EDITORIAL

 
No hagas cosas buenas...

Gracias Ivonne

LUIS CARLOS

ENRIQUE IRAZOQUI

El martes pasado el periodista Martín Chávez de El Siglo de Torreón presentó en las páginas de este diario la historia del indigente Luis Carlos Rodríguez Terrazas, quien, según sus palabras, decidió apartarse de sus familiares en la ciudad de Chihuahua, para trasladarse a Torreón y pasar el resto de años en aparente soledad.

Apenas unos días atrás. Fabiola Ivonne Reyes Rodríguez acudió a una farmacia ubicada muy cercana a la plaza de armas de esta ciudad. Saliendo del lugar Ivonne encontró a Luis Carlos quien yacía en la noche cubierto con lo que podía.

El corazón de Reyes Rodríguez la acercó al hombre de penosa situación, al cual le proveyó chocolate caliente y algunos víveres. Pero lo más sobresaliente es que sobretodo Fabiola Ivonne le proporcione atención humana.

Luego de esos primeros encuentros, Luis Carlos se fue del rincón en el que solía pasar las frías noches del invierno lagunero, en tanto Ivonne que algo le movía en su interior regresaba al sitio para saber qué había sucedido con el hombre.

Pasaron los días y el destino propició un nuevo encuentro en situación similar. Ahora Luis Carlos quien continuaba en su misma condición había encontrado en la Plaza Mayor un nuevo lugar donde permanecer, pero ahora su salud se había deteriorado sensiblemente.

Nuevamente Reyes Rodríguez acudió al auxilio y aunque se pudo informar que paramédicos de la Cruz Roja habían atendido al solitario individuo, la función de los socorristas consiste en brindar primeros auxilios y estabilizar a los pacientes, por lo que su estado físico era más que frágil.

La bondad de Fabiola Ivonne siguió moviendo montañas, así que su convicción le dieron las fuerzas para aportar su tiempo, su voluntad, sus propios recursos económicos y la capacidad para poder sumar almas piadosas que también contribuyeron a brindarle al indigente atención médica en el hospital general de Torreón, donde si bien se le daba atención hospitalaria, se carecía de los medicamentos que se requerían para su atención. La cadena de buena voluntad que había construido la buena mujer contribuyeron a que el señor fuera atendido.

En esa circunstancia se encontraban las cosas cuando se publicó la historia en estas páginas. Las redes sociales permitieron que la misma viajara a otras latitudes y entonces apareció una hija de Luis Carlos, quien entró en contacto con Ivonne. Quizá ya muy tarde, puesto que el padre de la recién aparecida hija, ya había partido de este mundo.

Karla Ivonne llamó desde Chihuahua a Fabiola para contarle que tenía quince años desde que su padre se había marchado, señalando desconocer los motivos que llevaron a su papá a separarse de ellos. Dijo que el ya fallecido tenía relación con su madre y un hermano ya fallecido, desconociendo si el ya finado había tenido más descendencia.

Fabiola estuvo cerca en el final, y también se ocupó de los trámites funerarios, los cuales también conllevaron gastos. Una vez más la bonhomía generó la ayuda necesaria para que se pagara la incineración y la urna donde descansan hoy las cenizas del solitario hombre que pasó quince años alejado de los suyos.

Que lección nos ha dado Fabiola Ivonne Reyes Rodríguez, y qué fortuna que el reportero Chávez encontró la nota. El portal de El Siglo dio cuenta el interés que todo esto desató y siempre es un aliciente para propulsar las virtudes humanas, encarnadas en este caso en Fabiola Ivonne, quien además de la caridad y solidaridad, remata enviando un mensaje de valor del perdón, por aquello que la hija de Luis Carlos, ha otorgado debido en parte al impulsa de la buena samaritana lagunera.

En medio del temor y vicisitudes ha traído ahora el desgraciado Ómicron, ha que disparado nuevamente los contagios de Covid, la vorágine de la vida diaria, esta historia de amor desinteresado ocurrida aquí en Torreón en el final de una desdichada vida, es alimento para el alma de todos. Gracias Ivonne.

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de EDITORIAL

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas