Columnas Deportes

Voz de Palco

Invisible

EDUARDO SEPÚLVEDA

El futbol femenil en México no existe. No importa que Mónica Vergara asegure que ha dado un giro de… ¿360 grados? O tal vez sí, tal vez dijo justo lo que quería decir; pese a su lucha, el balompié de damas está en pañales en el país, por poco y no nace. 

Junio fue anunciado como un mes muy importante en la historia del Santos Laguna y del TSM; los dos máximos representativos nacionales pisarían la cancha del Corona. Establezcamos diferencias, comparemos. El partido del Tri varonil fue de carácter oficial (torneo recién creado, pero avalado por Concacaf) ante un rival menor, Surinam. La lista de convocados no incluía a las grandes figuras, esos que militan en Europa (salvo marcadas excepciones). El más aclamado terminó siendo el héroe local, el portero Carlos Acevedo, que finalmente tuvo su gran "oportunidad" de mostrarse ante un rival que lo exigió solo en un tiro de lejitos. 

Si ese fue el panorama que enfrentó el seleccionado "tradicional", las mujeres corrieron con peor suerte. Se midieron a un rival, si bien más conocido como país, no deja de ser un equipo semiprofesional, con jugadoras que le ponen más ímpetu que futbol. Eso sí, tremendo golazo se aventaron en el "de la honra". Ese Tri, además, no traía representante santista.

Pasemos a los números: la Selección Mexicana varonil le metió 16,752 aficionados al Corona el 11 de junio, la mejor cifra en lo que va de 2022 en el TSM, solo por debajo de los 18,774 que asistieron en la jornada 5 del pasado torneo de la Liga MX para presenciar el Santos contra América. La Selección Mexicana femenil le metió al Corona solo 3,643 personas el 25 de junio; el 19 %. Y eso que los boletos estaban muchos más accesibles: para la varonil, oscilaban entre los 400 y 1,500 pesos; mientras que para la femenil, entre 50 y 75 pesos. Y eso que muchos entraron con boleto de cortesía para la femenil. 

¿Qué fue lo que pasó? El futbol de mujeres en México es invisible. Pasado el encuentro, escuché el comentario "yo ni sabía que iban a venir" en repetidas ocasiones. Por lo menos, los casi 19 mil aficionados que asistieron al partido contra Surinam se debieron dar cuenta que 14 días después, jugarían las mujeres.

Desde el camino al estadio, se presagiaba algo así. No había tráfico. El estacionamiento de un lado del TSM bajó en un 40 % su costo, "solo por hoy". Los estacionamientos del estadio también estaban disponibles. Eran las 7:00 de la noche, una hora antes del partido, y había más fotógrafos en la explanada que seguidores del Tri. Algunas mujeres agarradas de la mano iban llegando, pero nada para pensar que iban a ganarte el lugar. 

Una vez dentro del inmueble, las tribunas tardaron en poblarse. Ambas cabeceras lucieron vacías todo el partido y fue hasta el segundo tiempo que la entrada creció. Fue en esa segunda mitad cuando también se vivieron las mayores emociones en el campo. 

México goleó a Perú en un partido animado, donde ambos conjuntos buscaron la portería rival. Donde aún se palpa la esencia del futbol. Donde aún se nota el hambre. Donde se suda la camiseta, más allá del clima de la Comarca. Donde se disfruta todavía el deporte.

"El futbol femenil dio un giro 360, pero tenemos que seguir trabajando", aseguró Mónica Vergara en rueda de prensa al final del encuentro. Una comparecencia con los medios de comunicación muy desairada por estos últimos; más aire para los que sí fuimos. 

 "Todos tenemos que seguir trabajando desde nuestra trinchera porque es un trabajo que se necesita hacer de una manera: trabajo en equipo. Necesitamos que ustedes (medios de comunicación) sigan difundiendo, que sigan contando las historias de las jugadoras. Que nosotros trabajemos a un más alto nivel, que demos un mejor espectáculo. Que motivemos a nuestra afición, que se sientan orgullosos de su selección. Que los clubes les den un mejor estilo de vida a las jugadoras para que puedan ser más profesionales. Todavía tenemos una brecha importante para que las jugadoras se puedan dedicar 100 % sin preocuparse", agregó la entrenadora del Tri.

El primer partido de la Selección Mexicana femenil en el estadio Corona pasó casi de noche. Como si no existiera. Casi casi como si fuera invisible. Veremos qué pasa este domingo, cuando vuelva la Liga y Santos reciba a Rayados. ¿Es hora de volver al estadio?

Escrito en: voz de palco partido, Donde, femenil, futbol

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas