ejemplos claros que describen los procesos políticos de España, Inglaterra e incluso la propia Polonia, donde su análisis, considerado el mejor libro del año por The Whashington Post y The Financial Times, le trajeron profundos odios, la periodista ilustra una tendencia tan dañina como irreversible.

En medio de la desesperación, según la propia autora, las élites políticas, en riesgo de perder sus privilegios, han convertido los partidos en cascarones sin ideología, sustentados a base de mentiras, apelando al miedo para convencer a los electores, quienes han llevado las diferencias de pensamiento a los enfrentamientos reales, culpando indiscriminadamente a las minorías y buscando lo que el fascismo definió como el enemigo interno, una causa para implementar una política de estado radical y absurda.

Como una homenaje a dos grandes colegas suyas, Hannah Arendt y Julien Benda, la periodista invita al lector a reconocer que en el fondo todos tenemos cierta inclinación hacía el orden y la homogeneidad, acto que nos vuelve excluyentes. Argumenta que incluso nos predisponen a convencernos de que las ideologías extremistas pueden considerarse sinónimo de orden, y el orden nos hace la vida más sencilla, o como lo definió otra autora que cita en el libro, Karen Stenner, nos predisponen al autoritarismo.

Como la globalización no es un asunto solo de mercado, comunicación o tecnologías, para entender nuestra realidad política es necesario ver los ejemplos que se replican en diferentes democracias de occidente. A pesar de gobernar sociedades tan diferentes, Trump, Bolsonaro y Boris Johnson, recurrieron al discurso nacionalista y anti-inmigrante (si, en pleno brasil multicultural), para encender los ánimos de un electorado que meses después no daba crédito a las políticas públicas que estos mandatarios implantaban.

Applebaun, explica como este grupo de políticos suelen sumar con prebendas económicas a su estrategia a intelectuales, panfletarios, influencers, mercenarios de opinión que igual justifican y legitimas las ideas de la extrema derecha que de la extrema izquierda. En medio de una era en la que las redes sociales tienen más importancia que las revistas científicas y el derecho a opinar ya no se gana a base de análisis y estudio, sino a través del exhibicionismo burdo.

Uno de los objetivos de la periodista es escudriñar en la mente de los totalitaristas, exhibir su forma de construir discursos de odio, el riesgo que esto representa para las democracias y sobretodo, el éxito que han logrado tener cuando arrojan gasolina en sociedades donde los ciudadanos caminan con antorchas encendidas tratando de transitar el día a día. Porque lo más irracional es que en los peores escenarios económicos, la clase política que no tiene ni idea de lo que es vivir al día, es la que traza alternativas para construir supuestos futuros, claro, atropellando a toda costa el presente.

Con un lenguaje claro y la contundencia que da el oficio a la hora de exhibir los argumentos, la académica y columnista entrega un libro de fácil lectura que nos ayuda a entender que si dejamos la política en manos de los politiqueros, más allá de la corrupción que impera en países como el nuestro (México), lo que esta en riesgo es la libertad. Alejada de pretensiones académicas, la autora recurre a la memoria histórica inmediata para dibujar un panorama oscuro y que contagia.

En medio de las crisis, el autoritarismo resulta tan seductor que ha logrado convencer incluso a sociedades donde la madurez política era un valor. Aun cuando lo más oscuro del panorama, como es el caso de México, es que quienes hoy se dicen oposición, parecen haber olvidado que hace apenas unos pocos años eran quienes perseguían, censuraban, robaban, y traicionaban el mandato de quienes confiaron en las urnas en un proyecto de nación, y como define la propia escritora, lo único que ese electorado buscaba era un mañana mejor.

@uyohan

Escrito en: editorial Yohan Uribe editoriales política, quienes, periodista, incluso

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas