Cultura

Fernando de León

Fernando de León escribe ensayos desde ópticas personales en su nuevo libro

Primer contacto con este género lo tuvo a raíz de la impartición de talleres literarios

(CORTESÍA)

(CORTESÍA)

SAÚL RODRÍGUEZ

El escritor tapatío Fernando de León se ha inmerso en el género del ensayo y reunido nueve textos para su nuevo libro: Narrativas verdaderas (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2022). El autor ve en el ensayo un campo en el cual su escritura fluye con libertad. El primer contacto con este género, lo tuvo a raíz de la impartición de talleres literarios. Ensayar se le fue haciendo costumbre, un hábito que fortaleció su músculo creativo.

“Mis primeros acercamientos al ensayo fueron los que publicaba Francisco González Crussí, el patólogo, en la revista Paréntesis. También estuvieron los ensayos de Milan Kundera. Entonces, digamos que el ensayo, primero, fue como una estrategia para aplicar talleres”.

Los ensayos del volumen fueron textos escritos a lo largo de épocas y distintos momentos. De León, tras revisar a profundidad sus palabras, afirma que todos estos textos aspiran a revisar el tema del lenguaje.

“Cada uno de estos ensayos tiene su historia individual, pero los últimos dos sí son más recientes, no con esta intención de meterlos a un libro, pero obviamente, su naturaleza que tiene que ver con series de televisión, pues sí son más recientes. El mismo ensayo sobre Frankenstein, fue una conferencia que di por el aniversario de Mary Shelley. Situaciones distintas fueron detonando los ensayos primeros, que luego fui puliendo y mejorando, hasta que terminaron en esta forma de libro”.

En sus 120 páginas, el escritor mexicano tiene la idea de construir un ensayo como si se tratara de una plática, en un estilo informal, alejada de los formatos rígidos o dictatoriales donde puede residir el ensayo. Su escritura lo lleva a un punto en común, pero al mismo tiempo está abierto a los hallazgos que pueda despertar la lectura.

“En el ensayo e Rulfo, me quedaba claro que quería habla sobre la tierra rulfiana y, literalmente, empecé a escarbar todas las referencias y los pequeños guiños. Aún a sabiendas de que Rulfo es un autor estudiado, del que nadie va a descubrir el hijo negro, pero creo que también escribo desde la admiración que el lector siente a la hora de encontrarse un libro. No es aportar algo relativamente nuevo, sino aportar algo individual, una óptica personar, que te da la cuartada para animarte a escribir y a publicar algo sobre autores que han sido tan estudiados”.

Y es que cada autor que Fernando de León aborda, lo ha formado como lector. Desde la obra de Francisco Tario, pasando por Juan Rulfo, los paralelismos literarios entre Juan José Arreola y Claudel, así como de Jorge Luis Borges y Calvino. Otros textos, como el de Alberto Magno Brambilla, están orquestados en buscar resoluciones ortográficas, como la lógica fonémica que propuso durante la Revolución mexicana.

“Cuando empecé a leer, lo primero que leí fueron las aventuras de Sherlock Holms de Conan Doyle. Entonces muy pronto llegué a Borges, muy pronto llegué a Frankenstein. Son lecturas que están ahí, de muchas formas para mí y este libro, siento yo, es una especie no solo de homenaje, sino también un corte de caja, un intento por pagar una deuda impagable”.

Escrito en: Fernando de León ensayo, ensayos, autor, Fernando

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Cultura

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(CORTESÍA)